Seleccionar página

Los derechos de los niños

Derechos de los niñosLos derechos de los niños, niñas y adolescentes quedaron claramente establecidos a partir de la adopción de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 20 de noviembre de 1989. Allí los países establecieron el compromiso internacional de proteger, promover y garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes a desarrollarse y alcanzar su pleno potencial, así como a lograr que sus voces sean escuchadas.

En ese momento, nadie podía anticipar que al inicio del 2020 la humanidad se vería afectada por la llegada de un nuevo coronavirus, causante de una pandemia que ha causado decenas de millones de enfermos, cerca de un millón de fallecidos, y enormes pérdidas económicas, forzándonos a enfocar nuestros recursos en controlar la enfermedad, poniendo en pausa obligatoriamente muchos programas, entre ellos los dedicados al desarrollo integral pleno de la niñez y la adolescencia. Luego de siete meses de pandemia, es obligatorio retomar este compromiso. En ese contexto, actualizo esta entrega, con el contenido de mi artículo de opinión del día de hoy en La Estrella de Panamá, y los invito a complementar ,la lectura con el documento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Oficina Regional para América Latina y el Caribe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), titulado “América Latina y el Caribe a 30 años de la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño”.

El estudio “reseña los logros alcanzados en la consecución de los derechos de la infancia y la adolescencia, así como los retos que aún tienen pendientes los gobiernos y comunidades, para garantizar el pleno desarrollo de la infancia y la adolescencia. Examina las políticas públicas que han permitido avanzar en el cumplimiento de los derechos a la vida y al desarrollo, a un nivel de vida digno, a la salud, a la protección social, a la alimentación y la vivienda, a la educación, la protección, la participación y la identidad de los niños y niñas de la región. Se busca también visibilizar los desafíos que persisten para garantizar la efectiva vigencia de los derechos de la niñez que, en cuanto derechos humanos, son interdependientes y deben ser universales”. (más…)

ODS sobre Salud: un compromiso vigente

ODS 3 COVID-19 AMEl ODS sobre salud es un compromiso vigente. Hace cinco años los ministros de salud de nuestro continente, basados en el mandato de la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, aprobaron el documento “Preparar a la Región de las Américas para Alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible sobre la salud”. El documento fue concebido como un documento que proporcionaría referencias cruzadas sencillas entre las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) sobre la salud, y las políticas y planes de salud de los países. Lo que nadie podía imaginarse en ese momento, fue que al inicio del 2020 llegaría una pandemia de COVID-19, que “pondría en pausa” todos los planes de los países, obligándonos a la dedicación exclusiva para contener la pandemia, salvar vidas, e impedir que las economías de fueran a pique.

Pero esa dedicación exclusiva no puede ser para siempre. En estos meses hemos aprendido lo suficiente para controlar la epidemia, a la vez que vamos recuperando empresas, negocios y puestos de trabajo.  Eso no significa que vamos a bajar la guardia. Al contrario, vamos a seguir masificando las pruebas de laboratorio para detectar al enemigo a tiempo; junto con la comunidad y las empresas y clubes cívicos, vamos a redoblar las actividades de trazabilidad para localizar y aislar de forma oportuna y efectiva a todas las personas positivas; también vamos a fortalecer la capacidad de resolución de nuestra red de servicios de salud, para que ningún panameño se quede sin recibir la atención que necesite y, lo más importante; vamos todos a cumplir con las medidas de protección individuales y colectivas, que conocemos. En este contexto, comparto hoy una actualización de mi artículo de hoy en La Estrella de Panamá, en el cual hago un llamado a que mantengamos vigente nuestro compromiso con el ODS sobre salud. Adelanto que en una próxima entrega presentaré datos actualizados sobre la situación de cada una de las metas del ODS sobre salud. (más…)

El compromiso de los médicos panameños contra el COVID-19

Médicos panameños frente al COVID-19Los médicos panameños, dirigentes de las principales sociedades y asociaciones médicas, el Ministro de Salud, la Ministra Consejera, el Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá, y miembros de la Comisión Consultiva Presidencial suscribieron un acuerdo para enfrentar de manera conjunta, la pandemia de la COVID-19. Además, crearon (otra) Comisión de Coordinación para la Respuesta Clínica a la Pandemia, para entregar una propuesta al Minsa, que permita optimizar el rendimiento del recurso humano médico nacional existente. Yo felicito este acuerdo y hago votos porque se cumplan los compromisos por el bien de la salud de nuestra población. Sin embargo, considero necesario aportar las siguientes reflexiones y consideraciones.

Tal acuerdo surge de un espinoso proceso de negociación con los médicos panameños, a partir de la declaración del gobierno de iniciar la búsqueda de profesionales en el extranjero. Y sobre esto es importante aclarar, que esa posición del gobierno, se genera como consecuencia del agotamiento manifiesto de nuestros profesionales nacionales expresado por diferentes medios; así como de la ausencia casi absoluta de respuestas positivas a las dos convocatorias hechas por el MINSA para contratar los profesionales que hicieran falta, subrayado por el silencio de los médicos del sector privado, en torno a la invitación que se les hizo para sumarse al proceso, atendiendo turnos que serían adecuadamente remunerados. Comparto a continuación las reflexiones y recomendaciones que publiqué hoy en mi columna de opinión de La Estrella de Panamá. (más…)

Agotamiento del equipo de salud tiempos de COVID-19

Agotamiento de los médicos en tiempos de COVID-19

El agotamiento del equipo de salud, los médicos y, todo el personal que interviene en la prestación de los servicios de salud, pone en riesgo la atención al paciente y tiene un efecto perjudicial en la retención de la fuerza de trabajo médica de salud. Así lo subrayó el año pasado, cuando nadie sospechaba que tendríamos que enfrentar una pandemia de COVID-19, la publicación de The Lancet, titulada en inglés “Physician burnout: the need to rehumanise health systems”. De acuerdo con la publicación “la formación médica y la práctica clínica se asocian continuamente con el estrés, a menudo bienvenido y considerado un factor motivador positivo. Sin embargo, la tríada recientemente reconocida de agotamiento emocional, despersonalización y reducción de la eficacia profesional, definida como agotamiento, cuestiona el papel del estrés en la práctica clínica”.

Los autores ponen de relieve que este “agotamiento o burnout”, lejos de ser un factor motivador positivo, “tiene la propensión a poner en riesgo la atención al paciente y tiene un efecto perjudicial en la retención de la fuerza de trabajo médica. Un sistema de atención de la salud bajo presión contribuye indudablemente al agotamiento de los médicos y de todo el personal del sistema: recursos laborales insuficientes, largas horas de trabajo, tecnologías obsoletas y no aptas para el propósito, y la abundancia de requisitos de documentación, alejan el enfoque del equipo en la atención al paciente. Este agotamiento genera equipos multidisciplinarios ineficaces y una cultura organizacional indiferente al sufrimiento”.

(más…)

Necesitamos vencer la incertidumbre

Vencer la incertidumbreLos panameños necesitamos vencer la incertidumbre sobre el futuro de la salud y la vida, pues el virus llegó para quedarse y no sabemos en qué forma continuará propagándose. También hay una gran incertidumbre sobre las posibilidades de recobrar el trabajo bien remunerado, y si se recuperará la economía, lo cual hace cautelosos sobre lo que se gasta a los que todavía tienen los medios, pues para un elevado porcentaje de panameños, la incertidumbre es si tendrán comida para mañana, ya que la poca que tienen se está acabando, o se acabó. Por su parte los representantes del poder económico (dueños de bancos, empresas y negocios) también muestran incertidumbre y recelo para desarrollar planes confiables para la inversión. Sin embargo, este último grupo debería gozar de una buena reserva de capital producto muchos años de ganancias, y soportará con menor o ningún sufrimiento, la cuota de sacrificio que reclaman los tiempos que vivimos. En ese sentido, manifesté hoy en mi artículo de La Estrella de Panamá que, para ayudarnos a vencer la incertidumbre, necesitamos velocidad de las intervenciones y transparencia de la comunicación. Veamos el contenido completo. (más…)

Detección de casos y rastreo de contactos: condición necesaria para levantar la cuarentena

Rastreo de contactosEl fortalecimiento de la capacidad de detección de casos y rastreo de contactos para identificar a tiempo un resurgimiento de personas positivas en cualquier parte del país es la necesidad más apremiante ahora que comenzamos a levantar de forma gradual las estrictas medidas de cuarentena obligatoria. Recordemos que tenemos transmisión comunitaria de la enfermedad, lo que implica que el virus no se ha ido, estará ahí esperándonos cuando salgamos de nuestras casas, por lo que la posibilidad de que las personas se infecten es real. Entonces, si somos capaces de identificar los casos nuevos y localizar a sus contactos en menos de 48 horas, preferiblemente en 24 horas, podremos mantener la epidemia bajo control.

Lógicamente que ayudaremos al sistema de salud y será más fácil si cada uno cumple con las medidas individuales y colectivas de higiene y distanciamiento social, como lavarnos las manos, no tocarnos la cara, mantener la distancia, suprimir los abrazos y los besos, y usar mascarilla cada vez que salgamos. Y tenemos que hacerlo porque, como señalo hoy en La Estrella de Panamá, el levantamiento de la cuarentena es inaplazable. Si no lo hacemos ya, fortaleciendo paralelamente las políticas sociales y económicas para apoyar la transición, la crisis social, el desempleo, la pobreza y el hambre, causarán más sufrimiento que la propia pandemia. (más…)