Seleccionar página

alta transmisibilidad de ÓmicronComparto resumen de publicación de The Economist referida a la alta transmisibilidad de Ómicron y sus posibles efectos. Es motivo de gran preocupación para toda la comunidad mundial y para los panameños. Estamos frente a una variante que se está extendiendo a un ritmo que no hemos visto con ninguna variante anterior, afectando hasta el día de ayer 77 países y es muy probable que se encuentre circulando en la mayoría de los países, incluso si aún no se ha detectado, porque no todos tenemos la capacidad de vigilancia genómica para detectar Ómicron, que tienen los países más desarrollados.

En ese contexto, lo pero que podemos hacer es pensar que Ómicron es una variante que solo produce casos leves. Como señaló recientemente el director de la OMS, no podemos subestimar a este virus, pues aunque cause una enfermedad más leve, la alta transmisibilidad de Ómicron producirá gran cantidad de casos que podría abrumar una vez más a los sistemas de salud que no están preparados».

¿Qué significa la alta transmisibilidad de Ómicron?

El su artículo titulado “What the spread of Ómicron means for the world?”, The Economist se refiere a la transmisibilidad de Ómicron en el planeta, subrayando de entrada que, en solo un par de semanas, Ómicron probablemente haya llegado a casi todos los países del mundo y ahora es la variante predominante en varios países, incluidos Gran Bretaña, Dinamarca, Noruega y partes del sur de África. Una propagación tan rápida no deja dudas de que Ómicron pronto reemplazará a Delta, la variante que actualmente causa la mayoría de los casos de COVID a nivel mundial.

Científicos del Imperial College de Londres explicaron lo que esto significa para el mundo en un par de estudios publicados el 16 de diciembre. Conozcámoslos.

  • El primer estudio reunió datos sobre la propagación de Ómicron en Gran Bretaña. Encontró que cada infección tiende a producir al menos tres más. Eso es similar a la velocidad a la que se propagaba el COVID en Europa en la primera ola de la pandemia a principios de 2020, antes de que las vacunas estuvieran disponibles o se impusieran contramedidas. A este ritmo, los casos se duplican cada dos días, una tendencia que rápidamente se convierte en una línea casi vertical cuando se colocan los casos diarios en un gráfico.
  • Que Ómicron pueda propagarse tan rápido en un país como Gran Bretaña, donde casi el 70% de la población está vacunada y millones han tenido COVID, se debe en gran parte a su asombrosa capacidad para evadir la inmunidad tanto de vacunas como de infecciones anteriores. Los investigadores encontraron que en Gran Bretaña un curso de dos dosis de la vacuna Pfizer o AstraZeneca fue, como máximo, 20% efectivo contra la infección por Ómicron. Haber tenido COVID en el pasado también fue de poca ayuda, ya que confiere solo un 19% de protección, mucho menos que el 85% contra Delta encontrado en otros estudios.
  • La aplicación de una tercera dosis (boosters), sin embargo, puede marcar una gran diferencia. Un tercer pinchazo con la vacuna de Pfizer después de un ciclo inicial de AstraZeneca o Pfizer tuvo una efectividad de entre el 55% y el 80% contra la infección por Ómicron.

Estos resultados fueron la base del segundo estudio realizado por el equipo del Imperial College y sus colegas en varios otros institutos.

  • En ese estudio, estimaron cómo los niveles de inmunidad en varios países (por infección previa o vacunación) resistirán a Ómicron. Ese análisis se basa en estimaciones sobre cuán protectores podrían ser las dosis de vacuna contra enfermedad grave y cómo esta protección, incluso con refuerzos, podría disminuir con el tiempo. Estas estimaciones vienen con mucha incertidumbre porque, por ahora, se derivan de datos sobre cómo los niveles de anticuerpos en la sangre se correlacionan con la protección contra el COVID. Los datos de casos reales de Ómicron en hospitales serán mucho más fiables para este tipo de análisis, pero no estarán disponibles hasta dentro de una semana más o menos (porque todavía no hay suficientes pacientes).
  • En total, el nivel de inmunidad de la población de un país disminuirá con el tiempo. Más cobertura de vacunación e infecciones lo empujarán hacia arriba. Pero, la protección menguante, incluida la de los impulsores, la empujará hacia abajo. Si los niveles de anticuerpos de los refuerzos disminuyen al mismo ritmo o a la mitad que el ciclo primario de vacunación, los investigadores calculan que después de 60 días, los refuerzos pueden tener una efectividad del 80-86% contra la COVID severa (y la necesidad de ingreso hospitalario) en una onda Ómicron. Eso es alentadoramente alto pero menor que el 97% de eficacia de Delta.

Luego, los investigadores utilizaron los datos sobre la transmisión de Ómicron y los perfiles inmunológicos nacionales para estimar el número de casos e ingresos hospitalarios que los países podrían esperar cuando se propague Ómicron.

  • Concluyen que es probable que la alta transmisibilidad de Ómicron ocasione la saturación de los hospitales en todos los países, con un pico de muertes e ingresos hospitalarios similares a los de oleadas anteriores, si no se establecen restricciones para ralentizar su propagación. Esta conclusión se mantiene incluso si la gravedad de la enfermedad causada por Ómicron es un tercio de la gravedad de Delta.

Sin embargo, el uso inteligente de terceras dosis (refuerzos) puede salvar vidas y aliviar la presión sobre los hospitales. Los modelos predicen cuál podría ser el efecto en tres tipos de países.

  • En países con infecciones generalizadas en el pasado y donde la mayoría de las personas ya han recibido un ciclo de vacunación de dos dosis (como los Estados Unidos y gran parte de Europa occidental), los refuerzos administrados a personas mayores de 60 años podrían reducir en un 25% el total número de muertes por COVID ocurridas en 2021-2022 en comparación con un escenario sin refuerzos. Este es claramente nuestro caso.
  • En los países donde el despliegue de la vacuna ha sido lento y las tasas de infección en las ondas COVID pasadas eran altas (como la mayoría en África), el impacto de Ómicron se verá mitigado por la inmunidad parcial inducida por las ondas Delta recientes. En tales países, la administración de refuerzos a las personas mayores, en lugar de usarlos para un ciclo primario de vacunación en grupos más jóvenes, sería más eficiente, lo que llevaría a un 5-15% menos de muertes en general.
  • El tercer grupo de países son los países con «cero COVID» que mantuvieron bajas las tasas de infección durante la pandemia (incluidos China, Australia y Nueva Zelanda). Las tasas de vacunación son altas, pero el uso de refuerzos no lo es. Estos países se enfrentan a una elección complicada. Incluso si se abren después de dar refuerzos a personas mayores de 60 años, aún tendrán grandes epidemias, comparables a las experimentadas en otros países. Pero retrasar la reapertura hasta que se administren refuerzos a toda su población para crear una capa fuerte de inmunidad tomaría meses, y se prevé que dé como resultado un peor resultado porque para entonces la eficacia del refuerzo habría disminuido en los grupos de mayor riesgo.

Finalmente la publicación de The Economist manifiesta que estas predicciones podrían cambiar en las próximas semanas a medida que se aclare la gravedad de los casos de COVID de Ómicron. Si las personas limitan sus contactos, se aplanará la curva de casos y pacientes en los hospitales. Sin embargo, por ahora, la mayoría de los países con ondas Ómicron inminentes tienen que tomar algunas decisiones difíciles.

Todas las publicaciones de The Economist relativas a la pandemia, están disponibles en coronavirus hub. También puede encontrar el seguimiento del lanzamiento mundial de vacunas, el exceso de muertes por país y la propagación del virus en Europa.

Conclusión y recomendaciones

Para nosotros, que tenemos un gran flujo diario de ingreso de pasajeros de todo el mundo, el cual no podemos detener y que enfrentamos un repunte de casos de COVID-19; esta alta transmisibilidad de Ómicron significa que debemos iniciar lo antes posible la aplicación de la 3ra dosis a partir de los 18 años, redoblar el cumplimiento con las medidas de protección no farmacológicas (mascarilla, distanciamiento, higiene, etc.), y, no menos importante, fortalecer la capacidad de resolución del sistema sanitario, para la atención hospitalaria y de cuidados intensivos.

Como señaló recientemente el director de la OMS “los países pueden y deben prevenir la propagación de Ómicron con medidas que funcionan hoy. No son vacunas en lugar de mascarillas. No son vacunas en lugar de distanciamiento. No son vacunas en lugar de ventilación o higiene de manos. Hágalo todo. Hágalo de manera consistente. Hágalo bien«.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: