Seleccionar página

Pildoras antivirales contra el COVID-19Comparto con ustedes un resumen de traducción libre de artículo de la revista científica NATURE el cual ofrece información sobre las píldoras antivirales contra el COVID-19, y como siempre, recomiendo la lectura completa del artículo original titulado COVID antiviral pills: what scientists still want to know.

De acuerdo con NATURE “llegó la temporada de los antivirales. En poco más de un mes, se descubrió que dos medicamentos antivirales, ambos capaces de tomarse en forma de píldora, redujeron las hospitalizaciones y muertes por COVID-19 en ensayos clínicos de personas tratadas poco después de su infección inicial”. Vayamos sin más preámbulos al contenido.

El artículo se refiere a dos píldoras antivirales contra el COVID-19: Lagevrio (molnupiravir) y Paxlovid, y señala de entrada que, “si los resultados obtenidos en el laboratorio se mantienen en el mundo real, los medicamentos podrían cambiar las reglas del juego para la pandemia. Las opciones antivirales anteriores contra COVID-19 eran caras y debían administrarse en un hospital. Los nuevos medicamentos son moléculas pequeñas y se pueden tomar en casa. “Serían relativamente baratos de fabricar”, afirma el director ejecutivo de Medicines Patent Pool, una organización respaldada por las Naciones Unidas con sede en Ginebra, Suiza, que trabaja para aumentar el acceso a los medicamentos. «Para grandes partes del mundo que no tienen una buena cobertura de vacunas, esto es realmente una bendición«.

Pero se sabe poco sobre qué tan bien funcionarán los medicamentos y qué tan fácilmente se podrían usar en los lugares que más los necesitan. A continuación un resumen de las respuestas de los expertos entrevistados por NATURE. Nos ofrecen cinco factores clave que podrían determinar cómo los nuevos antivirales COVID-19 dan forma al curso de la pandemia.

¿Qué tan efectivos son los nuevas píldoras antivirales contra el COVID-19?

A juzgar por los comunicados de prensa, ambos medicamentos pueden reducir las hospitalizaciones, y potencialmente también las muertes, por COVID-19 cuando se administran poco después de que la infección se afianza. Pero hasta que se publiquen los informes completos de los ensayos clínicos, faltan algunos detalles cruciales.

Los investigadores analizarán las edades y etnias de los que se inscribieron en los ensayos, y cualquier otra condición de salud que tuvieran. Debido a que los medicamentos antivirales a menudo deben administrarse temprano en el curso de una infección para que funcionen de manera efectiva, deben buscarse más detalles sobre cuándo se administraron los medicamentos en los ensayos y cómo esos tiempos se correlacionaron con la eficacia. Esa información proporcionará una idea de cuándo se cierra la ventana de oportunidad para el tratamiento. Ninguno de los ensayos tuvo suficientes participantes para poder extraer conclusiones firmes sobre la capacidad de los fármacos para prevenir muertes, pero no se produjeron muertes en sus brazos de tratamiento.

Al final, la combinación de vacunas y medicamentos antivirales podría convertirse en una herramienta poderosa para controlar los brotes. Por ejemplo, si surge una variante preocupante del coronavirus en una región específica, los que tienen más probabilidades de verse afectados podrían recibir un medicamento antiviral para complementar la inmunidad de las vacunas. Esto podría reprimir el virus y prevenir su propagación. Abre algunas posibilidades nuevas para la forma en que pensamos sobre el control.

¿Son seguras estas píldoras antivirales?

Tanto Pfizer como Merck han informado que los participantes del estudio toleraron bien sus antivirales y que los posibles efectos secundarios eran menores. Pero ambos medicamentos tienen características que podrían limitar quién podría tomarlos.

El molnupiravir actúa introduciendo mutaciones en el genoma viral durante la replicación viral. Un metabolito de la droga es recogido por una enzima viral llamada ARN polimerasa dependiente de ARN y se incorpora al genoma viral, lo que eventualmente causa tantos errores que el virus ya no puede sobrevivir. Las células humanas tienen un genoma de ADN, en lugar de ARN, pero algunos estudios de laboratorio han sugerido que el molnupiravir también podría causar mutaciones en el ADN humano.

Por su parte, Paxlovid actúa inhibiendo una enzima necesaria para procesar algunas proteínas virales en su forma funcional final. Pero el medicamento es una combinación de un antiviral y otro medicamento llamado ritonavir, que ayuda a evitar que las enzimas del hígado descompongan el antiviral antes de que tenga la oportunidad de desactivar el coronavirus. El ritonavir, un componente de algunos cócteles para el tratamiento del VIH, puede afectar la forma en que el cuerpo metaboliza otros medicamentos. No se debe administrar una amplia gama de medicamentos con él, incluidos algunos que se usan comúnmente para tratar afecciones cardíacas, inhibir el sistema inmunológico y reducir el dolor.

¿Funcionarán los medicamentos contra variantes preocupantes?

En teoría, los fármacos deberían ser eficaces contra variantes conocidas de coronavirus, incluida la variante Delta altamente transmisible. Estas variantes se caracterizan principalmente por mutaciones en la proteína de pico viral y otras regiones que son el objetivo del sistema inmunológico y de las vacunas.

Los objetivos de molnupiravir y Paxlovid son diferentes, pero los investigadores aún deberán demostrar que los medicamentos funcionan contra variantes. Merck ha realizado estudios de laboratorio que indican que el molnupiravir es eficaz contra Delta y otras variantes, incluida la variante Beta, que se identificó por primera vez en Sudáfrica.

Otra preocupación es que la forma en que molnupiravir genera mutaciones en el genoma del coronavirus podría conducir a la aparición de una nueva variante preocupante. Aunque esto es teóricamente posible, es poco probable. Los estudios de laboratorio han demostrado que el molnupiravir genera un grupo de mutaciones en cada genoma viral, y cuantas más mutaciones acumula el genoma, mayor es la probabilidad de que una de ellas debilite el virus.

¿Podría el coronavirus volverse resistente a los antivirales?

La resistencia a los medicamentos es un problema familiar y es la razón por la que algunas infecciones virales, como el VIH y la hepatitis C, se tratan con combinaciones de antivirales.

Hasta ahora, molnupiravir y Paxlovid se han probado solo como terapias únicas. Un análisis del 5 de noviembre realizado por la firma de análisis e información científica Airfinity en Londres encontró solo 16 ensayos combinados de terapias COVID que tienen como objetivo inscribir a más de 100 participantes. Ninguno involucró molnupiravir o Paxlovid; la mayoría de las combinaciones probadas con el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina, un medicamento que ha fallado repetidamente cuando se probó como agente único en ensayos clínicos rigurosos contra COVID-19.

Será importante observar a las personas que no responden al molnupiravir o Paxlovid, para averiguar si la resistencia viral es un factor. Los investigadores también deben monitorear de cerca a las personas que reciben los medicamentos y tienen sistemas inmunológicos debilitados. Debido a que las infecciones pueden durar más en estas personas, podría haber más oportunidades para que surja la resistencia.

¿Quién podrá acceder a las nuevas píldoras antivirales contra el COVID-19?

Merck ha firmado un acuerdo con Medicines Patent Pool para proporcionar las licencias de propiedad intelectual necesarias para producir molnupiravir en países de ingresos bajos y medianos. Varias empresas de medicamentos genéricos ya han comenzado a fabricar el medicamento.

Gore dice que el grupo de patentes está en conversaciones con Pfizer. Ambas empresas se han comprometido a establecer precios por niveles para permitir que los países de ingresos bajos y medianos paguen menos por los medicamentos que los países más ricos.

Pero la propiedad intelectual no es la única barrera de acceso. Otra preocupación son las pruebas: la administración de antivirales al principio del curso de una infección significa que los países necesitarán un amplio suministro de pruebas de COVID-19. Hay una gran brecha en las pruebas en algunos países. No queremos que alguien recete esto si alguien tiene síntomas similares al COVID, pero resulta ser la gripe, no el COVID-19″.

Mientras tanto, los países ricos ya están realizando grandes pedidos de medicamentos, lo que genera preocupaciones de que sus existencias absorban suministros y limiten el acceso en otras partes del mundo. Bien puede ocurrir lo que ha pasado con las vacunas.

 

A %d blogueros les gusta esto: