Seleccionar página

Acceso sostenible y equitativo a la salud para todos, ¡llamado a la acción!

Acceso sostenible y equitativo a la salud para todosLa Región de las Américas debe ampliar y acelerar las acciones para garantizar un acceso sostenible y equitativo a la salud para todos. Así nos instó la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), al dirigirse a más de un centenar de delegados y representantes de la sociedad civil, durante la ceremonia de apertura del 57.ºConsejo Directivo de la Organización.

Subrayó la directora que, “no cabe duda de que nosotros, como región, estamos haciendo progresos significativos y tangibles en el camino hacia el logro de la cobertura de salud universal, y el acceso universal a la salud. Sin embargo, también debemos reconocer sinceramente que nuestras acciones colectivas deben ser más transformadoras, ya que no estamos progresando ni a la velocidad ni a la escala requeridas”.

Veamos a continuación un resumen de la Nota de Prensa que nos entrega la OPS, complementando cuando sea pertinente, con un comentario sobre nuestra situación nacional. (más…)

Desde los acuerdos de la Concertación Nacional para el Desarrollo al pacto de Estado por la Salud: Llegó la hora de transformar el sistema público de salud

Desde los acuerdos de la Concertación Nacional para el Desarrollo al pacto de Estado por la Salud

Han pasado doce años desde que la Mesa de Salud, en el marco del Diálogo por la Concertación Nacional, entregara al Ejecutivo de aquel entonces un documento que contenía todos los aspectos que necesaria y obligatoriamente debían tenerse en cuenta para la reestructuración integral del Sistema Sanitario y alcanzar la cobertura universal de salud. Tal vez por lo ambicioso de este propósito, amén de la falta de un genuino compromiso político, es que no hemos sido capaces de cumplir con el discurso.

Esta Cobertura universal implica que todas las personas y las comunidades tengan acceso, sin discriminación alguna, a servicios integrales de salud, adecuados, oportunos, de calidad, determinados a nivel nacional, de acuerdo con las necesidades, así como a medicamentos de calidad, seguros, eficaces y asequibles, a la vez que se asegura que el uso de esos servicios no expone a los usuarios a dificultades financieras, en particular los grupos en situación de vulnerabilidad. Y no perdamos de vista que el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud requieren la definición e implementación de políticas y acciones con un enfoque multisectorial para abordar los determinantes sociales de la salud y fomentar el compromiso de toda la sociedad para promover la salud y el bienestar.

Tal vez por lo ambicioso de este propósito, amén de la falta de un genuino compromiso político, es que no hemos sido capaces de cumplir con el discurso. Pero el próximo 5 de mayo tendremos elecciones generales, y todos los candidatos a presidente han manifestado públicamente su compromiso con la Cobertura Universal en la Salud, por lo que es el momento idóneo para aprovechar la oportunidad y avanzar de forma efectiva.

En ese contexto, consideré necesario aprovechar la voluntad expresada por nuestro presidente electo de avanzar hacia la cobertura universal de salud, para recordar que los profesionales panameños, con amplia participación de la sociedad civil, han generado abundante y suficiente material escrito y experiencias aleccionadoras, que están disponibles para que las nuevas autoridades, con la participación y el control social de la población, avancen en la transformación del sistema de salud. Ahí están disponibles los acuerdos de la Concertación Nacional para el Desarrollo y los Lineamientos para la Mejora y Fortalecimiento del Sistema Nacional Público de Salud integral, en el marco de una Política de Estado (Libro Blanco). Démosle un breve vistazo a las ideas centrales que nos proponen para alcanzar la cobertura universal de salud. No hace falta ponernos a inventar. (más…)

Panameños con discapacidad: ¡hagamos que cuenten!

Panameños con discapacidad: hagamos que cuentenEste año el tema del Día Internacional de las Personas con Discapacidad (IDPD) es «Participación y el liderazgo de las personas con discapacidad: Agenda de Desarrollo 2030«. Se centra en el empoderamiento de las personas con discapacidad para un desarrollo inclusivo, equitativo y sostenible, como se pedía en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que se compromete a «no dejar a nadie atrás» y considera la discapacidad como una cuestión transversal en la implementación de sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En los Objetivos se hace referencia a la discapacidad, específicamente en las partes relacionadas con la educación, el crecimiento económico y el empleo, la desigualdad y la accesibilidad de los asentamientos humanos, así como en la recopilación de datos y el seguimiento de los ODS.

En ese contexto, renuevo el reclamo que enuncié hace dos años en esta bitácora, pues, hasta ahora, nuestros gobiernos no han demostrado voluntad política de atender las necesidades de más de medio millón de panameños con discapacidad, limitándose a dejarlos atrás, como lo demuestra la ausencia de información actualizada sobre la situación de la discapacidad en el país, haciendo por tanto invisibles a las personas que padecen alguna discapacidad. Será la segunda Encuesta Nacional de Discapacidad (ENDIS 2), programada para 2020, el instrumento que brinde los datos reales de las personas con discapacidad.

(más…)

Pacto para la salud universal: ¿Qué significa para Panamá?

Pacto para la salud universalEl Pacto para la salud universal, oficialmente “Pacto 30-30-30: APS para la Salud Universal”, es el Foco del Día de la Salud Universal, que se celebra hoy 12 de diciembre. Es un llamado a la acción para intensificar y acelerar los esfuerzos para lograr la salud universal y los ODS en el 2030. Su objetivo es reafirmar que la salud es un derecho, y que universal significa que todas las personas tengan acceso y cobertura a servicios de salud integrales y de calidad, y a intervenciones para abordar los determinantes sociales de la salud, sin tener dificultades financieras. En ese contexto comparto a continuación el significado para Panamá de los componentes del “Pacto para la salud universal” y los invito a reflexionar sobre la necesidad de redoblar y mantener el esfuerzo. (más…)

Cobertura sanitaria universal en Panamá: ¿realidad o quimera?

Cobertura universal de salud en Panamá: ¿realidad o quimera?Para la mayoría de los ciudadanos de recursos financieros escasos o limitados, la Cobertura sanitaria Universal en Panamá, no pasa de ser una quimera. Una ilusión, que no ha sido posible a pesar de las promesas de los políticos de turno y de los miles de millones de balboas que tienen disponibles cada año nuestras instituciones públicas de salud. La población sigue esperando, mientras la situación de nuestro sistema de salud se deteriora, nuestras autoridades no ofrecen la respuesta esperada, parecen tener otra agenda, diferente de la población que los eligió. Además, abunda la evidencia de corrupción impune que pone en riesgo la posibilidad de alcanzar la salud y el bienestar que merecemos, a la vez que impide nuestro pleno desarrollo social y económico.

La cobertura sanitaria universal, parece ser un privilegio reservado para aquellos que pueden pagar por la atención en una clínica u hospital privado, por lo que el gasto privado en salud es muy elevado y representa el 25% o más del gasto total en salud. Es decir que muchas personas deben acudir al sector privado a buscar soluciones (que debería brindar el sector público) para sus problemas de salud. Y muchas de estas personas no tienen los recursos económicos para ello, lo cual contribuye al empobrecimiento de nuestra gente. Y aún esos pocos, tienen que esperar en ocasiones semanas para que los atienda el médico, pues es tal el colapso del sistema público, que el sector privado ha llegado a saturarse, y no son raras las ocasiones en las que no hay cupo en la consulta, o no hay cama disponible, o el salón de operaciones está ocupado y las cirugías se retrasan.

Aunque esto no tiene por qué ser así, no será esta administración la que enfrente y resuelva los desafíos para alcanzar la cobertura usanitaria universal, pues han tenido cuatro años para aprovechar ideas, propuestas, planes y recursos, y no han sido capaces de hacerlo. De hecho, en no pocas ocasiones, han sido parte del problema, favoreciendo la ineficiente fragmentación operativa del sistema público, y creando el espacio propicio para la privatización de los servicios de salud que debe proporcionar de forma expedita y eficiente el sistema público de salud.

Pero nos toca a los panameños vencer la apatía y ejercer nuestro derecho y deber de controlar la gestión pública y acabar de una vez por todas con el clientelismo político que ha facilitado la corrupción impune de los últimos tiempos, así como la incapacidad demostrada para la Gerencia efectiva de la CSS y la necesaria Rectoría del MINSA.

Contamos con los recursos financieros suficientes, como lo demuestra un gasto público en salud cercano al 6% del PIB, condición necesaria para combatir las inequidades y avanzar hacia la cobertura y el acceso universales. Pero este debe ser sostenible, fiscalmente responsable y blindado contra la corrupción. También tenemos suficientes instalaciones públicas en todo el territorio nacional, aunque un elevado porcentaje de ellas adolece de importante deterioro y falta de mantenimiento, lo cual debe corregirse. Y aunque tenemos en promedio suficientes profesionales de la salud, estos no están distribuidos en forma equitativa, contribuyendo a la desigualdad que caracteriza al país.

La principal oportunidad para salvar el sistema de salud y alcanzar la cobertura sanitaria universal en Panamá, son las elecciones que se llevarán a cabo en mayo del 2019. Para ello deberemos elegir a los candidatos que hayan demostrado con su trayectoria poseer los elementos obligados de la ética pública, en especial la probidad en el uso de los recursos públicos.

No menos importante será que muestren y sustenten planes de gobierno basados en el conocimiento científico disponible, trascendiendo los discursos elaborados con palabras agradables y convincentes que buscan engañarnos.

No podemos permanecer apáticos mientras las promesas de campaña quedan incumplidas y la salud y el desarrollo del país van en picada. Estamos obligados a participar activamente y convertir la quimera en realidad.

:)