Seleccionar página

Cobertura universal de salud en Panamá: ¿será que podremos alcanzarla?

Cobertura universal de salud en Panamá: ¿será que podemos alcanzarla?El año pasado manifesté en esta bitácora que “la Cobertura Universal de Salud en Panamá, no pasa de ser una quimera”. Una ilusión, que no ha sido posible a pesar de las promesas de los políticos de turno y de los miles de millones de balboas que tienen disponibles cada año nuestras instituciones públicas de salud. También denuncié que la cobertura universal de salud en Panamá era un privilegio reservado para aquellos que pueden pagar por la atención en una clínica u hospital privado, como lo demuestra nuestro elevado gasto privado en salud, que representa el 25% o más del gasto total en salud.

Al final de aquella nota manifesté que la principal oportunidad para salvar el sistema de salud y alcanzar la cobertura universal de salud en Panamá, eran las elecciones que se llevaron a cabo en mayo del 2019, pues las autoridades de aquel entonces (y las anteriores), habían tenido diez años para aprovechar ideas, propuestas, planes y recursos, y no fueron capaces de alcanzar la anhelada cobertura universa de salud en Panamá. De hecho, en no pocas ocasiones, fueron parte del problema, favoreciendo la ineficiente fragmentación operativa del sistema público, y creando el espacio propicio para la privatización de los servicios de salud que debería proporcionar de forma expedita y eficiente el sistema público de salud.

Bueno panameños, ya pasaron las elecciones. Desde hace seis meses tenemos un nuevo Presidente y nuevas autoridades de salud, y, lo más importante, han formulado un Plan estratégico de gobierno para el período 2020-2024, que afirman será la brújula orientada del quehacer público en los próximos cinco años.

En ese contexto les presento en esta entrega unas reflexiones obligadas para alcanzar la cobertura universal de salud en Panamá. Espero aporten al quehacer gubernamental y nos motiven a ejercer nuestro derecho de controlar socialmente la gestión del gobierno. (más…)

Trastorno por uso de videojuegos

Trastorno por uso de videojuegosEl año pasado la OMS incluyó el trastorno por uso de videojuegos en su más reciente versión de la Clasificación Internacional de Enfermedades, CIE-11, caracterizando este trastorno como “un patrón de comportamiento de juego persistente o recurrente («juegos digitales» o «videojuegos»), que puede ser en línea (es decir, por internet) o fuera de línea. Este trastorno se caracteriza por: 1. deterioro en el control sobre el juego (por ejemplo, inicio, frecuencia, intensidad, duración, terminación, contexto); 2. incremento en la prioridad dada al juego al grado que se antepone a otros intereses y actividades de la vida diaria; y 3. continuación o incremento del juego a pesar de que tenga consecuencias negativas

De acuerdo con la misma definición de la CIE 11, “el patrón de comportamiento es lo suficientemente grave como para dar lugar a un deterioro significativo a nivel personal, familiar, social, educativo, ocupacional o en otras áreas importantes de funcionamiento. El patrón de comportamiento puede ser continuo o episódico y recurrente, y generalmente es evidente durante un período de al menos 12 meses para que se asigne el diagnóstico, aunque la duración requerida puede acortarse si se cumplen todos los requisitos de diagnóstico y los síntomas son graves”.

Para ayudarnos en la comprensión de este asunto, la OMS nos ofrece una Nota de Prensa correspondiente a la traducción del artículo original publicado en el Boletín de la Organización Mundial de la Salud titulado: “Sharpening the focus on gaming disorder”, el cual recoge las opiniones de varios expertos.  Comparto a continuación un breve resumen de las principales opiniones y los invito a ponerle límite a esta peligrosa situación comenzando por nuestros hogares. (más…)