Seleccionar página

Lecciones de la epidemia de COVID-19: ¿cómo mantener nuestros logros en salud?

Lecciones de la epidemia de COVID-19: ¿cómo mantener nuestros logros en salud?Los invito a reflexionar sobre las lecciones de la epidemia de COVID-19 para ayudarnos a mantener o recuperar nuestros logros en salud. Advierto que no la primera vez que me refiero a la necesidad de proteger nuestros logros. De hecho, hace seis años, en una de mis primeras publicaciones, me preguntaba si nuestros logros en salud serían sostenibles. La pregunta era pertinente pues la búsqueda de la equidad en salud, no había sido el imperativo ético para orientar, informar y definir las prioridades de la acción política en materia de salud y bienestar. Mucho menos lo era el enfoque de salud en todas las políticas, como fundamento para la acción sobre los determinantes sociales de la salud, condición indispensable para la reducción y eventual eliminación de las inequidades en la salud y el logro de la cobertura universal de salud.

El análisis de la situación de aquel entonces me permitió identificar como principal determinante de las inequidades en el acceso a la salud y a la educación de los panameños, un modelo de desarrollo económico que genera gran desigualdad y pobreza multidimensional entre la población, y concluir, por ende, que la abolición de la desigualdad, a la vez que fortalecemos la organización y capacidad de resolución de nuestro sistema nacional de salud, será condición indispensable para sostener nuestros logros en salud. En ese sentido comparto a continuación el contenido (ampliado) de mi artículo de opinión en Estrella de Panamá. (más…)

Aprendamos a convivir con el nuevo coronavirus

Aprendamos a vivir con el nuevo coronavirusAprender a convivir con el nuevo coronavirus, siguiendo las medidas de cuidado individual y colectivo, es el gran reto que enfrentamos los panameños ahora que estamos disfrutando del levantamiento progresivo y asimétrico del confinamiento que veniamos padeciendo desde hace más de cinco meses. Como siempre, no hay consenso entre los ciudadanos acerca de la situación de la epidemia en el país, las razones del levantamiento de la cuarentena y las perspectivas para el futuro. Muchos, que antes clamaban por la libertad, hoy manifiestan en las redes que, esta salida, es apresurada, que la información es falaz y que solo se busca complacer al sector empresarial. Otro grupo, que hasta hace poco se aferraba al encierro, celebra la oportunidad de salir a la calle, y asegura que cumplirá con las medidas de bioseguridad. Es un asunto que debemos también resolver, para remar todos en la misma dirección.

Lo cierto es que, aceptando las dificultades, admitidas por las propias autoridades, para la recolección y el procesamiento de los datos; la información disponible el lunes 24 de agosto, fue veraz, y fue suficiente para arriesgarnos a tomar la decisión de comenzar a levantar la cuarentena. Cierto es que el sector empresarial y muchos sectores de la población, claman por una inmediata y total apertura, pero el sector salud se ha parado firme y ha tomado un riesgo calculado y necesario. Y digo riesgo, porque al virus ni lo tenemos controlado, ni estamos cerca de controlarlo. Pero vamos encaminados a lograrlo, pues estamos haciendo lo que se tiene que hacer, tanto el terreno de la vigilancia epidemiológica, como en la atención de los pacientes en hospitales, ya sea en salas o en cuidados intensivos. Le toca ahora a las empresas y a la población, cumplir con su parte. Reflexiono sobre el asunto en mi columna de opinión del día de hoy en La Estrella de Panamá (más…)

Desigualdad y pobreza en tiempos de COVID-19

Desigualdad y pobrezaLa desigualdad y pobreza que padecen miles de panameños, causa que la epidemia de COVID-19 tenga un impacto catastrófico en la salud y condiciones de vida de las personas más vulnerables de nuestro país. El virus, aprovechando la complicidad histórica de gobiernos y sectores de la sociedad panameña; ha golpeado con más fuerza a los panameños que padecen múltiples carencias y privaciones de todo tipo, a lo que se agregan las precarias condiciones previas de salud de muchos ancianos que son los que al final de cuentas, están poniendo los muertos en esta batalla. En ese sentido, cuando superemos esta epidemia, los panameños estamos obligados a comprometernos con superar la injusta desigualdad, alcanzar el desarrollo para todos en todos los lugares y, claro está, la equidad en salud.

Para superar esta situación, es obligatorio medir el impacto real de la COVID-19 entre la población más vulnerable, en términos de pobreza multidimensional y factores de riesgo relacionados con las condiciones previas de salud. Es decir, ¿cuál es la distribución de los enfermos y los muertos de acuerdo a la incidencia e intensidad de las principales carencias o privaciones no monetarias que afectan sus condiciones de vida? Es obligatorio conocerlo para poder actuar con equidad, es decir, priorizando nuestras intervenciones entre los que fueron y están más afectados. Comparto a continuación el texto de mi artículo sobre el tema, hoy en La Estrella de Panamá. (más…)