Seleccionar página

Uso de mascarillas en interioresPara contestar la pregunta ¿hasta cuándo vamos a mantener el uso de mascarillas en interiores?, comparto resumen de traducción libre de artículo de Huffpost.com titulado en inglés “5 Things COVID Experts Need To See Before They’ll Go Maskless At The Office”.

Complemento además con un breve resumen de la situación de la epidemia de COVID-19 en Panamá, a fin de que analicemos si cumplimos o no con esas cinco cosas que los expertos quieren ver antes de recomendar el levantamiento del uso de mascarillas en interiores.

De acuerdo con los autores, esta semana, los gobernadores de casi una docena de estados, incluidos California, Nueva York, Massachusetts, Connecticut y Nueva Jersey, dijeron que pronto levantarían o aflojarían los mandatos de uso de mascarillas en interiores, citando las tasas de vacunación contra la COVID-19, “el riesgo extremadamente bajo para los jóvenes”. ” y la reducción de tasas de hospitalización.

Pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. aún recomiendan que las personas usen mascarillas en áreas de alta transmisión del virus y en las escuelas, independientemente del estado de vacunación. Además, muchas empresas todavía requieren que los empleados usen mascarillas en la oficina.

Hemos recomendado y seguimos recomendando el enmascaramiento en áreas de transmisión alta y sustancial, que es esencialmente en todas partes del país en entornos públicos interiores”, dijo la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una entrevista el martes con la estación de radio WYPR de Maryland. “En este momento todavía tenemos alrededor de 290,000 casos todos los días, y nuestras tasas de hospitalización ahora son más altas de lo que eran incluso en el pico de nuestro aumento delta”.

Uso de mascarillas en interiores: opiniones de los expertos entrevistados por HuffPost

El HuffPost preguntó a los expertos en salud del COVID qué están considerando personalmente antes de decidir que pueden quitarse las mascarillas en el trabajo. Esto es lo que quieren ver primero:

Cuando hay poca transmisión del virus en su área, lo que podría ser pronto, pero definitivamente no es ahora.

  • Cada experto entrevistado por HuffPost dijo que la baja transmisión comunitaria es un factor que considerarán necesario antes de quedarse sin máscara en el trabajo. Ninguno tenía una fecha exacta de cuándo podría ser.
  • Incluso después de que se alcance una transmisión comunitaria baja, los empleados deben tener la mente abierta y estar preparados para volver a usar mascarillas si otra variante del coronavirus causa una nueva ola de infecciones. “Vamos a estar en esta situación de flujo y reflujo en la que es probable que aparezca otra variante. Cuando eso sucede, las personas deben ser ágiles y flexibles”.
  • Deborah Fuller, una microbióloga que trabaja en vacunas contra el coronavirus en la Universidad de Washington, estima que comenzaría a sentirse más cómoda sin máscara en el trabajo en abril o mayo, citando las proyecciones diarias de muerte e infección del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud que se esperan ser mucho menor en abril. Pero en este momento, las tasas de transmisión son altas. “Si entras en una habitación donde alguien tenía Ómicron y no tienes una máscara puesta, tienes la garantía de infectarte”, dijo Fuller.

Cuando los recursos del hospital no superan su capacidad y las terapias para el COVID son más fáciles de obtener.

  • “En los próximos meses, las tasas de casos disminuirán significativamente y será hora de tirar nuestras mascarillas”, dijo Lawrence Gostin, profesor de derecho de salud global en la Universidad de Georgetown. “Pero ahora no es un buen momento para contraer COVID-19. La razón es que los casos siguen siendo altos y nuestros hospitales están a plena capacidad, por lo que es posible que no obtengamos la mejor atención médica”.
  • En un artículo de febrero para JAMA Health Forum, una revista revisada por pares de la Asociación Médica Estadounidense, Gostin escribió que “puede ser demasiado pronto para pasar a una fase endémica de la pandemia mientras las hospitalizaciones relacionadas con Ómicron siguen siendo altas y las terapias efectivas son escasas”.
  • Hay una escasez nacional extrema de tratamientos efectivos que pueden evitar que tengamos enfermedades graves, hospitalizaciones e incluso la muerte”, dijo a HuffPost, citando la falta de acceso a anticuerpos monoclonales y píldoras antivirales orales. “Deberíamos seguir cuidando para evitar contagiarnos hasta que las condiciones sean más favorables. Es probable que eso suceda en los próximos meses, pero es demasiado pronto para dejar de lado las precauciones”.

Cuando sus compañeros estén completamente vacunados.

  • Syra Madad, epidemióloga de enfermedades infecciosas que trabaja para los sistemas hospitalarios de la ciudad de Nueva York, recomienda considerar lo que dicen los datos epidemiológicos locales sobre la tasa de transmisión y vacunación de COVID. “Si las tasas de vacunación son bajas, los casos son altos, los hospitales en su área aún están sobrecargados, debe continuar usando mascarillas en interiores”, dijo.
  • Para los trabajadores que no son de atención médica en la ciudad de Nueva York, por ejemplo, recomendó usar mascarillas en el interior hasta que los recuentos de casos de COVID disminuyan más. “Mi excepción es si estoy cerca de colegas que están completamente vacunados, entonces me sentiría cómodo sin máscara”, dijo Madad.
  • Por su parte, Mark Rupp, jefe de la división de enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Nebraska, dijo que las personas también deben mirar los números de vacunación en sus lugares de trabajo específicos, y señaló que las oficinas con «en algún lugar cercano a una tasa de vacunación del 90% están altamente protegidas«. “Con algunas de las variantes que estamos viendo, la vacunación no ha sido tan protectora contra la transmisión como nos gustaría”, dijo Rupp, señalando que esto es cierto para Ómicron.
  • Deborah Fuller, microbióloga que trabaja en vacunas contra el coronavirus en la Universidad de Washington, subrayó que, “incluso si todos los trabajadores de una oficina determinada están vacunados, es recomendable el uso de mascarillas por ahora debido a las altas tasas de transmisión”. Señaló que hay grupos vulnerables, como los niños que aún no pueden vacunarse y las personas mayores que no tienen una respuesta inmunológica fuerte a la vacuna, que podrían estar conectados con la burbuja laboral. “Puede tener un lugar de trabajo con una tasa de vacunación del 100% y el riesgo de que se transmita en el trabajo es bajo”, dijo, pero “este virus infecta a las personas vacunadas, y las personas vacunadas, incluso si son asintomáticas, podrían propagarse potencialmente eso al anciano inmunocomprometido del mercado”.
  • Además, agregó, enmascararse en el interior ayudará a que la pandemia se vuelva endémica antes. “Si mantenemos la diligencia, probablemente estemos a solo unos meses de que esto se vuelva endémico”, dijo. “El punto es que estamos ganando en este momento…. No disminuya la velocidad todavía; la línea de meta está justo ahí”.

Si tienen un alto riesgo de COVID grave.

  • Ciertas personas tienen un alto riesgo de enfermarse gravemente de COVID y deben seguir usando mascarillas en la oficina incluso cuando sus colegas estén vacunados y las tasas de transmisión sean más bajas, dijeron los expertos.
  • Gostin recomendó a las personas que, antes de quitarse la mascarilla, se pregunten «¿Cuál es mi nivel de vulnerabilidad, como la edad, las condiciones preexistentes y el estado de vacunación?«
  • Si bien la tolerancia al riesgo es personal, Madad dijo que el estado de salud es uno de los principales factores que deberían decidir si usa mascarilla en el trabajo. “Si está al día con sus vacunas y no tiene condiciones de salud subyacentes significativas que puedan colocarlo en la categoría de alto riesgo (es decir, inmunocomprometido), entonces su riesgo relativo es bajo”, dijo.

Cuando el personal está espaciado adecuadamente y la ventilación interior es fuerte.

  • Junto con factores como la transmisión comunitaria y las tasas de vacunación en el trabajo, Rupp dijo que sería importante conocer la calidad del sistema de ventilación y filtración en un edificio de oficinas antes de abandonar el uso de mascarillas.
  • Rupp dijo que alrededor de 8 a 10 cambios de aire por hora es una buena tasa para la ventilación de edificios interiores. Y si un edificio ha actualizado su sistema de filtración a los estándares MERV 15 o superior, “esto proporcionará un aire muy limpio a los ocupantes de ese espacio”, dijo.
  • Gostin dijo que también consideraría cuántas personas hay en el edificio antes de quitarse la mascarilla. “Me sentiría claramente incómodo al dejar de usar la mascarilla si estuviera rodeado de mucha gente, especialmente si no supiera su estado de vacunación”, dijo.

Uso de mascarillas en interiores: conclusión para Panamá

Aunque la epidemia de COVID-19 en Panamá da señales de comenzar a estar bajo control, como lo evidencia la disminución sostenida de casos, también realizamos menos pruebas diarias y mantenemos una elevado porcentaje de positividad de las pruebas, lo que evidencia que hay elevada circulación del virus.

  • Desde hace cuatro semanas reportamos un claro decrecimiento de los casos reportados semanalmente por 100 mil habitantes, disminuyendo de 1,653.4 la semana que terminó el 22 de enero a 386.5 la semana pasada.
  • Por otro lado, sigue siendo muy preocupante que las defunciones no muestren una clara tendencia al descenso, llegando a 2.7 por 100 mil habitantes en la semana pasada. Ambos indicadores están muy por encima de los promedios regionales, lo cual es doblemente preocupante.
  • La semana pasada realizamos 88,590 pruebas de laboratorio, equivalentes a 45,198 pruebas de laboratorio menos que la semana anterior, manteniendo un promedio que disminuyó a 12,655.7 pruebas diarias, lo que explica parcialmente la disminución de los casos reportados por día. La positividad promedio se mantiene por encima del 18% lo que indica que estamos lejos de controlar la epidemia y podemos tener en este momento, cerca de un millón de personas positivas que no lo saben y están esparciendo el virus.
  • Sobre la vacunación, aunque hemos aplicado un total de 7,394,247 dosis de vacunas contra la Covid-19, la cobertura de la población meta es de 81.8% con la primera dosis, lo que significa que 711,000 panameños solo tienen una dosis y no están protegidos; 72.6% dos dosis; 34.2% con refuerzo, lo que significa que 2.1 millones de panameños no están protegidos con su dosis de refuerzo, y 16.2% para niños entre 5 y 11 años. Este porcentaje no es suficiente para controlar la epidemia.

Es claro que no es la hora de cantar victoria porque los casos comienzan a disminuir. Si queremos controlar esta epidemia, es obligatorio redoblar la disciplina ciudadana para mantener el cumplimiento con las medidas de cuidado personal y colectivo y, lo más importante, aceptar las vacunas, ya sea que se trate de la primera, segunda dosis, o el refuerzo. ¡Cuida tu vida: usa tu mascarilla, evita las aglomeraciones, vacúnate, mantente sano y en forma!

 

A %d blogueros les gusta esto: