Seleccionar página

nuevas variantes del SARS-CoV-2

La respuesta la pregunta de por qué surgen nuevas variantes del virus que causa la COVID-19 puede resumirse en dos argumentos sencillos de comprender: lo primero es que, la aparición de mutaciones es un evento natural y esperado dentro del proceso de evolución de los virus, y el SARS-CoV-2 no es la excepción; por otro lado, se lo estamos permitiendo, porque para poder mutar, el virus tiene que pasar de una persona a otra, o sea, necesita que haya población susceptible, es decir población que no tienen defensas, ya sea porque no ha padecido (aún) la enfermedad, o porque no está vacunada.

Y eso es precisamente lo que nos está ocurriendo actualmente mientras luchamos por controlar la pandemia, el virus se transforma casi que a diario para luchas contra las defensas que el ser humano le plantea. Actualizo esta antrega con la reciente publicación de OPS titulada «Emergencia de sublinajes y eventos de recombinación: evolución genética del SARS-CoV-2«, la cual comparto al final, y los invito a la lectura de mis publicaciones previas sobre el tema y comparto información de la OMS disponible en la actualización epidemiológica semanal de la OMS sobre COVID-19 correspondiente al 5 de abril de 2022.

Actualización de la OMS sobre nuevas variantes del SARS-CoV-2

La OMS, en colaboración con autoridades, instituciones e investigadores nacionales, evalúa de forma rutinaria si las variantes del SARSCoV-2 alteran la transmisión o las características de la enfermedad, o si afectan la eficacia de las vacunas, las terapias, los diagnósticos o las medidas sociales y de salud pública (PHSM, por sus siglas en inglés) aplicadas para controlar la propagación de la enfermedad.

Las posibles variantes de preocupación (VOC), las variantes de interés (VOI) o las variantes bajo monitoreo (VUM) se evalúan periódicamente en función del riesgo que representan para la salud pública mundial. Las clasificaciones de las variantes se revisarán para reflejar la evolución continua de las variantes circulantes y su epidemiología cambiante.

Los criterios para la clasificación de variantes y las listas actuales de COV, VOI y VUM están disponibles en el sitio web de seguimiento de variantes del SARS-CoV-2 de la OMS. Las autoridades nacionales pueden optar por designar otras variantes y se les anima a investigar e informar sobre los impactos de estas variantes. Al referirse a la secuencia genómica del SARS-CoV-2 identificado a partir de los primeros casos (diciembre de 2019), se debe utilizar el término ‘virus índice’.

¿Cómo protegernos de estas nuevas variantes del SARS-CoV-2?

De acuerdo con la OMS, las medidas sociales y de salud pública (PHSM) que conocemos, deben mantenerse y fortalecerse para frenar o detener la propagación del virus, incluidas las variantes del SARS-CoV-2 recientemente informadas. La evidencia de varios países con transmisión extensa de COVID-19 ha indicado que la implementación del distanciamiento físico y otros PHSM, así como las medidas de prevención y control de infecciones (PCI) en los establecimientos de salud, ha sido eficaz para reducir la incidencia de casos de la enfermedad, las hospitalizaciones y las muertes.

También necesitamos vacunar a la mayor cantidad de personas en tantos lugares y tan pronto como sea posible para reducir el número de casos y la probabilidad de que el virus genere nuevas variantes y escape de mutantes. Y para eso, es vital que los funcionarios de salud pública, los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales aborden la vacilación de las personas y la equidad de las vacunas tanto a nivel local como global.

Distribución geográfica y prevalencia de variantes de preocupación

La variante Omicron sigue siendo la variante dominante que circula a nivel mundial y representa casi todas las secuencias notificadas recientemente a GISAID. Entre las 417 147 secuencias cargadas en GISAID con especímenes recolectados en los últimos 30 días, 416 175 (99,8 %) eran Omicron, 141 (<0,1 %) eran Delta y 562 secuencias no estaban asignadas a un linaje Pango (<0,2 %) . El número total de secuencias de Omicron enviadas continúa disminuyendo, una tendencia observada para cada una de las variantes descendientes de Omicron. Entre los linajes descendientes de Omicron, la proporción relativa de BA.2 ha aumentado al 93,6 %, mientras que BA.1.1 representa el 4,8 % y BA.1 y BA.3 representan <0,1 % (Gráfica de la OMS, paneles A y B) de todos los linajes de Omicron.

Nuevas variantes del SARS-CoV-2

BA.2 se ha convertido en dominante en las seis regiones de la OMS (Gráfica deOMS, panel C) y en 68 países para los que hay datos de secuencia disponibles. Sin embargo, ha habido diferencias subregionales en el ascenso de BA.2; notablemente en América del Sur: BA.2 comenzó a aumentar más tarde y a un ritmo más lento en comparación con otras subregiones, representando el 28% de los linajes de Omicron en la semana 11 (14 al 20 de marzo de 2022).

Nuevas variantes del SARS-CoV-2

Estas tendencias deben interpretarse teniendo debidamente en cuenta las limitaciones de los sistemas de vigilancia, incluidas las diferencias en la capacidad de secuenciación y las estrategias de muestreo entre países, así como los tiempos de respuesta del laboratorio para la secuenciación y los retrasos en la notificación de nuevas variantes del SARS-CoV-2 .

Actualización de recombinantes

De acuerdo con la actualización epidemiológica semanal de la OMS sobre COVID-19 correspondiente al 5 de abril de 2022, la variante Ómicron sigue siendo la variante dominante que circula a nivel mundial y representa casi todas las secuencias notificadas recientemente a GISAID.

No obstante, el virus SARS-CoV-2 sigue evolucionando. Dado el alto nivel actual de transmisión en todo el mundo, es probable que sigan surgiendo más variantes, incluidos los recombinantes. La recombinación es común entre los coronavirus y se considera un evento mutacional esperado. La OMS está rastreando variantes recombinantes, tanto recombinantes de Delta (AY.4) como Ómicron (BA.1) (p. ej., linaje XD Pango), así como recombinantes de BA.1 y BA.2 (p. ej., linaje XE Pango).

La OMS está rastreando el recombinante XD como una variante de seguimiento, aunque su propagación parece haber sido limitada en la actualidad (26 secuencias en GISAID). La evidencia actualmente disponible no sugiere que sea más transmisible que otras variantes circulantes. El recombinante XE se está rastreando como parte de la variante Ómicron. Este recombinante se detectó por primera vez en el Reino Unido el 19 de enero y se informaron y confirmaron aproximadamente 600 secuencias hasta el 29 de marzo de 2022. Las primeras estimaciones sugieren que XE tiene una ventaja en la tasa de crecimiento comunitario de 1,1 (lo que representa una ventaja de transmisión del 10 %) como en comparación con BA.2; sin embargo, este hallazgo requiere confirmación adicional.

La tasa de evolución y el riesgo de aparición de nuevas variantes del SARS-CoV-2, incluidas las recombinantes, sigue siendo muy elevado. La implementación de estrategias de muestreo y secuenciación comunitarias continuas, integrales y representativas, junto con el intercambio oportuno de datos por parte de los Estados miembros, sigue siendo fundamental para rastrear y comprender el comportamiento del SARS-CoV-2 (ver WEU 85). La OMS continúa monitoreando y evaluando de cerca el riesgo para la salud pública asociado con las variantes recombinantes, junto con otras variantes del SARS-CoV-2, y proporcionará actualizaciones a medida que haya más evidencia disponible.

Emergencia de sublinajes y eventos de recombinación: evolución genética del SARS-CoV-2

2022-Abr-13-PHE-Resumen-Tecnico Sublinajes y recombinantes_VOC_Omicron

 

 

A %d blogueros les gusta esto: