Seleccionar página

aceptación de la vacuna contra el COVID-19Lograr la aceptación de la vacuna contra el COVID-19 por parte de la población panameña es el gran reto que enfrenta el sector salud en esta etapa de la lucha para controlar el avance de la epidemia.

En ese sentido, navegando por el ciberespacio me encontré con un interesante artículo de la prestigiosa Revista de la Asociación Médica Estadounidense, JAMA, titulado en inglés “Lay Epidemiology and Vaccine Acceptance”, en el cual los autores describen las razones por las cuales la población rechaza la vacuna, y ofrecen recomendaciones para aumentar la aceptación de la vacuna contra el COVID-19. Aunque el artículo se refiere a los EE. UU, me pareció muy importante para nosotros, por lo que comparto a continuación un resumen de la traducción libre y los invito a la lectura completa del artículo original.

A manera de introducción, los autores ponen de relieve que, el aumento de la aceptación de la vacuna contra el COVID-19 es una prioridad nacional en los EE. UU. En ese sentido, la preocupación por la falta de confianza en la vacuna ha dominado los titulares profesionales y no profesionales (aquí es tema obligado en las redes sociales) y se han creado cientos de programas para aumentar la confianza en la vacuna, particularmente entre las poblaciones vulnerables que fueron las más afectadas por la pandemia de COVID-19.

En general, estos programas se han enfocado en brindar más información sobre la vacuna a las comunidades que se cree que tienen un mayor riesgo de rechazo de la vacuna. Este enfoque asumió que la decisión de evitar o retrasar la vacunación se basó en una comprensión o información inadecuada, tal vez superpuesta por la desconfianza de los involucrados en la creación o administración de la vacuna. En ese modelo, la solución es más información entregada por «mensajeros confiables», incluidos líderes comunitarios y médicos locales.

Sin embargo, la realidad, de acuerdo con los autores, es más complicada, pues, la ciencia del comportamiento ha demostrado durante mucho tiempo que el conocimiento de los riesgos y beneficios de una determinada intervención tiene una relación sorprendentemente limitada con los comportamientos relacionados con la salud. Por ejemplo, en docenas de estudios, la percepción del riesgo o la gravedad de la enfermedad tiene solo una correlación pequeña a moderada con la decisión de intentar dejar de fumar o vacunarse. Se observa un patrón similar con percepciones del beneficio de una intervención y con estudios de intervenciones para aumentar la comprensión de los riesgos y beneficios. Estos factores son importantes, pero generalmente explican mucho menos de la mitad de la variación en por qué alguien sigue o no una recomendación.

¿Por qué existe esta brecha? A veces, otros factores determinan si una persona puede o querrá seguir una recomendación. Por ejemplo, si un paciente no puede pagar de su bolsillo los costos de un tratamiento, la información sobre riesgos y beneficios es irrelevante. Si las normas sociales en el grupo de una persona no están alineadas con la recomendación, pueden tener dificultades para anular esa presión incluso cuando comprenden los riesgos y beneficios. Si las personas no creen en la fuente de la información, es poco probable que la sigan.

¿Cómo se podría juzgar esa probabilidad? En todas las culturas, las personas intentan darle sentido al mundo que las rodea, incluida la probabilidad de que ocurra un resultado negativo para ellos y qué aumentará o reducirá ese riesgo. Este concepto se ha denominado epidemiología no especializada. “La epidemiología lega es la forma en que se extraen inferencias a partir de patrones de enfermedad en grupos pequeños como amigos y familiares, grupos más grandes de las redes sociales u otras fuentes, e incluso poblaciones enteras a partir de información pública o noticias”. Un ejemplo es la preocupación por el posible vínculo entre las vacunas y el autismo. Muchos padres escucharon historias que relacionan el autismo con la vacunación, creían que podría haber un mayor riesgo de vacunación y dudaban en darles vacunas a sus hijos incluso cuando un pediatra de confianza les proporcionaba información sobre las vacunas.

¿Qué sucede cuando las personas deben tomar una nueva decisión, como recibir la vacuna COVID-19? Desde la perspectiva epidemiológica no profesional, tiene sentido que los grupos con evidencia clara de experimentar peores resultados en la mayoría de los aspectos del sistema de atención médica de EE. UU., sean escépticos sobre la información sobre los riesgos y beneficios promedio de la vacunación. De hecho, la falta de confianza es una respuesta racional a estas experiencias. En ese sentido, la mayor carga de COVID-19 entre las comunidades desfavorecidas ha reforzado aún más esta epidemiología laica durante el último año, un período crítico para influir en las decisiones actuales sobre la vacunación.

¿Qué se puede hacer para aumentar la aceptación de la vacuna contra el COVID-19?

Primero, se necesitan mensajes y datos personalizados. Las personas ajustan sus percepciones de los resultados de salud esperados en función de los datos que consideran relevantes para ellos y, a menudo, ignoran la información que no parece relevante. Se ha demostrado que la información adaptada a las características individuales de los pacientes mejora el uso de una amplia gama de servicios preventivos.

Para aumentar la aceptación de la vacuna contra el COVID-19, la información sobre el riesgo de infección, la eficacia de la vacunación y la posibilidad de efectos adversos relacionados con la vacuna podría mostrarse por edad, sexo, raza y etnia, geografía, tipo de trabajo e incluso antecedentes socioeconómicos. Dicha información sería más efectiva cuando se compartiera a través de imágenes e historias, en lugar de solo números. Al proporcionar información sobre los grupos legos, las profesiones de la salud pueden utilizar la epidemiología lega a su favor.

En segundo lugar, es esencial involucrar a líderes locales que comprendan las creencias locales, conozcan los datos locales y puedan abordar la epidemiología no especializada en sus comunidades. Refiriéndose a los EE. UU, los autores señalan que, la marcada variación geográfica en el uso de vacunas, destaca la realidad de que es poco probable que la información proporcionada por fuentes gubernamentales sea eficaz para impulsar las percepciones de riesgo y beneficio en muchas comunidades del sur y el oeste en particular.

Si bien la politización de la vacunación puede contribuir a una baja aceptación en algunas áreas, también hay historias positivas de esfuerzos de colaboración para abordar las preocupaciones locales que conducen a altos niveles de vacunación. Quizás el ejemplo más sorprendente de la aceptación de la vacuna contra el COVID-19, son los altos niveles de vacunación en muchas comunidades tribales (estimado en un 88% de aceptación de la vacuna en la Nación Navajo en mayo de 2021) donde los líderes locales y los epidemiólogos colaboraron para abordar las preocupaciones de los laicos y proporcionar información destacada a los miembros de la comunidad.

Además, los profesionales médicos deben pasar de un enfoque en la desconfianza a un enfoque en ser dignos de confianza. Hasta ahora, gran parte de la discusión se ha centrado en por qué ciertos grupos no están tomando la vacuna. Esto culpa, directa o indirectamente, a las personas afectadas, a menudo grupos desfavorecidos. Desde una perspectiva, la vacilación de las vacunas es un síntoma de un sistema que ha creado (y en gran medida ignorado) amplias diferencias en la salud en los EE. UU. Abordar estas inequidades es un paso importante para garantizar que todos los pacientes crean que el sistema de atención médica les brindará tanto beneficio con tan poco riesgo como a los más favorecidos de la sociedad estadounidense. No cabe duda de la importancia para nosotros de esta afirmación.

Si bien la epidemiología no especializada está lejos de ser el único factor que impulsa la falta de aceptación de la vacuna contra el COVID-19, con demasiada frecuencia se pasa por alto. En muchas comunidades, las tasas de vacunación están aumentando a medida que la gente ve que sus amigos, colegas y vecinos se vacunan sin efectos adversos. Pero en algunas áreas, la aceptación de la vacuna se está retrasando y los esfuerzos para abordar la epidemiología lega pueden ser un factor importante para garantizar que el país pueda alcanzar los objetivos de vacunación en los próximos meses.

A %d blogueros les gusta esto: