Seleccionar página

tercer año de pandemiaEn el mundo comenzó hoy el tercer año de pandemia y el panorama luce menos incierto y más alentador que cuando comenzamos este recorrido que ha causado 253 millones de casos y cinco millones de defunciones, amén de las enormes pérdidas económicas, y una grave lesión al tejido social y familiar en todos los países.

Para los panameños, guardando las proporciones, ha sido un período de mucho sufrimiento, angustia y desesperación. Hasta el día de ayer habíamos acumulado un total de 475,166 casos de COVID-19 y 7,349 muertes por esta enfermedad. Aunque ambos indicadores son muy inferiores a los promedios regionales, no deja de ser preocupante, lo que nos obliga a subrayar la necesidad de no bajar la guardia en el cumplimiento de las medidas de bioseguridad y redoblar el esfuerzo del programa de vacunación, a fin de llegarle muy pronto, a todas las personas que están pendientes, tanto de la primera, segunda y ahora, tercera dosis.

¿Qué podemos esperar en el tercer año de pandemia?

Aunque para nosotros el primer caso fue diagnosticado en marzo de 2020, nunca podremos descartar que el virus ya estaba circulando en el territorio desde diciembre de 2019, por lo que, para fines prácticos, el 2022 marcará también para nosotros el tercer año de pandemia. ¿Qué podemos esperar?

La opinión de la comunidad científica citada recientemente en un artículo de The Economist, es que, “en los países más ricos y bien vacunados del mundo, el año tres de la pandemia será mejor que el año dos, y el COVID-19 tendrá un impacto mucho menor en la salud y las actividades cotidianas”. Esto es así porque es evidente que, “las vacunas han debilitado el vínculo entre casos y muertes en países”. No obstante, subrayan, “en los países más pobres, menos vacunados o ambos, los efectos nocivos del virus persistirán y surgirá una disparidad de resultados entre países ricos y pobres”. En ese contexto, la Fundación Gates, una de las organizaciones benéficas más grandes del mundo, predice que “los ingresos promedio volverán a sus niveles anteriores a la pandemia en el 90% de las economías avanzadas, en comparación con solo un tercio de las economías de ingresos bajos y medios”.

Este panorama se aplica completamente a nuestro país, donde estamos en caminados a controlar la epidemia, gracias al cumplimiento de la población con las medidas de seguridad personal y colectiva y con el desarrollo de un exitoso programa de vacunación que hasta el día de ayer ha aplicado 5,936,883 dosis contra la Covid-19; de los cuales 3,066,898 son primera dosis; 2,725,344 son segunda dosis; 5,678 tercera dosis y 138,963 son de refuerzo. La cobertura de la población meta, que es a partir de los 12 años, es de 88.8% con primera dosis y 78.9% con segunda dosis. En ese contexto, por 20 semanas consecutivas mantenemos una clara tendencia a la disminución de los casos y defunciones semanales reportados por cien mil habitantes en esta epidemia de COVID-19 en Panamá.

En el terreno económico, nuestros indicadores muestran que en el segundo trimestre de 2021 el producto interno bruto (PIB) de Panamá incrementó en un 40,4% en comparación con el mismo periodo de 2020, cuando hubo una caída del 17,9% en el PIB, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC). Este año el país se ha recuperado alrededor de un 8% a 12%, es decir que las cifras apuntan a que la economía nacional se estabiliza más rápido de lo esperado. Se prevé que para 2022 habrá un crecimiento del 8,2% del PIB en el istmo. Pero no podemos perder de vista que el nuestro es un país donde prevalece una gran desigualdad, por lo que esos indicadores no benefician a todos por igual.

Por eso preciosamente es que, no podemos perder de vista, como señala la comunidad científica mundial, que, en nuestro planeta no estaremos todos a salvo hasta que todos no estén vacunados. “Aunque el suministro de vacunas aumentó en el último trimestre de 2021, muchos países permanecerán subvacunados durante gran parte de 2022, como resultado de las dificultades de distribución y la vacilación de las vacunas. Esto dará lugar a tasas más altas de muerte y enfermedad y una recuperación económica más débil”.

Sobre vacunas y tratamientos

Por otro lado, sobre este asunto del acceso a las vacunas y tratamientos en el tercer año de pandemia agrega The Economist

es muy probable que las dosis de refuerzo se utilicen más ampliamente en 2022 a medida que los países comprendan cuándo son necesarias, sobre todo en un escenario caracterizado por la aparición de nuevas variantes. En todo caso, agregan los expertos, las vacunas actuales y las versiones modificadas se utilizarán como refuerzos, mejorando la protección contra las variantes.

La vacunación de niños también se expandirá, en algunos países, a niños de tan solo seis meses. Cuando la vacilación ante las vacunas dificulta que los gobiernos alcancen sus objetivos, se inclinarán a dificultar la vida de los no vacunados, exigiendo pasaportes de vacunas para asistir a ciertos lugares y haciendo que la vacunación sea obligatoria para grupos como los trabajadores de la salud.

La inmunidad y los tratamientos pueden estar lo suficientemente extendidos a mediados de 2022 como para reducir el número de casos y reducir el riesgo de nuevas variantes. En este punto, el virus se volverá endémico en muchos países. Pero aunque las vacunas existentes pueden suprimir el virus, se necesitan nuevas para cortar la transmisión.

Por su parte, Moderna, un fabricante de vacunas basadas en tecnología mRNA dice que su empresa está trabajando en una vacuna «multivalente» que protegerá contra más de una variante del COVID-19. Más allá de eso, está buscando una vacuna «pan-respiratoria» que combine protección contra múltiples coronavirus, virus respiratorios y cepas de influenza.

Otras innovaciones en las vacunas COVID-19 incluirán formulaciones liofilizadas de mRNA jabs y vacunas que se administran mediante parches cutáneos o por inhalación. Las vacunas de mRNA liofilizadas son fáciles de transportar. A medida que aumente el suministro de vacunas en 2022, las basadas en mRNA serán cada vez más preferidas, porque ofrecen niveles más altos de protección. Eso debilitará el mercado global de vacunas menos efectivas, como las chinas.

En los países ricos también se centrará más en los tratamientos con anticuerpos para las personas infectadas con COVID-19. Estos países dependerán más de cócteles como los de Regeneron o AstraZeneca.

Los más prometedores de todos son los nuevos medicamentos antivirales. Pfizer ya está fabricando «cantidades significativas» de su inhibidor de proteasa. En Estados Unidos, el gobierno acordó comprar 1,200 millones de cursos de un medicamento antiviral que está desarrollando Merck, conocido como molnupiravir. Esto ha demostrado su eficacia en ensayos, y la compañía lo ha autorizado para una producción asequible y generalizada.

Hay muchos otros antivirales en proceso. Es probable que los medicamentos antivirales que se pueden tomar en forma de píldora, después del diagnóstico, se conviertan en éxitos de taquilla en 2022, ayudando a que el covid-19 sea una enfermedad cada vez más tratable. Eso conducirá, a su vez, a nuevas preocupaciones sobre el acceso desigual y el uso indebido que fomenta cepas resistentes.

El mayor riesgo para esta perspectiva más optimista es la aparición de una nueva variante capaz de evadir la protección que brindan las vacunas existentes. El coronavirus sigue siendo un enemigo formidable.

Conclusión obligada

Si mantenemos la disciplina ciudadana, la trazabilidad, las medidas de salud pública, el exitoso programa de vacunación y la capacidad del mejor tratamiento oportuno; la epidemia de COVID-19 tendrá un impacto mucho menor en la salud y las actividades cotidianas durante el tercer año de pandemia. Para ello deberemos garantizar los recursos financieros suficientes para la compra de oportuna de vacunas y tratamientos y los equipos que hagan falta.

No menos importante será la gestión efectiva y transparente de los procesos relacionados con el control de la epidemia y la promoción, en los foros internacionales, del acceso a las vacunas y tratamientos para todos los habitantes del planeta.

.

A %d blogueros les gusta esto: