Seleccionar página

Día Mundial de la Salud 2022Este año la OMS aprovechará la celebración del Día Mundial de la Salud 2022 para llamar la atención del mundo sobre las medidas urgentes que se necesitan para mantener la salud de los seres humanos y del planeta e incentivar un cambio para que las sociedades se preocupen del bienestar.

Mediante la campaña «Nuestro planeta, nuestra salud«, la OMS instará a los gobiernos y a la ciudadanía a que cuenten las medidas que están adoptando para proteger el planeta y su salud y para dar prioridad a las sociedades del bienestar. Comparto resumen de nota de prensa de la OMS y un listado de acciones que recomienda la OMS en este Día Mundial de la Salud 2022 y los invito a compartir sus historias sobre cómo estamos protegiendo nuestro planeta y nuestra salud.

Día Mundial de la Salud 2022: crisis climática y sanitaria

La OMS calcula que, cada año, se producen más de 13 millones de defunciones debidas a causas ambientales evitables, sin ir más lejos, a la crisis climática, que es la mayor amenaza para la salud a la que se enfrenta la humanidad. La crisis climática es también una crisis de la salud.

Nuestras decisiones políticas, sociales y comerciales están favoreciendo la crisis climática y sanitaria. Más del 90% de las personas respiran un aire insalubre que es consecuencia de la quema de combustibles fósiles. Debido al calentamiento del planeta, los mosquitos propagan las enfermedades más lejos y más rápido que antes. Los fenómenos meteorológicos extremos, la degradación del suelo y la escasez de agua están desplazando a las personas y afectando a su salud. La contaminación y los plásticos llegan hasta el fondo de nuestros océanos más profundos, de las montañas más altas, y se han abierto paso en nuestra cadena alimentaria. Los sistemas de fabricación de alimentos y bebidas muy transformados y poco saludables están impulsando una ola de obesidad, aumentando el cáncer y las enfermedades cardiacas, al tiempo que generan un tercio de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Aunque la pandemia de COVID-19 ha mostrado la capacidad curativa de la ciencia, también ha puesto de manifiesto las desigualdades de nuestro mundo. La pandemia ha evidenciado deficiencias en todos los ámbitos de la sociedad y ha hecho patente la necesidad urgente de forjar sociedades del bienestar sostenibles y comprometidas con la consecución de una salud equitativa, tanto ahora como para las generaciones futuras, sin sobrepasar los límites ecológicos. El planteamiento actual de la economía conduce a la distribución no equitativa de la renta, la riqueza y el poder, y hay demasiadas personas que siguen viviendo en situaciones de pobreza e inestabilidad. Las economías del bienestar deben velar por el bienestar de las personas, la equidad y la sostenibilidad medioambiental. Estos objetivos se han de plasmar en inversiones a largo plazo, presupuestos enfocados al bienestar, protección social y estrategias legales y fiscales. Para romper estos ciclos de destrucción del planeta y de la salud humana es necesario adoptar medidas legislativas, reformar las empresas y apoyar e incentivar a las personas para que tomen decisiones saludables.

Día Mundial de la Salud 2022: ¿Qué podemos hacer para proteger nuestro planeta y nuestra salud?

Gobiernos:

  • Priorizar el bienestar humano a largo plazo y la estabilidad ecológica en todas las decisiones.
  • Priorizar el bienestar en todos los objetivos empresariales, institucionales, sociales y ecológicos.
  • Mantener los combustibles fósiles bajo tierra. Detener las nuevas prospecciones y proyectos relacionados con combustibles fósiles y aplicar políticas de producción y uso de energías limpias.
  • Detener las subvenciones a los combustibles fósiles. Reinvertir dichas subvenciones en la salud pública.
  • Gravar a los contaminadores. Incentivar la reducción del carbono.
  • Aplicar las Directrices de la OMS sobre la calidad del aire.
  • Electrificar los establecimientos de atención de salud con energías renovables. 
  • Reducir los niveles de contaminación del aire para disminuir la carga de morbilidad derivada de los accidentes cerebrovasculares, las cardiopatías, el cáncer de pulmón y las enfermedades respiratorias tanto crónicas como agudas, incluida el asma.
  • Gravar los alimentos y bebidas altamente procesados con alto contenido en sal, azúcares y grasas no saludables.
  • Aplicar políticas para reducir el desperdicio de alimentos.
  • Reorientar las subvenciones agrícolas hacia la producción de alimentos sostenibles y saludables.
  • Construir ciudades con espacios verdes que promuevan la actividad física y la salud mental.
  • Comprométanse. Adopten el manifiesto verde de la OMS.
  • El tabaco contamina el planeta y nuestros pulmones. Crear ciudades libres de humo y gravar el tabaco.
  • Diseñar políticas de reducción de residuos y plásticos.
  • Integrar la salud mental y el apoyo psicosocial en la acción y las políticas climáticas para prepararse y responder mejor ante la crisis climática.
  • Colaborar con los líderes comunitarios, en particular con representantes de refugiados y migrantes, en las medidas de mitigación y adaptación frente al cambio climático y apoyar iniciativas dirigidas por comunidades de refugiados y migrantes en el ámbito local.

Empresas:

  • Apagar las luces después de la jornada de trabajo
  • Apoyar el teletrabajo cuando sea posible.
  • Eliminar los alimentos altamente procesados y envasados del lugar de trabajo.
  • Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus actividades.
  • Proteger, promover y apoyar la lactancia materna. La leche materna es un alimento saludable y sostenible para los bebés.
  • Garantizar el acceso de los trabajadores a agua potable.

Trabajadores y establecimientos de atención de la salud:

  • Apoyar los esfuerzos por reducir los residuos de la atención de salud.
  • Proporcionar alimentos locales y cultivados de forma sostenible y garantizar opciones alimentarias saludables reduciendo los refrescos y los alimentos altamente procesados y envasados en los establecimientos de salud.
  • Descarbonizar los establecimientos de salud.
  • Identificar oportunidades para ahorrar energía.
  • Garantizar agua limpia y segura en los establecimientos de salud.
  • Apoyar la compra de productos respetuosos con el medio ambiente que sean fácilmente reciclables o reutilizables.
  • Abogar por que la salud sea el centro de las políticas relativas al cambio climático.

Alcaldes:

  • Promover edificios energéticamente eficientes.
  • Fomentar el transporte público con bajas emisiones de carbono.
  • Promover la construcción de nuevos carriles para bicicletas y vías peatonales.
  • Proteger la biodiversidad, crear nuevos parques y jardines.
  • Adoptar fuentes de energía renovables para las actividades municipales.
  • Garantizar que los hogares con bajos ingresos y los establecimientos de salud tengan acceso a energía limpia y asequible.
  • Colaborar con la comunidad empresarial local para apoyar la sostenibilidad.
  • Regular la comercialización de alimentos y bebidas poco saludables en los espacios públicos.

Particulares:

  • Nuestro planeta, nuestra salud: comparta su historia.
  • Alce su voz, exija acciones climáticas para proteger su salud. 
  • Pase a la acción e inspire a otros: únase a nuestro plan de cinco puntos.
  • Vaya al trabajo a pie o en bicicleta al menos un día a la semana. Elija el transporte público.
  • Cámbiese a un proveedor de energía renovable; no caliente sus habitaciones a más de 21,5 °C, apague la luz cuando no esté en la habitación.
  • Compre alimentos frescos a productores locales y evite los alimentos y bebidas altamente procesados.
  • El tabaco es un producto letal y contaminante. Deje de consumir tabaco.
  • Compre menos plástico, utilice bolsas de la compra reciclables.

Más información sobre el Día Mundial de la Salud 2022

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: