Seleccionar página

Hambre y desnutrición: en medio del desarrollo sin equidad

Hambre y desnutrición: en medio del desarrollo sin equidadHambre y desnutrición son dos flagelos que afectan severamente a un elevado porcentaje de nuestras población pobre, en medio de un país que se precia de un desarrollo económico importante pero desigual y sin equidad. En ese contexto el nuevo informe de Naciones Unidas, titulado: Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional 2019, subraya que enfrentar el hambre y la desnutrición, pero también la obesidad, es otro de los desafíos que enfrentan los países de América Latina, lo cual evidencia la inequidad, pues mientras unos son pobres y no tienen que comer, otros están gordos de tanto comer “cualquier clase de comida”, que no es gratis y pueden pagar por ella.

El informe subraya que “las que padecen hambre aumentaron 11% en los últimos cuatro años y las personas con obesidad se triplicaron desde 1975. Esto significa que el día de hoy, uno de cada cuatro adultos vive con obesidad, mientras el hambre ha vuelto a crecer y afecta a 42,5 millones de personas”. El informe pone de relieve además que, “la inseguridad alimentaria —entendida como la interrupción parcial o total en el acceso a los alimentos— afecta a 187 millones de personas en nuestra región y se manifiesta de forma desigual en la edad adulta: casi 55 millones de hombres sufren de inseguridad alimentaria, frente a 69 millones de mujeres.

Paralelamente, “por cada persona que sufre hambre en América Latina y el Caribe, más de seis sufren sobrepeso u obesidad. La prevalencia del sobrepeso está aumentando en todos los grupos etarios, especialmente en adultos y en niños en edad escolar. En la actualidad, casi un cuarto de la población adulta en la región sufre de obesidad, con prevalencias más altas entre mujeres (28%) que en hombres (20%). En tanto, la prevalencia del sobrepeso en niños y niñas menores de 5 años ya alcanza 7,5%, por encima de 5,9% mundial”.

Por nuestra parte los panameños, gobierno y sociedad, enfrentamos también el gran desafío de acabar con el hambre y la obesidad. El hambre y la pobreza afecta cerca del 10% de la población, siendo este flagelo mucho más severo entre nuestras comarcas indígenas y provincias más pobres.

Los invito a la lectura completa de la publicación de las NNUU, enfatizando las experiencias exitosas en la lucha contra el hambre y la desnutrición. Dejo para otra entrega el tema de la obesidad, agrego un recordatorio de nuestra situación nacional y termino con un vistazo al Proyecto Colmena “Panamá libre de pobreza y hambre, la Sexta Frontera”, el cual fue puesto en marcha recientemente por el Ejecutivo. (más…)

La Agenda 2030 para el desarrollo sostenible: ¿hacemos lo suficiente?

La Agenda 2030 para el desarrollo sostenible: ¿hacemos lo suficiente?Hace cuatro años la Asamblea General de la ONU adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. Las autoridades presentes, en nombre de los países que representaban (nosotros), reconocieron que la erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones, incluida la pobreza extrema, es el mayor desafío a que se enfrenta el mundo y constituye un requisito indispensable para el desarrollo sostenible. En virtud de ello se comprometieron a trabajar sin descanso a lograr el desarrollo sostenible en sus tres dimensiones (económica, social y ambiental) de forma equilibrada e integrada.

Cuatro años después de su adopción, el más reciente reporte de NNUU señala que “el plan aprobado por los líderes mundiales para crear un planeta más justo y saludable presenta avances en algunas áreas, como la reducción de la pobreza extrema, la inmunización generalizada, la disminución de las tasas de mortalidad infantil y el aumento del acceso de las personas a electricidad, pero advierte que esos avances son demasiado lentos”. El informe subraya que “pese a la riqueza de las acciones desplegadas para cumplir con los ODS, las personas más vulnerables continúan siendo las que más sufren”. Además, recalca que “estamos perdiendo la carrera contra el reloj en la contención del cambio climático que pone en peligro cualquier logro”.

Por nuestra parte, de acuerdo con informe voluntario que presentamos en el Foro político de alto nivel para el desarrollo sostenible, celebrado en julio de 2017 en la sede de NNUU, subrayamos que: “durante la última década la magnitud del gasto social fue sostenida, pero al mismo tiempo se mantuvo la exclusión y la desigualdad. Con ello se confirma que la política pública en Panamá, más que desafíos de carácter presupuestarios, parece enfrentar problemas en materia de su adecuación y pertinencia para ofrecer servicios e intervenciones efectivas, según ciclo de vida en contextos de pobreza, riesgo social y vulnerabilidad”. El Informe también hace énfasis en el estado de situación, políticas y programas y desafíos de los ODS 1, 2, 3, 5, 9 y 14.

Comparto a continuación un resumen de los desafíos que nos presenta el único informe nacional disponible para los ODS que seleccionó el informe. No omito subrayar la necesidad de actualizar el avance en el logro de ODS, incluyéndolos todos, en especial el ODS 4: Educación de calidad, el cual inexplicablemente no fue incluido en el informe, y, lo más importante, mantener la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en el corazón mismo del quehacer de nuestro gobierno en este quinquenio. (más…)

Salud en la reforma de la Constitución: ¿son necesarios los cambios propuestos?

Salud en la reforma de la Constitución: ¿son necesarios los cambios propuestos?¿Debe estar incluida la Salud en la reforma de la Constitución?, ¿son necesarios los cambios propuestos por los diputados? Para contestar esta preguntas compartiré con ustedes mi artículo del mismo título, publicado hoy en La Estrella de Panamá, añadiendo, cuando sea necesario, algún texto complementario.

Para comenzar, subrayo que, las reformas propuestas en los Artículos sobre salud en el Capítulo VI de la Constitución vigente, no fueron contempladas en el anteproyecto de Reformas Constitucionales consensuado por el plenario del Consejo de la Concertación Nacional para el Desarrollo, el cual fue acogido por el Consejo de Gabinete y sometido como proyecto de Acto Constitucional a la consideración de la Asamblea Nacional. Se trata pues de una ocurrencia de nuestros honorables diputados que buscaría, de acuerdo al significado de reformar: “mejorar, enmendar, actualizar o innovar”, el texto constitucional vigente.

Es importante hacer este señalamiento inicial, pues se supone que esta opción colocar la salud en la reforma de la Constitución, fue discutida ampliamente por los miembros de la Concertación, entre los cuales hay profesionales con sobrada capacidad y experiencia en el sector salud, y al final no lo consideraron necesario. Pero… los primeros pudieron estar equivocados, o más preocupados en otros temas (justicia, economía, política, etc.) y “se les escapó” la posibilidad de incluir la salud en la reforma de la Constitución, como sí hicieron los diputados.

En todo caso, parece que ninguno de los dos grupos tomó en cuenta que todo el articulado constitucional vigente (palabras más o menos), data de nuestra Constitución Política de 1972. Debió modificarse a medida que iban surgiendo conocimientos y propuestas sobre Salud Pública, en especial lo relativo al nuevo perfil epidemiológico de la población panameña, los determinantes sociales de la salud, la cobertura universal de salud, el desarrollo de las redes integradas de servicios de salud, etc. Este no fue el caso, por lo que debería ser incorporado en el debate que retomaremos en el 2020.

Dicho eso, démosle un vistazo a lo que dice la Constitución vigente, con algunos comentarios míos, comparémoslo con lo que proponen los honorables diputados y decidamos si merece nuestro respaldo o no. (más…)

El futuro de la humanidad se juega en las ciudades

El futuro de la humanidad se juega en las ciudades: ciudad de PanamáEl futuro de la humanidad se juega en las ciudades, así lo señala con propiedad y contundencia la ONU en reciente Nota de Prensa sobre este vital asunto. Y comienza subrayando que, “acuerdos tan importantes como el de París, y la Agenda 2030 sobre desarrollo sostenible, dependen en gran parte de las acciones locales de las ciudades, las mayores productoras de contaminación y desechos a nivel mundial. Por esa razón, alcaldes de todo el mundo se están uniendo para compartir iniciativas y pedir más apoyo para que esos hitos se conviertan en una realidad para el planeta”.

Este es un tema vital para los panameños, pues nuestra capital no es una ciudad saludable. Si lo fuera, cumpliría con la sencilla definición que nos ofrece la Organización Mundial de la Salud, OMS: “aquella que está constantemente creando y mejorando el entorno físico y social que desarrolla los recursos comunitarios que permiten a las personas se ayudan mutuamente en la realización de todas las funciones vitales y desarrollar todo su potencial” Y, nos viene advirtiendo desde hace algún tiempo que “el entorno urbano tiene un impacto directo en la salud de los habitantes, y destaca el papel fundamental de la planificación urbana en la consecución de un siglo XXI saludable”.

En ese sentido, aunque sobre el tema he compartido en este blog varios artículos, en los que he descrito las características de las ciudades sostenibles y resilientes, así como recomendaciones y compromisos acordados en los diversos foros en los que hemos participado, consideré pertinente para todos, y en especial para nuestro alcalde, compartir un breve resumen de los mensajes centrales de la Nota de Prensa citada antes. Recomiendo su lectura completa, pues, como afirma la ONU, el futuro de la humanidad se juega en las ciudades… (más…)

Mortalidad urbana: ¡un reto para nuestros alcaldes!

Mortalidad urbanaEl abordaje de la mortalidad urbana, en especial las muertes por enfermedades no transmisibles, ENT, y accidentes de tránsito, debe ser una elevada prioridad en la agenda de trabajo de nuestras autoridades municipales, cuyas intervenciones deben complementar las que lleve a cabo el sistema de salud para fortalecer la promoción de la salud por medio de acciones sociales, políticas y técnicas que aborden los determinantes sociales de la salud. Así lo subraya el reciente informe de la OMS, titulado en inglés “The Power of Cities: Tackling Non-Communicable Diseases and Road Traffic Injuries”, el cual está destinado a impulsar los esfuerzos por abordar las principales causas de mortalidad urbana.

En Panamá las enfermedades no transmisibles (ENT), causan en promedio 12,000 defunciones anuales. Por otro cada año ocurren en el territorio nacional, en promedio 14,000 accidentes de tránsito, provocando 15,000 heridos y 431 defunciones. Y tengamos presente que, tanto las ENT, como los accidentes, están asociados a factores de riesgo debemos evitar o disminuir de forma importante, aprovechando esa “amplia gama de intervenciones sociales y ambientales destinadas a beneficiar y proteger la salud y la calidad de vida individuales” que aporta la promoción de la salud, y que deben incorporarse en la agenda de los alcaldes para enfrentar desde su ámbito de trabajo, las principales causas de mortalidad urbana.

Este argumente es particularmente cierto y válido para los dirigentes de nuestras principales ciudades, donde habitan más de 50% de los panameños. Ellos, toman decisiones que afectan la salud de los habitantes. Y para que nuestras ciudades prosperen, todas las personas necesitan acceso a servicios que mejoren su salud: transporte público, espacios exteriores seguros, limpios y atractivos, alimentos saludables y, por supuesto, servicios de salud asequibles.

En ese contexto, comparto traducción libre de los mensajes centrales del informe de la OMS y los invito a su lectura completa. Debe ser un referente obligado para nuestros alcaldes, funcionarios de gobiernos locales y planificadores de políticas urbanas y, por supuesto, para las autoridades de salud, pues cualquier intervención debe ser coordinada y complementaria. (más…)

Blindaje de la Caja de Seguro Social: ¡un imperativo nacional!

El blindaje de la Caja de Seguro Social: ¡un imperativo nacional!El blindaje de la Caja de Seguro Social contra todo tipo clientelismo, ineficiencia y corrupción, debe ser la meta de todos los panameños, en especial los asegurados. Las autoridades de nuestra Caja de Seguro Social tendrán la responsabilidad de manejar más de 25,000 millones de balboas en los próximos cinco años. lo cual supera con creces los ingresos del Canal de Panamá, y los asegurados debemos asegurar que esos (nuestros) recursos sean administrados de forma efectiva y transparente para el beneficio de todos nosotros.

En ese sentido, y en el contexto de la posibilidad de reformar nuestra Constitución, la cual se está debatiendo actualmente en la Asamblea Nacional, han surgido un par de iniciativas que buscan el blindaje de la Caja de Seguro Social y debemos conocerlas para apoyarlas u oponernos. Hago la salvedad de que es muy probable que ninguna se haga realidad, pues todo parece indicar que los panameños nos opondremos a las reformas que están proponiendo a su antojo muchos diputados, y al final de este esfuerzo, las cosas sigan como están, a menos que los panameños exijamos una “constituyente paralela”, como debió haber sido desde un principio. En todo caso comparto en esta entrega las ideas centrales de las dos propuestas que se están considerando para buscar el necesario blindaje de la Caja de Seguro Social.

Subrayo antes, que los panameños, en especial los asegurados, debemos estar bien enterados de las propuestas y sus falencias, que las tienen, a fin de incorporarnos con objetividad y conocimiento de causa, al debate que debe desarrollarse en la Asamblea Nacional, y si fuera necesario, en las manifestaciones que se organicen; teniendo como Norte el mejor futuro para nuestra CSS, y no la diatriba personalizada que no conduce a nada productivo. Debemos tener la madurez para entender que el blindaje necesario debe verse con las luces largas. No es para beneficiar a las actuales autoridades, ni para el actual partido en el gobierno. Se trata de asegurar el futuro de nuestra institución, así como aseguramos el futuro de nuestro Canal de Panamá. (más…)