Seleccionar página

dosis adicionales de vacunas COVID-19Ahora que en muchos países, incluido el nuestro, se está considerando aplicar dosis adicionales de vacunas COVID-19, no son pocos los que se preguntan: ¿cuáles serán los efectos secundarios de una inyección de refuerzo? ¿Existe un riesgo mayor o menor de un evento adverso, en comparación con los regímenes anteriores?

Algunas respuestas preliminares a esas preguntas me las encontré en un artículo de STATNEWS.COM titulado originalmente en inglés: How the risk of side effects could change with Covid-19 vaccine boosters?, cuya lectura completa recomiendo. Y noten que subrayo “preliminares”, porque la aplicación de dosis adicionales de vacunas COVID-19 aún no es una práctica mundialmente aceptada, y por lo tanto, la cantidad de información disponible sobre el tema es muy limitada para pronosticar lo que sucederá.

En todo caso, consideré importante hacer una traducción libre del artículo y compartir con ustedes un breve resumen, complementando con información que ofrecen la OPS y los CDC sobre el tema. Eso sí, subrayo de entrada que, «es muy poco probable que después de recibir cualquier vacuna, incluida la vacuna contra el COVID-19, se produzcan efectos secundarios graves que causen un problema de salud a largo plazo, y siempre los beneficios superarán con creces los riesgos».

De acuerdo con los expertos entrevistados por STATNEWS, las vacunas Covid-19 son abrumadoramente seguras y notablemente efectivas. Pero a medida que las inyecciones llegaron a millones de personas a fines del año pasado, los investigadores descubrieron algunos efectos secundarios a veces graves, que eran tan raros que los ensayos clínicos que llevaron a las autorizaciones de las inyecciones, incluso con decenas de miles de participantes, no pudieron descubrirlos. Los investigadores no comprenden completamente las causas fundamentales de algunos de los efectos secundarios, pero también han informado que el riesgo de algunos de ellos, incluidos ciertos problemas de coagulación de la sangre y el corazón, es mucho mayor después de una infección por COVID-19 en sí misma que después recibir una vacuna COVID-19. Lo anterior me hace suponer que los posibles efectos secundarios tras la aplicación de dosis adicionales de vacunas COVID-19, también sería menor que los efectos de la enfermedad.

La publicación enfatiza que, pronto tendremos más información sobre este asunto de los posibles efectos secundarios tras la aplicación de dosis adicionales de vacunas COVID-19; pues Israel y algunos países europeos están por delante de Estados Unidos y América Latina en la aplicación de dosis adicionales de vacunas COVID-19. Por ejemplo, un estudio que analizó los primeros días de la campaña de refuerzo de Israel, en el que se administró otra dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech a personas de 60 años o más, no pareció generar nuevos problemas de seguridad. Y las declaraciones de las empresas sobre sus pequeños estudios de refuerzos han indicado características de seguridad similares a las dosis anteriores.

¿Qué dice la OPS sobre los efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19?

A estas alturas de la lectura, es evidente que no tenemos información suficiente para afirmar cuáles son los efectos secundarios que se pueden presentar tras la administración de dosis adicionales de vacunas COVID-19. Sin embargo, sí que podemos proponer como hipótesis, que pueden ser los mismos que se han presentado tras las primeras dosis. Veamos qué nos dice la OPS al respecto. En tal sentido, la OPS pone de relieve que, “las vacunas contra la COVID-19 son inocuas y previenen la aparición de síntomas graves y la muerte por esta enfermedad. Algunas personas presentan síntomas leves tras la vacunación, lo cual indica que su organismo está adquiriendo inmunidad”. Y no olvidemos que, nuestras autoridades nacionales de salud y los organismos internacionales, entre ellos la OMS, hacen un seguimiento atento del uso de estas vacunas a fin de detectar posibles efectos adversos inesperados.

Por qué es normal presentar efectos secundarios leves tras ser vacunado

  • Las vacunas están concebidas para conferir inmunidad sin correr el riesgo de presentar la enfermedad contra la que protegen. Tras vacunarse, algunas personas presentan síntomas de leves a moderados que se deben a que su sistema inmunitario está haciendo que su organismo reaccione de una determinada manera, por ejemplo, aumentando la circulación de la sangre para que se distribuyan más células inmunitarias y aumentando la temperatura corporal para matar más fácilmente a los virus”.
  • Estos efectos de leves a moderados, como febrícula o dolores musculares, son normales y no deben causar alarma, pues indican que el sistema inmunitario está respondiendo a la vacuna o, más concretamente, al antígeno (es decir, la molécula que desencadena la respuesta inmunitaria) y de que se está preparando para luchar contra el virus. Por lo general, los efectos secundarios desaparecen espontáneamente a los pocos días”.

Efectos secundarios habituales de las vacunas contra la COVID-19

  • Como cualquier vacuna, las que protegen contra la COVID-19 pueden causar efectos secundarios, la mayoría de los cuales son leves o moderados y desaparecen espontáneamente a los pocos días. Los resultados de los ensayos clínicos muestran que también pueden aparecer efectos secundarios más graves o duraderos. En cualquier caso, siempre se mantiene una vigilancia para detectar cualquier efecto adverso”.
  • Algunos de los efectos secundarios típicos son dolor en el lugar de inyección, fiebre, cansancio, cefaleas, mialgias, escalofríos y diarrea. La probabilidad de que ocurran varía en función de cada vacuna”.

Y tengamos bien presente que, las vacunas contra la COVID-19 protegen solamente contra el virus SARS-CoV-2, por lo que es importante mantener también un buen estado de salud.

Efectos adversos menos frecuentes

Cuando se vacuna a una persona, es posible que se le pida esperar de 15 a 30 minutos en el lugar de vacunación para que pueda ser atendida por trabajadores de la salud en caso de que presente alguna reacción inmediata. Las personas vacunadas deben avisar a los profesionales sanitarios de cualquier efecto secundario inesperado o de otros problemas de salud tras la vacunación, por ejemplo, los efectos secundarios que duren más de tres días. Uno de los efectos secundarios menos frecuentes que se han notificado con las vacunas contra la COVID-19 son las reacciones alérgicas graves (como casos de anafilaxia); sin embargo, esta reacción es muy infrecuente”.

¿Qué dice el CDC sobre los efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19?

Finalmente, el CDC señala que, “la vacunación contra el COVID-19 ayudará a protegerlo de contraer el COVID-19. Es posible que experimente efectos secundarios, los cuales son signos normales de que su organismo está generando protección. Estos efectos secundarios pueden afectar su capacidad de realizar sus actividades diarias, pero deberían desaparecer al cabo de pocos días. Algunas personas no sufren efectos secundarios”.

Es muy poco probable que después de recibir cualquier vacuna, incluida la vacuna contra el COVID-19, se produzcan efectos secundarios graves que causen un problema de salud a largo plazo. El monitoreo de la vacunación ha demostrado históricamente que los efectos secundarios generalmente ocurren dentro de las seis semanas posteriores a la administración de la vacuna. Por este motivo, la FDA exigió que cada una de las vacunas autorizadas contra el COVID-19 fuera estudiada por al menos dos meses (ocho semanas) luego de administrar la dosis final”.

 

A %d blogueros les gusta esto: