Seleccionar página

Necesitamos una segunda vacuna de refuerzoPara ayudar a responder a la pregunta sobre si necesitamos una segunda vacuna de refuerzo, comparto traducción libre del artículo Do you need a second booster shot?, publicado en The Conversation por la científica Katelyn Jetelina, Profesor Asistente de Epidemiología, Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston.

Luego de revisar las últimas investigaciones, la autora concluye que, “existe una fuerte evidencia de que una cuarta dosis, o un segundo refuerzo, proporciona una protección significativa entre las poblaciones vulnerables, incluidas las personas mayores de 60 años. Por lo tanto, otro refuerzo es razonable para algunos grupos. Y aunque una cuarta dosis puede beneficiar a un grupo selecto, es mucho más importante que las personas reciban su primera, segunda y tercera dosis”. Yo concuerdo con esa opinión, por lo que recoomiendo que comencemos a poner una segunda vacuna de refuerzo en Panamá. Conozcamos los argumentos y los invito a la lectura de mis publicaciones sobre el tema en esta bitácora.

¿Necesitamos una segunda vacuna de refuerzo?

Antecedentes

A fines de marzo de 2022, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. autorizó una segunda inyección de refuerzo de las vacunas contra el COVID-19 para las poblaciones vulnerables de los EE. UU., una medida que poco después fue respaldada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Las personas mayores de 50 años y ciertas personas inmunocomprometidas que corren un mayor riesgo de enfermedad grave, hospitalización y muerte son elegibles cuatro meses después de recibir la vacuna de refuerzo inicial.

Una segunda inyección de refuerzo es equivalente a una cuarta dosis para las personas que recibieron una serie de ARNm de Pfizer-BioNTech o Moderna o una tercera dosis para quienes recibieron la vacuna Johnson & Johnson de una sola inyección.

En Israel, las personas en estas mismas categorías vulnerables comenzaron a recibir la cuarta dosis en enero de 2022. El Reino Unido recientemente comenzó a administrar una cuarta dosis para personas de 75 años o más y lo denominó «refuerzo de primavera«. En Alemania, los mayores de 60 años ahora son elegibles para una cuarta inyección de la serie de ARNm.

Las últimas recomendaciones han dejado a muchos preguntándose sobre la importancia de los refuerzos para la protección contra el COVID-19. ¿el efecto de la tercera dosis disminuye con el tiempo? ¿Es necesaria una cuarta dosis? ¿Qué pasa si has tenido una infección previa?

Después de revisar el creciente cuerpo de investigación sobre cómo cambia el sistema inmunitario con el tiempo después de cada dosis, está claro que otro refuerzo para las poblaciones vulnerables tiene un beneficio significativo con muy poco riesgo.

Eficacia de la vacuna tras la primera dosis de refuerzo

Existe evidencia clara de que una tercera dosis de la serie de ARNm, o la primera dosis de refuerzo, fue y sigue siendo fundamental para garantizar una respuesta inmunitaria sólida contra la variante ómicron para todos los grupos de edad. Esto se debe en parte a que la respuesta inmunitaria disminuye con el tiempo y también en parte a que ómicron ha demostrado ser parcialmente eficaz para evadir la inmunidad de las vacunas COVID-19 existentes y de infecciones previas.

Pero entonces la pregunta es: ¿Qué tan bien se mantiene la inmunidad del primer refuerzo con el tiempo?

Los mejores datos en tiempo real para seguir la eficacia de la vacuna a lo largo del tiempo se encuentran en el Reino Unido. La Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido actualmente tiene datos de seguimiento durante 15 semanas después de la tercera dosis o la primera vacuna de refuerzo. En su último informe, la eficacia de las vacunas contra la infección disminuye significativamente después de una tercera dosis. En el informe del Reino Unido, la efectividad de la vacuna contra la hospitalización se mantiene mucho mejor en comparación con la efectividad contra la infección. Pero incluso la protección contra la hospitalización está disminuyendo ligeramente con el tiempo. Si bien estos datos son esclarecedores, los datos de seguimiento de 15 semanas no son muy útiles en los EE. UU. porque muchos estadounidenses recibieron su tercera dosis hace hasta 24 semanas.

Un estudio reciente evaluó la durabilidad de una tercera dosis de Moderna después de seis meses. Los investigadores encontraron niveles decrecientes de anticuerpos neutralizantes seis meses después del refuerzo. Los CDC también encontraron una disminución significativa de la protección contra las visitas al departamento de emergencias y atención de urgencia cinco meses después del primer refuerzo. La efectividad de la vacuna contra la hospitalización disminuyó un poco, pero se mantuvo en gran medida cinco meses después del refuerzo.

Los estudios mencionados anteriormente combinaron todos los grupos de edad. Pero los investigadores saben que los adultos mayores no desarrollan una respuesta inmune tan duradera como las personas más jóvenes. Esto explica por qué las infecciones intercurrentes han ocurrido a una tasa mucho más alta entre las personas de 65 años en adelante. Un estudio reciente en The Lancet evaluó la durabilidad de una tercera dosis entre personas de 76 a 96 años. Los investigadores encontraron que la tercera dosis mejoró los anticuerpos neutralizantes, pero frente a ómicron, los anticuerpos aún disminuyeron sustancialmente después de un refuerzo.

Datos de la segunda dosis de refuerzo/cuarta toma

Ahora que Israel ha estado administrando una cuarta dosis durante varios meses, los investigadores tienen algunos datos en los que confiar para evaluar su eficacia. Hay tres estudios que se han publicado hasta ahora, uno que aún no ha sido revisado por pares.

En un estudio publicado en el New England Journal of Medicine, los científicos evaluaron las tasas de infección y enfermedad grave después de una cuarta dosis, o un segundo refuerzo, entre más de un millón de personas mayores de 60 años en Israel. Los investigadores encontraron que después de una cuarta dosis, la tasa de infección por COVID-19 era dos veces menor que después de una tercera dosis. Sin embargo, esta protección se desvaneció rápidamente después de seis semanas. También encontraron que la tasa de enfermedad grave era cuatro veces menor en comparación con quienes recibieron solo tres dosis. Sin embargo, es importante señalar que las hospitalizaciones entre ambos grupos fueron muy bajas.

Es importante destacar que otro estudio evaluó la efectividad de una cuarta dosis entre trabajadores de la salud más jóvenes en Israel. Los resultados confirmaron que los niveles de anticuerpos se redujeron significativamente cinco meses después de la tercera dosis. Lamentablemente, la eficacia de la cuarta dosis no fue diferente de la eficacia de una tercera dosis en esta población de trabajadores sanitarios más jóvenes. En otras palabras, es posible que no haya un beneficio significativo de un segundo refuerzo de la misma fórmula para poblaciones jóvenes y saludables.

Los investigadores llevaron a cabo un tercer estudio, uno que aún no ha sido revisado por pares, en un gran sistema de atención médica en Israel entre personas de 60 a 100 años. Entre 563.465 pacientes en el sistema de salud, el 58% recibió un segundo refuerzo. Durante el período de estudio, 92 personas que recibieron el segundo refuerzo murieron en comparación con 232 personas que recibieron solo el primer refuerzo. En otras palabras, el segundo refuerzo equivalió a una reducción del 78 % en las muertes en comparación con el primer refuerzo solo.

¿Qué sucede si tuvo una infección por COVID-19 con ómicron?

La combinación de estar vacunado y haber experimentado una infección por COVID-19 se denomina “inmunidad híbrida”. Más de 35 estudios han demostrado que la inmunidad híbrida ofrece una protección amplia y complementaria. Esto se debe a que la inmunidad de las vacunas se dirige a la proteína de punta, después de lo cual se diseñaron las vacunas COVID-19, y la inmunidad inducida por infección apunta de manera más amplia a todo el virus.

Por lo tanto, no es irrazonable omitir una segunda vacuna de refuerzo con una infección confirmada de ómicron. Esto no significa que las personas deban contraer SARS-CoV-2 a propósito, el virus que causa el COVID-19. Pero está claro que la inmunidad híbrida es un camino viable hacia la protección.

¿Necesitamos una segunda vacuna de refuerzo?: Conclusión

En resumen, existe una fuerte evidencia de que una cuarta dosis, o un segundo refuerzo, proporciona una protección significativa entre las poblaciones vulnerables, incluidas las personas mayores de 60 años. Por lo tanto, una segunda vacuna de refuerzo es razonable para algunos grupos. Y aunque una cuarta dosis puede beneficiar a un grupo selecto, es mucho más importante que las personas reciban su primera, segunda y tercera dosis. Recoomiendo que comencemos a poner una segunda vacuna de refuerzo en Panamá.

A %d blogueros les gusta esto: