Seleccionar página

Evolución de la seguridad vial: desafíos para la próxima década

Los invito a la lectura de la publicación de The Lancet dedicada a la evolución de la seguridad vial en el contexto del Plan mundial para el decenio de acción para la seguridad vial 2021-2030.

El documento, titulado en inglés The political and social contexts of global road safety: challenges for the next decade, demuestra que, la seguridad vial ha evolucionado como un problema de salud mundial durante las últimas dos décadas y discute la dinámica política y económica que condujo a este cambio. Es de vital importancia para nosotros pues en nuestro país la inseguridad vial es un grave problema de salud pública. Comparto a continuación un breve resumen de la parte introductoria y los invito a su lectura completa.

Evolución de la seguridad vial

El objetivo de este documento de la serie Road Safety 2022 es mostrar que la seguridad vial ha evolucionado como un problema de salud mundial durante las últimas dos décadas y discutir la dinámica política y económica que condujo a este cambio; específicamente, las partes interesadas clave, las influencias, las redes, el encuadre de los problemas, el poder de los actores y las interacciones sinérgicas que han contribuido a este cambio. Al hacerlo, los autores capturan la importante cronología de los eventos y discuten un conjunto de desafíos que resaltan la complejidad de la seguridad vial.

La publicación reúne una breve historia y un análisis sociopolítico de lo que ha sucedido en el campo de la seguridad vial durante las últimas dos décadas. La seguridad vial es inherentemente compleja y política y esto debe ser enfrentado para progresar y generar un cambio sostenido. La historia de la seguridad vial incluye éxitos a nivel mundial, incluida la promoción de una mayor prioridad política y la inclusión dentro de los ODS. La seguridad vial también ha implicado cismas entre sectores, poco reconocimiento de otros problemas de salud mundial y escasos compromisos financieros. El artículo presenta diez desafíos a la seguridad vial con la creencia de que es importante abordarlos y que, al responder a ellos, la comunidad global de actores (incluidos nosotros mismos) dará la bienvenida a la reflexión crítica, un cambio de rumbo y la adopción de estrategias más inteligentes para la próxima década.

Evolución de la seguridad vial: contexto mundial

  • Los accidentes de tráfico provocan la muerte de aproximadamente 1.3 millones de personas en todo el mundo cada año y dejan entre 20 y 50 millones de personas con lesiones no mortales. Más de la mitad de todas las muertes y lesiones causadas por el tránsito involucran a usuarios vulnerables de la vía, como peatones, ciclistas y motociclistas y sus pasajeros.
  • Los jóvenes son especialmente vulnerables en las carreteras del mundo y los traumatismos causados ​​por el tránsito son la principal causa de muerte de niños y adultos jóvenes de 5 a 29 años. Los hombres jóvenes menores de 25 años tienen más probabilidades de verse involucrados en accidentes de tráfico que las mujeres, y el 73% de todas las muertes por accidentes de tráfico se producen entre los hombres jóvenes de esa edad. Las economías en desarrollo registran tasas más altas de traumatismos causados ​​por el tránsito, y el 93 % de las muertes provienen de países de ingresos bajos y medianos.
  • Además del sufrimiento humano causado por los traumatismos causados ​​por el tránsito, también suponen una pesada carga económica para las víctimas y sus familias, tanto por los costos del tratamiento de los heridos como por la pérdida de productividad de las personas muertas o discapacitadas. En términos más generales, los traumatismos causados ​​por el tránsito tienen un grave impacto en las economías nacionales y les cuestan a los países el 3 % de su producto interno bruto anual.
  • Existen medidas que han demostrado reducir el riesgo de traumatismos y muertes causados ​​por el tránsito y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible ha establecido objetivos ambiciosos para reducir los traumatismos causados ​​por el trá

En ese contexto, es necesario subrayar aquí que, la nueva declaración política para reducir a la mitad las muertes y lesiones por accidentes de tránsito para 2030. A través de la declaración, los gobiernos de todo el mundo se comprometen a brindar liderazgo y coordinación al más alto nivel de gobierno para garantizar que todos los sectores de la sociedad estén incluidos para actuar en materia de seguridad vial y se comprometan a impulsar políticas y acciones para reducir las muertes y lesiones. La declaración exige el desarrollo y la financiación de planes nacionales y locales con objetivos y financiación claros.

Evolución de la seguridad vial: contexto nacional

A nivel nacional, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censo, en el período comprendido entre 2016 al 2020 ocurrieron un total de 70,431 accidentes de tránsito (52,569 colisiones, 5,872 atropellos). En el mismo período, un total de 68,709 personas terminaron heridas y 1,722 personas perdieron la vida en un accidente de tránsito (¡una persona fallecida cada día!). Aunque estas cifras muestran una tendencia a la disminución, es evidente que la misma es producto de las medidas de circulación restringida impuestas para controlar la epidemia de COVID-19 que venimos enfrentando desde el mes de marzo de 2020.

También es importante recordar que, de acuerdo al anterior Plan Nacional Para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020 de la República de Panamá, los costos de la atención de un paciente proveniente de un accidente de tránsito (heridos) le costaba al Estado Panameño aproximadamente 9,800 balboas (que representarían 12,446 balboas actuales) y un tiempo promedio de recuperación de 43 días. Por lo tanto, la atención de 69,709 heridos en el quinquenio nos costó alrededor de 855 millones de balboas. Eso sin contar los gastos de las familias, el costo de 43 días de recuperación, el costo de las reparaciones y pagos de seguros de los vehículos accidentados y el sufrimiento de las familias de los heridos y víctimas.

Diez desafíos para abordar en la segunda Década de Acción para la Seguridad Vial mundial

  1. La seguridad vial es un tema multisectorial
  2. La financiación de la seguridad vial no es proporcional a la retórica
  3. Otros efectos sobre la salud y el medio ambiente deben incluirse en las soluciones
  4. La seguridad aún no se valora verdaderamente
  5. La salud global aún no es dueña de la seguridad vial
  6. La legislación sin cumplimiento no funciona
  7. Las intervenciones necesitan implementación en los países
  8. visión Zero podría no ser la primera respuesta en todos los países de bajos y medianos ingresos
  9. Se necesita precaución para el compromiso de la industria
  10. La escasez de recursos humanos capacitados es un cuello de botella en los países de bajos y medianos ingresos

Conclusión

En Panamá la inseguridad vial es un grave problema de salud pública. Aunque hemos suscrito compromisos y planes internacionales y tenemos leyes y reglamentos, no es suficiente y el problema persiste.

Aunque el año pasado mostramos una clara disminución en los índices de muertes, lesiones y discapacidad por falta de seguridad vial, no son alentadores. Una vez que superemos la epidemia de COVID-19, es de suponer que los ciudadanos retomarán las calles con la misma irresponsabilidad y falta de consideración de siempre.

Es un imperativo que nuestro nuevo Plan nacional de seguridad vial 2021-2030 se publique, se difunda, y se desarrolle con la participación de todos bajo el concepto de prevención.

A %d blogueros les gusta esto: