Seleccionar página

La pandemia de COVID-19 no ha terminado

Comparto traducción libre de declaración sobre la duodécima reunión del Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional en la cual se deja bien claro que la pandemia de COVID-19 no ha terminado y subrayó la necesidad de que todos los Estados Partes (entre ellos lógicamente Panamá) continúen aplicando medidas sociales y de salud pública (PHSM por sus siglas en inglés) de manera proporcional a su situación epidemiológica, enfatizando el uso continuo de medidas de protección efectivas a nivel individual para reducir la transmisión.

Esta declaración es de vital importancia para nosotros ahora que se eliminó la obligatoriedad del uso de mascarillas en interiores, por lo que la lectura de esta Declaración del Comité de emergencias debe ser obligatoria para las autoridades y la ciudadanía, y redoblar nuestro compromiso con las medidas que conocemos y, muy en especial con la vacunación contra la COVID-19.

La pandemia de COVID-19 no ha terminado

Breve resumen de contexto

Situación mundial al 3 de julio

El director de Emergencias Sanitarias de la OMS expresó su preocupación por la situación epidemiológica mundial actual de la COVID-19. Los casos de COVID-19 notificados a la OMS habían aumentado un 30% en las últimas dos semanas, en gran parte impulsados por Omicron BA.4, BA.5 y otros linajes descendientes y el levantamiento de las medidas sociales y de salud pública (PHSM). Este aumento de casos se estaba traduciendo en presión sobre los sistemas de salud en varias regiones de la OMS. Desatacó desafíos adicionales a la respuesta actual de COVID-19: cambios recientes en las políticas de prueba que dificultan la detección de casos y el seguimiento de la evolución del virus; desigualdades en el acceso a pruebas, secuenciación, vacunas y terapias, incluidos nuevos antivirales; disminución de la protección natural y derivada de vacunas; y la carga global de la condición Post COVID-19.

Resumen de la sesión deliberativa

  • El Comité discutió los siguientes temas: el impacto de la evolución del virus SARS-CoV-2 en la respuesta de salud pública y las capacidades de los servicios de salud; progreso hacia el aumento de la cobertura de vacunación contra el COVID-19; cambios en las estrategias de pruebas y vigilancia; percepción del riesgo social y político y participación de la comunidad; equidad y acceso a contramedidas, vacunas y terapias; y mantener el compromiso político mientras se equilibra la necesidad de responder a otras prioridades y emergencias de salud pública.
  • El Comité discutió que el virus SARS-CoV-2 aún no había establecido su nicho ecológico y que las implicaciones de una pandemia causada por un nuevo virus respiratorio pueden no entenderse completamente.
  • En consecuencia, dada la forma actual y la dinámica impredecible de la pandemia de COVID-19, el Comité enfatizó la necesidad de reducir la transmisión del virus SARS-CoV-2. Esto requiere el uso responsable, consistente y continuo de medidas de protección a nivel individual, en beneficio de las comunidades en su conjunto; así como los ajustes continuos de medidas sociales y de salud pública en toda la comunidad, para superar los enfoques binarios de «todo o nada».
  • El Comité expresó su preocupación por los cambios en curso observados en los Estados Partes con respecto a las fuertes reducciones en las pruebas, lo que resulta en una reducción de la cobertura y la calidad de la vigilancia a medida que se detectan y notifican menos casos a la OMS; y menos secuencias genómicas enviadas a plataformas de acceso abierto, lo que resulta en una falta de representatividad de las secuencias genómicas de todas las regiones de la OMS. Esto impide las evaluaciones de las variantes emergentes y que circulan actualmente del virus, incluida la generación y el análisis de datos fenotípicos. Lo anterior se está traduciendo en una incapacidad cada vez mayor para interpretar las tendencias en la transmisión y, en consecuencia, para informar adecuadamente los ajustes de medidas sociales y de salud pública.
  • El Comité señaló que tanto la trayectoria de la evolución viral como las características de las variantes emergentes del virus siguen siendo inciertas e impredecibles y, en ausencia de la adopción de medidas sociales y de salud pública con el objetivo de reducir la transmisión, la presión selectiva resultante sobre el virus aumenta la probabilidad de Surgen nuevas variantes más aptas, con diferentes grados de virulencia, transmisibilidad y potencial de escape inmunitario.
  • Por estas razones, el Comité destacó la necesidad de que todos los Estados Partes continúen aplicando medidas sociales y de salud pública de manera proporcional a su situación epidemiológica, enfatizando el uso continuo de medidas de protección efectivas a nivel individual para reducir la transmisión. El Comité reconoció los desafíos continuos que enfrentan los Estados Partes para ajustar e implementar medidas sociales y de salud pública.
  • El Comité destacó la necesidad de mejorar la vigilancia, ampliando y desarrollando una variedad de enfoques y herramientas con el objetivo de lograr una representatividad geográfica y de población situacional mundial. Estos incluyen, entre otros, la integración de resultados de autodiagnóstico y enfoques de vigilancia centinela en esquemas de vigilancia nacionales y globales, y estrategias de muestreo agregado con herramientas basadas en pruebas de amplificación de ácidos nucleicos y sondeo detallado de secuencias genómicas profundas.
  • Los nuevos enfoques de vigilancia mejorarían la evaluación de las tendencias en la epidemiología de la infección, la enfermedad y la evolución viral, así como las tendencias en la capacidad del sistema de salud, y respaldarían la agilidad y los ajustes oportunos de las medidas sociales y de salud pública. El Comité reconoció la necesidad de acelerar la integración de la vigilancia de la COVID-19 en los sistemas de rutina, por ejemplo, integrando la vigilancia de la COVID-19 con la vigilancia de otros patógenos respiratorios; y reconoció el valor potencial de complementar la vigilancia con la vigilancia de las aguas residuales. Además, debe mantenerse el acceso a pruebas oportunas y precisas, con vinculación con la atención clínica y la terapéutica.
  • El Comité reconoció el trabajo continuo de la OMS y sus socios para aumentar la cobertura de vacunación en las seis regiones de la OMS, y reforzó la necesidad de garantizar que los grupos de mayor prioridad sean vacunados en todos los países, con una serie primaria y una dosis de refuerzo, de acuerdo con la estrategia mundial de vacunación de la OMS y la hoja de ruta SAGE actualizada de la OMS para priorizar usos. de vacunas contra el COVID-19.
  • El Comité expresó su preocupación por la falta de datos compartidos con la OMS sobre la cobertura de vacunación en los grupos de alta prioridad para el 30% de los países. El Comité reconoció la interrupción que la pandemia sigue teniendo en las actividades de inmunización de rutina, lo que está provocando brotes de enfermedades prevenibles por vacunación en áreas de baja cobertura.
  • El Comité destacó que se justifican esfuerzos inmediatos para promover el acceso de los países de ingresos bajos y medianos a terapias que reduzcan la gravedad de la enfermedad en pacientes ambulatorios y hospitalizados. El Comité advirtió que la falta de acceso equitativo que ocurrió con las vacunas no debe repetirse con las terapéuticas. El Comité también destacó la necesidad continua de más investigación y desarrollo para COVID-19 en las áreas de epidemiología y variantes, diagnóstico, atención clínica, incluida la atención de la condición posterior a COVID-19, y vacunas adicionales contra COVID-19.

La pandemia de COVID-19 no ha terminado

  • Dada la percepción del público en general de que la pandemia puede haber terminado, el Comité también destacó los desafíos continuos para comunicar, particularmente a las comunidades que continúan experimentando altos niveles de transmisión, que la mitigación del impacto de la actual pandemia de COVID-19, en el plazos inmediatos y más largos, depende del uso de PHSM. El Comité enfatizó la importancia de utilizar el aprendizaje de los últimos dos años y medio para matizar la implementación de las PHSM en comunidades individuales. El Comité reconoció que cualquier esfuerzo de comunicación de riesgos y participación de la comunidad debe depender de una voluntad política coherente y sincronizada, políticas y un concierto de personas influyentes de la comunidad para cambiar el curso de la percepción del riesgo.

Estado de la emergencia de salud pública de interés internacional

  • El Comité reconoció una disociación general de casos incidentes de enfermedades graves, muertes y presión sobre los sistemas de salud en el contexto de una mayor inmunidad de la población.
  • Sin embargo, el Comité acordó por unanimidad que la pandemia de COVID-19 no ha terminado. Aún cumple con los criterios de un evento extraordinario que continúa afectando negativamente la salud de la población mundial, y que la aparición y propagación internacional de nuevas variantes del SARS-CoV-2 puede presentar un aún mayor impacto en la salud.

Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII)

La pandemia de COVID-19 no ha terminado. Continúa constituyendo una ESPII por las siguientes razones:

  • En primer lugar, el reciente aumento en la tasa de crecimiento de casos en muchos Estados Partes en diferentes regiones de la OMS.
  • En segundo lugar, la evolución continua y sustancial del virus SARS-CoV-2, que, si bien es inherente a todos los virus, se espera que continúe de manera impredecible. Sin embargo, la capacidad de evaluar el impacto de las variantes en la transmisión, las características de la enfermedad o las contramedidas, incluidos los diagnósticos, la terapia y las vacunas, se está volviendo cada vez más difícil como resultado de la insuficiencia de la vigilancia actual, incluidas las reducciones en las pruebas y la secuenciación genómica. Además, existen incertidumbres en torno al nivel de preparación de los sistemas de salud ya sobrecargados, en todas las regiones de la OMS, para responder a futuras oleadas pandémicas de COVID-19.
  • En tercer lugar, las herramientas de salud pública y planificación de la salud para reducir la transmisión y la carga de la enfermedad (incluidas las hospitalizaciones y admisiones a unidades de cuidados intensivos de casos graves y el impacto de la condición posterior a la COVID-19) no se están implementando en proporción a los niveles de transmisión local o sistema de salud. capacidades.
  • Finalmente, existen deficiencias en la comunicación de riesgos y la participación de la comunidad relacionadas con la necesidad de implementar o ajustar el PHSM, así como una desconexión en la percepción del riesgo que plantea el COVID-19 entre las comunidades científicas, los líderes políticos y el público en general.

Por estas razones, es necesaria una coordinación continua de la respuesta internacional para reconsiderar los enfoques que permitan el monitoreo preciso y confiable de la evolución de la pandemia de COVID-19 y la activación de ajustes al PHSM. La coordinación también sigue siendo necesaria para intensificar y sostener los esfuerzos de desarrollo e investigación relacionados con contramedidas efectivas y equitativamente disponibles y para desarrollar más enfoques de comunicación de riesgos y participación comunitaria.

Recomendaciones temporales sobre e la pandemia de COVID-19 emitidas por el Director General de la OMS a todos los Estados Partes

Temporary Recommendations issued by the WHO Director-General to all States Parties
A %d blogueros les gusta esto: