Seleccionar página

Está disminuyendo la protección de las vacunasCada día son más las personas que se preguntan si disminuye la protección de las vacunas y necesitaremos una dosis de refuerzo para protegernos efectivamente de la altamente transmisible variante Delta del SARS-CoV-2, causante del aumento de casos reportados en personas completamente vacunadas, o acaso estará causando la actual situación, el relajamiento de las medidas de salud pública por parte de la población vacunada que se siente totalmente protegida contra el contagio, a pesar de que se ha demostrado hasta la saciedad que,  No existe una vacuna que proporcione el 100% de protección para ninguna enfermedad.

En todo caso, para contestar la pregunta original: ¿disminuye la protección de las vacunas?, comparto con ustedes un resumen de la traducción libre del reciente artículo escrito por Gretchen Vogel en la revista científica SCIENCE titulado originalmente en ingles Do Delta ‘breakthroughs’ really mean vaccine protection is waning, and are boosters the answer?, y recomiendo su lectura completa en el idioma original. Es un artículo largo pero sumamente interesante. Disfrútenlo hasta el final.

De acuerdo con la autora, “cuando las vacunas se lanzaron a principios de este año, la pandemia de coronavirus pareció desaparecer casi por arte de magia en algunos países. Pero ahora, a medida que aumentan las infecciones de Delta en países altamente vacunados que alguna vez parecían tener COVID-19 controlado, incluidos Israel y el Reino Unido, muchas personas completamente vacunadas se preguntan qué tan protegidas están realmente. Aunque la mayoría de los datos todavía muestran que las vacunas son muy efectivas para prevenir enfermedades graves y la muerte, las esperanzas iniciales de que también podrían sofocar la transmisión y prevenir por completo las infecciones «irruptivas» en las personas vacunadas se han evaporado. Lo que es incierto es en qué medida las tendencias reflejan una posible disminución de la inmunidad inducida por la vacuna frente a la naturaleza extraordinariamente infecciosa de la variante Delta, y si ahora se justifica el uso generalizado de refuerzos”. A continuación, la autora aborda algunas de las preguntas clave sobre vacunas en esta nueva etapa de la pandemia dominada por el Delta.

¿Disminuye la protección de las vacunas?

“La eficacia de la protección de las vacunas desciende con Delta. Eso es indiscutible”, dice Leif Erik Sander, experto en enfermedades infecciosas del Hospital Universitario Charité de Berlín. Pero la cantidad exacta que desciende es diferente entre los estudios. Veamos los siguientes resultados:

  • En un informe de esta semana que analiza informes semanales sobre residentes de hogares de ancianos en los Estados Unidos, los investigadores encontraron que las vacunas de ARN mensajero (ARNm) fabricadas por Pfizer y Moderna tenían una eficacia contra todas las infecciones que iba del 75% antes de Delta al 53% después. se hizo cargo. (La variante representa más del 90% de los casos en EE. UU. Ahora).
  • Por otro lado, un gran estudio del Reino Unido, publicado ayer como preimpresión, utilizó la Encuesta de Infección COVID-19 de la Oficina de Estadísticas Nacionales, que evalúa regularmente a más de 300,000 personas seleccionadas al azar en todo el Reino Unido. El estudio comparó el número de participantes de la encuesta completamente vacunados y no vacunados que dieron positivo al SARS-CoV-2 durante dos períodos de tiempo: diciembre de 2020 hasta el 16 de mayo, cuando dominó la variante Alfa, y del 17 de mayo al 1 de agosto, cuando Delta fue dominante. Los investigadores encontraron que para las dos principales vacunas en uso en el Reino Unido, la vacuna de ARNm de Pfizer y la inyección basada en adenovirus desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, la protección contra la infección sintomática disminuyó significativamente durante el período Delta, al 84% para Pfizer y 71% para AstraZeneca.
  • Finalmente, otro gran estudio de los registros de salud de los pacientes en Nueva York publicado esta semana contó una historia similar: la eficacia de las tres vacunas autorizadas en EE. UU. Contra todas las infecciones por SARS-CoV-2 se redujo del 91,7% al 79,8% entre mayo y julio.

Entonces, ¿está disminuyendo la inmunidad?

Aunque todavía existe cierto debate, las pruebas de laboratorio sugieren que la variante Delta no es particularmente buena para evadir los anticuerpos producidos por vacunas o infecciones previas. Eso deja dos explicaciones más probables para el aumento de casos importantes: la gran infecciosidad de Delta o una disminución gradual de protección de las vacunas.

El estudio del Reino Unido intentó resolver este problema centrándose en el período de tiempo después de que Delta se volvió dominante y comparando la tasa de infección con el tiempo transcurrido desde que una persona recibió su segunda dosis de vacuna. El equipo de investigación descubrió que las infecciones entre personas vacunadas aumentaron ligeramente a medida que pasaba más tiempo. Las personas que recibieron la vacuna Oxford-AstraZeneca tuvieron un 68% de protección contra la infección 2 semanas después de su segunda inyección y un 61% después de 90 días. La caída fue más pronunciada en aquellos que recibieron la vacuna de ARNm de Pfizer: catorce días después de la segunda dosis, pareció brindar un 85% de protección contra todas las infecciones de Delta, sintomáticas o no, pero cayó al 75% después de 90 días.

«Podría ser que la protección de Pfizer caiga de sus niveles inicialmente muy altos y luego se estabilice, o podría ser que las personas que han recibido dos dosis de Pfizer necesiten una tercera», dice Sarah Walker, epidemióloga de Oxford que dirigió el estudio del Reino Unido. En Israel, que utilizó solo las vacunas Pfizer, los investigadores también encontraron que las personas completamente inmunizadas en enero tenían el doble de riesgo de infectarse con el SARS-CoV-2 durante junio y julio que las personas que fueron vacunadas en abril.

Pero David Dowdy, epidemiólogo de enfermedades infecciosas de la Universidad Johns Hopkins, señala que “la aparente disminución de la protección podría tener otras causas, incluidos cambios en el comportamiento individual y la tasa de transmisión en la comunidad”. Dowdy señala que en el estudio de Nueva York, la eficacia de las vacunas COVID-19 disminuyó más en las personas de 18 a 49 años y menos en las mayores de 65. Eso sugiere un aumento en los comportamientos de riesgo entre las personas más jóvenes, como las visitas. a restaurantes, bares y conciertos, también puede explicar la tendencia. «El comportamiento de la gente ha cambiado sustancialmente» desde la última ola, dice, con menos máscaras y reuniones más grandes. “El potencial de una exposición más frecuente y más intensa a lo largo del tiempo” juega un papel importante, junto con la alta transmisibilidad de Delta, o la posible disminución de la inmunidad a la vacuna.

¿Las vacunas aún protegen contra enfermedades graves?

Sobre este tema, los datos más recientes son más tranquilizadores. «La protección de las vacunas contra la hospitalización parece bastante estable», dice Sander. En el estudio de Nueva York, por ejemplo, la eficacia de la vacuna contra la hospitalización por COVID-19 se mantuvo cerca del 95%. Los datos del Ministerio de Salud israelí sugieren que, la protección contra enfermedades graves sigue siendo casi del 92% para las personas de 50 años o menos y del 85% para las mayores de 50. Public Health England estima que dos dosis de vacuna brindan una protección del 96% contra la hospitalización.

¿Por qué las inyecciones de refuerzo (boosters) son controvertidas?

La decisión de Estados Unidos de lanzar una campaña de refuerzo para la población en general provocó críticas por ser innecesarias, dado que las personas vacunadas todavía están protegidas en gran medida contra enfermedades graves y poco éticas dada la escasez de dosis de vacunas en todo el mundo. Pero un puñado de otros países ricos también han dado el paso, o planean hacerlo. Israel, por ejemplo, ha comenzado a implementar vacunas de refuerzo para todas las personas mayores de 50 años, y está considerando expandir la oferta a todas las personas mayores de 40 años. Alemania ha dicho que comenzará a ofrecer refuerzos a las personas de alto riesgo el próximo mes. En el Reino Unido, algunos funcionarios han dicho que las terceras dosis pueden comenzar el próximo mes, aunque no se ha tomado una decisión formal.

Existe un amplio acuerdo en que para las personas con sistemas inmunitarios debilitados, ya sea por la edad o por una enfermedad, los refuerzos pueden ofrecer una protección importante. “Hay una proporción de la población para la que dos inyecciones no son suficientes. Para ciertos grupos de personas se requiere un régimen de tres dosis”, dice Sander, quien ha estudiado los efectos de los refuerzos en pacientes inmunodeprimidos. Ha aconsejado al gobierno alemán que ofrezca refuerzos a todas las personas mayores de 60 años. Es probable que los refuerzos para los trabajadores de la salud y los contactos cercanos de personas con sistemas inmunológicos más débiles también sean importantes, dice, para prevenir la transmisión a grupos vulnerables y mantener la atención médica.

Pero los beneficios de los refuerzos para la población en general pueden no superar las preocupaciones sobre la equidad de la vacuna, especialmente para los jóvenes con bajo riesgo de enfermedad grave, dice Sander.

¿Existe evidencia real de que un refuerzo de la vacuna COVID-19 ayuda?

No mucha todavía, pero es probable que lo haga hasta cierto punto, pues los estudios disponibles sugieren que, mientras transcurre más tiempo, disminuye la protección de las vacunas. Para otras vacunas, otra dosis administrada meses o años después de las dosis iniciales puede brindar una protección más duradera. Un estudio de la vacuna COVID-19 en junio informó que los receptores de trasplantes de órganos que habían respondido mal a dos dosis de ARNm, probablemente debido al inmunosupresor del que dependen, respondieron mejor a una tercera dosis. Datos muy preliminares publicados esta semana por una compañía de atención médica en Israel sugirieron una tercera dosis fue “86% efectiva” en la prevención de infecciones en personas de 60 años o más, 1 semana después de recibir un refuerzo, pero no se proporcionaron otros detalles, lo que hace que la cifra sea casi imposible de evaluar.

«Una tercera dosis es una buena idea», dice Akiko Iwasaki, inmunóloga de la Universidad de Yale. Aunque los grupos en riesgo deberían recibirlos primero, agrega: «Si hay suficientes dosis, creo que el público en general se beneficiará». Ella señala que las cargas virales más altas que se observan en las infecciones de avance son independientes de la edad, por lo que incluso para las personas de 20 años, un nivel más alto de inmunidad podría ayudar a mantener el virus bajo control, ayudando a prevenir la transmisión.

Aparte de la enfermedad grave, dice Iwasaki, los síntomas persistentes de las infecciones leves del SARS-CoV-2 son un problema grave de salud pública. “Sabemos que Long Covid puede ocurrir después de infecciones irruptivas. E incluso si es solo el 1% de las infecciones, suficientes personas están potencialmente en riesgo y creo que debemos hacer todo lo posible para evitar que eso suceda».

¿Disminuye la protección de las vacunas?: conclusiones

La lectura de este artículo me permite llegar a las siguientes conclusiones:

  • Disminuye la protección de las vacunas, consecuencia de:
    • La propia capacidad de las vacunas para mantener el mismo nivel de protección más allá de 6-8 meses.
    • La mayor (feroz) transmisibilidad de la variante Delta
    • El comportamiento de la población.
  • Las vacunas aún protegen contra enfermedades graves, incluso en el caso de Delta
  • Aunque todavía no exista evidencia suficiente, los estudios preliminares sugieren que será necesario un refuerzo de la vacuna COVID-19.
  • La comunidad científica debe realizar estudios que nos permitan conocer a ciencia cierta el comportamiento de la vacuna, el de la variante Delta y la enfermedad en Panamá.

 

A %d blogueros les gusta esto: