Seleccionar página

¿Cómo vivir con el COVID-19?Para dar respuesta a la pregunta de cómo vivir con el COVID-19 comparto resumen de traducción libre del interesante artículo de Christina Pagel, Profesora de Investigación Operativa, y Directora de la Unidad de Investigación Operativa Clínica de la UCL; publicado en The Conversation con el título original en inglés “Eight changes the world needs to make to live with COVID”.

La autora señala de entrada, con suficientes argumentos que, cada vez más personas han estado pidiendo un regreso a la normalidad y, con la disminución de ómicron, los gobiernos están comenzando a actuar. Sin embargo, la verdad ineludible es que, a menos que el virus mute a una forma más leve, la vida «normal» a la que estamos regresando será en promedio más corta y más enferma que antes. En resumen, “el mundo anterior a 2020 ya no existe; es posible que queramos que exista, pero simplemente no existe”. Vayamos al resumen del artículo, no dejen de leer el artículo completo en su idioma original, y preparémonos para vivir con el COVID-19.

Cómo vivir con el COVID-19: introducción

  • Hemos agregado una nueva enfermedad importante a nuestra población. El COVID a menudo se compara con la gripe, como si agregar una carga equivalente a la gripe a una población estuviera bien, (¡no lo está!). De hecho, COVID ha sido y sigue siendo peor. La tasa de mortalidad por infección de COVID, la proporción de personas que mueren una vez que la contraen, fue inicialmente unas diez veces mayor que la de la gripe. Desde entonces, los tratamientos, las vacunas y las infecciones previas han reducido la tasa de mortalidad, pero aún es casi el doble que la de la gripe, y sí, esto sigue siendo válido para ómicron.
  • Luego, el impacto empeora porque COVID es mucho más transmisible. También tiene un impacto a largo plazo similar o peor en el corazón, los pulmones y la salud mental que otras enfermedades respiratorias, y una mayor tasa de síntomas a largo plazo. Las vacunas han sido increíblemente efectivas para reducir las enfermedades graves y la muerte, pero no son perfectas. Las nuevas variantes han puesto a prueba las defensas de las vacunas, y la protección contra infecciones y, en menor medida, enfermedades graves, disminuye después de unos meses.
  • Si bien es poco probable que perdamos toda la protección contra enfermedades graves y la muerte, el tipo de regreso a la normalidad que se intenta en países como el Reino Unido, Dinamarca y Noruega hará que muchas personas enfrenten reinfecciones repetidas de COVID en los próximos años. La gran mayoría se las arreglará, pero algunos morirán y más quedarán con problemas de salud duraderos. Muchas personas con enfermedades leves aún necesitarán ausentarse del trabajo o estudiar y, como hemos visto con ómicron, los efectos agregados pueden ser muy perjudiciales.

Cómo vivir con el COVID-19: ocho cambios clave que pueden reducir el impacto futuro de la enfermedad

De acuerdo con la autora, los últimos 150 años han visto grandes mejoras en la salud pública, con reducciones dramáticas en las muertes por desnutrición, enfermedades infecciosas, enfermedades ambientales, tabaquismo y accidentes de tránsito, por nombrar algunas.

Para problemas comunales hemos desarrollado soluciones comunales, desde vacunas hasta controles de contaminación, tabaquismo pasivo, conducción insegura y otros males. No hay nada normal en dar un vuelco a décadas de progreso simplemente aceptando una nueva enfermedad grave como COVID sin intentar mitigarla activamente. La buena noticia es que podemos mitigarlo. Podemos aceptar que el mundo ha cambiado y hacer adaptaciones en base a lo que hemos aprendido en los últimos dos años.

Aquí hay ocho cambios clave que pueden reducir el impacto futuro y ayudarnos a vivir con el COVID-19:

  1. El aire exterior es bastante seguro, así que hagamos que el aire interior se parezca lo más posible al aire exterior. Esto implicará una gran inversión en infraestructura para mejorar la ventilación y filtrar y limpiar el aire. Esto no es sencillo, pero tampoco lo era llevar agua limpia y electricidad a todos los hogares. Sabemos cómo hacerlo y será efectivo contra cualquier variante futura y cualquier enfermedad de transmisión aérea.
  2. Las vacunas siguen siendo cruciales. Necesitamos vacunar al mundo lo antes posible para salvar vidas y frenar la aparición de nuevas variantes. También debemos seguir trabajando para obtener vacunas que sean más duraderas y con más pruebas de variantes.
  3. Hemos aprendido que actuar cuanto antes es crucial para contener los brotes y prevenir la propagación a otros países. Por lo tanto, debemos invertir en la vigilancia global de nuevas variantes de COVID y otras nuevas enfermedades infecciosas.
  4. La mayoría de los países ya cuentan con vigilancia de rutina para enfermedades infecciosas graves (como la gripe y el sarampión) y planes para mitigar su impacto. Los países deben agregar la vigilancia permanente de las tasas de infección por COVID a los programas existentes, para realizar un seguimiento de cuánto circula COVID, dónde y en qué comunidades.
  5. Todavía sabemos muy poco sobre los impactos a largo plazo de la COVID, aunque sabemos que puede causar daños duraderos en los órganos y provocar una COVID prolongada. Necesitamos invertir en comprender, prevenir y tratar estos impactos.
  6. Muchos sistemas de salud ya estaban en apuros antes de que llegara el COVID y, desde entonces, la pandemia ha mermado aún más su resiliencia. Se necesita con urgencia invertir en sistemas de salud, particularmente en las temporadas de invierno, donde la carga adicional de COVID se sentirá con mayor intensidad.
  7. El COVID ha golpeado con más fuerza a los más desfavorecidos. Los que menos pueden permitirse el autoaislamiento también tienen más probabilidades de trabajar fuera del hogar, usar el transporte público y vivir en viviendas superpobladas, todos factores de riesgo para contraer el virus. La mayor exposición se combina con tasas de vacunación más bajas y peor salud entre los grupos desfavorecidos, lo que lleva a peores resultados si se infectan. Los países deben invertir más en la reducción de las desigualdades: en salud, vivienda, lugares de trabajo, pago por enfermedad y educación. Esto nos hará a todos más resistentes a futuros brotes y reducirá la mala salud y la muerte, no solo por COVID, sino también por todo lo demás.
  8. Finalmente, todavía habrá futuras olas de COVID; lo anterior simplemente reducirá su frecuencia y escala. Necesitamos tener un plan para lidiar con esto. Los excelentes sistemas nacionales de vigilancia ayudarán a identificar rápidamente un brote y a comprender cuántas enfermedades se están causando y cuánta inmunidad se está evadiendo, todo lo cual ayudará a adaptar una respuesta temporal adecuada. Una respuesta podría, por ejemplo, incluir la intensificación de las pruebas, la reintroducción de mascarillas y trabajar desde casa cuando sea posible.

Conclusión

Dichos planes deberían permitirnos evitar bloqueos prolongados y generalizados. Negarse a aprender a vivir con COVID-19 fingiendo que existe la vieja normalidad es, de hecho, el mayor riesgo para futuros bloqueos.

Necesitamos pasar de las etapas de negación y enojo del duelo y aceptar que el mundo ahora es diferente. Luego, podemos tomar el control y construir una forma de vida que esté diseñada para contener el virus mientras nos permite a todos, incluidos los clínicamente vulnerables, llevar una vida más libre y saludable.

A %d blogueros les gusta esto: