Seleccionar página

Nuevas medidas para combatir las enfermedades no transmisibles

Nuevas medidas para combatir las enfermedades no transmisiblesLos jefes de Estado y de Gobierno que asisten a la Asamblea General de la ONU se han comprometido a adoptar 13 nuevas medidas para combatir las enfermedades no transmisibles, muchas de ellas causadas por el tabaquismo, el alcoholismo y el abuso de los dulces, la falta de actividad física y la contaminación del aire. Se destacan entre ellas la limitación de la publicidad de las bebidas alcohólicas, la prohibición de fumar en determinados espacios y los impuestos a las bebidas azucaradas.

Un 70 por ciento de las muertes en todo el mundo se producen por enfermedades como el cáncer, la diabetes y dolencias cardiacas y respiratorias.  El 85 por ciento de los fallecidos vivían en países en desarrollo. En Panamá, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC, durante el 2016 el 57% de las defunciones ocurridas en el territorio nacional (10,300) fueron consecuencia de las principales enfermedades no transmisibles. Las enfermedades crónicas no transmisibles están relacionadas en forma directa con estilos de vida asociados a factores de riesgo para la salud y la vida (alcohol, tabaco y azúcar), y con la insuficiente capacidad de nuestro sistema público de salud para la promoción de la salud, prevención y tratamiento oportuno y apropiado.

En ese contexto les presento a continuación un extracto del comunicado de Prensa que ofrece la ONU sobre la Declaración de guerra contra el alcohol, el tabaco y el azúcar, Lo acompaño con un resumen de las Intervenciones para promover hábitos saludables, que corresponden con las nuevas medidas para combatir las enfermedades no transmisibles, las que compartí en mi reciente publicación sobre el tema de las ENT. Supongo que nuestro presidente firmó la Declaración (pues estuvo presente) y espero que le esté girando las correspondientes recomendaciones a nuestras autoridades de salud. (más…)

Redefinir el entorno alimentario para reducir las enfermedades no transmisibles

redefinir el entorno alimentarioRedefinir el entorno alimentario para reducir las enfermedades no transmisibles es el título del excelente artículo de Opinión que nos ofrecen los doctores Anselm Hennis y Fabio Gomes en la página Web de la Organización Panamericana de la Salud.

Para los panameños este es un tema de vital importancia, pues como lo demuestran las cifras oficiales, el 60% de las defunciones ocurridas en el territorio nacional todos los años (más de 10,000) son consecuencia de las principales enfermedades no transmisibles, la mayoría de ellas relacionadas en forma directa con estilos de vida asociados a factores de riesgo para la salud, los cuales favorecen la aparición de obesidad o sobrepeso, dislipidemias, hipertensión arterial, diabetes mellitus y enfermedad renal. Todas relacionadas con los malos hábitos alimentarios, en especial con la ingesta rutinaria de grasas trans. Y no perdamos de vista el impacto socioeconómico de las ENT, pues es sabido que éstas constituyen una importante amenaza para el crecimiento económico y el desarrollo potencial de las naciones, pues son responsables de gastos de bolsillo significativos en los servicios de salud, y contribuyen al empobrecimiento de las familias.

En ese contexto, comparto a continuación el texto completo del artículo arriba señalado y los invito reflexionar sobre la necesidad de modificar nuestros estilos de vida, redefinir el entorno alimentario y cuidar a salud. (más…)

Estrategia sobre el envejecimiento y la salud 2016-2020: ¡un asunto pendiente!

Estrategia sobre el envejecimiento y la salud 2016-2020: un asunto pendienteHace algunos años, las autoridades de salud mundiales, reunidas en la 69.ª Asamblea Mundial de la Salud, aprobaron la Estrategia sobre el envejecimiento y la salud 2016-2020: hacia un mundo en el que todas las personas puedan vivir una vida prolongada y sana. La mayoría de las intervenciones propuestas en el Plan de acción, también aprobado, no fueron puestas en marcha, como lo demuestran las precarias condiciones socioeconómicas que padece un elevado porcentaje de nuestra población de adultos mayores, así como el aumento sostenido de la prevalencia y mortalidad por enfermedades no transmisibles, las cuales durante el año 2020 fueron el principal factor subyacente asociado a las defunciones que causó la epidemia de COVID-19.

Los objetivos de esta estrategia sobre el envejecimiento y la salud, estaban perfectamente alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para alcanzarlos, nos comprometimos con la adopción de medidas concertadas para encauzar las numerosas contribuciones que los adultos mayores pueden aportar al desarrollo sostenible y velar por que no se queden atrás. La estrategia se centraba en la capacidad funcional de las personas mayores. Este enfoque, se afirmaba, puede aplicarse a cada ODS, a fin de garantizar que se presta la debida atención a las necesidades y derechos de este grupo etario. Adicionalmente, no se limitaba en reducir la mortalidad en edades más tempranas, sino que se centraba en la calidad de los años adicionales que estas intervenciones nos permiten disfrutar. (más…)

Eliminación de las enfermedades transmisibles: ¡el enfoque integrado y sostenible que necesitamos!

Eliminación de las enfermedades transmisibles para el 2030La iniciativa para la eliminación de las enfermedades transmisibles, mediante un enfoque integrado y sostenible, fue aprobada por los ministros de Salud de las Américas que participan del 57.o Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en el cual estamos participando. El enfoque colectivo acordado busca poner en marcha un enfoque colectivo para eliminar una treintena de enfermedades infecciosas y condiciones relacionadas en la región para 2030.

De acuerdo con la directora de la Organización Panamericana de la Salud, “más allá del costo humano, las enfermedades transmisibles tienen también grandes repercusiones económicas en los sistemas de salud”.  En este sentido, “un enfoque colectivo y de alcance regional permitirá consolidar los esfuerzos como los recursos para prevenir las epidemias y, finalmente, terminar con estas enfermedades de una vez y para siempre”.

Las estimaciones regionales indican que un grupo de enfermedades transmisibles, como la infección por el VIH/SIDA, la tuberculosis, la malaria y las enfermedades infecciosas desatendidas, provocaron 7% de la mortalidad total, y si se incluye la cirrosis relacionada con las hepatitis virales y el cáncer hepático relacionados con la hepatitis y el cáncer cervicouterino, la carga de enfermedad aumenta al 9% del total de defunciones. Además, representaron el 6% de la carga total de años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD) en todos los grupos etarios y en ambos sexos en la Región de las Américas en el 2017. Adicionalmente, dados los costos económicos, tanto de los AVAD como de las defunciones, a los que se suman los costos monetarios para el sector de la salud, se deben considerar los beneficios económicos de esta iniciativa.

En Panamá, de acuerdo con las Estadísticas vitales del INEC, durante el año 2017, el 9% de las defunciones (1,800) correspondieron a enfermedades transmisibles. Huelga comentar que, todas pudieron prevenirse y evitarse.

En ese contexto, comparto un resumen de la Iniciativa aprobada, e invito a nuestras autoridades nacionales a investigar el estado actualizado de la situación en el país y considerar el desarrollo de las líneas que se proponen y aprobamos, enfatizando la necesidad de abordar sistemáticamente los determinantes sociales de la salud. (más…)

¡No hay excusa para la inacción!

No hay excusa para la inacción: coordinemos para alcanzar la CUS.El reciente informe de la Comisión Independiente de Alto Nivel de la OMS sobre Enfermedades No Transmisibles titulado “Es hora de actuar” subraya que no hay excusa para la inacción, pues, “a pesar de disponer de soluciones basadas en pruebas científicas, muchos países no están cumpliendo con sus compromisos políticos para alcanzar las metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con su promesa de no dejar a nadie atrás. En particular cumplir en el plazo fijado su promesa de reducir en una tercera parte la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante la prevención y el tratamiento, y promover la salud mental y el bienestar”. Afirman los comisionados que “se han formulado numerosas políticas, pero las estructuras y los recursos para aplicarlas son escasos. El reto no consiste solamente en lograr el apoyo político, sino también en garantizar la aplicación, bien sea mediante la formulación de legislación, normas y criterios, o a través de la inversión”. Subrayan la necesidad de seguir abogando por dar mayor prioridad a las enfermedades no transmisibles y la salud mental. En ese contexto comparto con ustedes un breve resumen del informe y le pregunto a nuestras autoridades de salud, si estamos haciendo lo suficiente o somos presa de la inacción… (más…)

:)