Seleccionar página

Inmunidad colectiva al COVID-19: es probablemente imposible

De acuerdo con la comunidad científica entrevistada por la prestigiosa revista científica NATURE, la inmunidad colectiva al COVID-19 es probablemente imposible.

El artículo, bajo el título original en inglés “Five reasons why COVID herd immunity is probably impossible”, señala que, la alguna vez popular idea de que suficientes personas vacunadas, eventualmente crearían un “umbral de inmunidad colectiva» para bloquear la mayor parte de la transmisión del SARS-CoV-2, está comenzando a parecer poco probable. Comparto a continuación un resumen de traducción libre de la publicación, los invito  la lectura completa del original, y subrayo la necesidad de no bajar la guardia y redoblar el cumplimiento con las medidas de seguridad que conocemos.

El artículo de NATURE comienza señalando que, muchos científicos habían pensado que una vez que las personas comenzaran a inmunizarse en masa, la inmunidad colectiva permitiría que la sociedad volviera a la normalidad, y la mayoría de las estimaciones habían situado el umbral entre el 60% y el 70% de la población que ganaba inmunidad, ya sea mediante vacunaciones o exposición previa al virus.

Pero a medida que la pandemia entra en su segundo año, la forma de pensar ha comenzado a cambiar, y no son pocos los científicos que afirman que ese no será el caso, y las perspectivas a largo plazo de la pandemia probablemente incluyan que el COVID-19 se convierta en una enfermedad endémica, muy parecida a la influenza. Pero a corto plazo, los científicos están contemplando una nueva normalidad que no incluye la inmunidad colectiva. Conozcamos algunas de las razones detrás de esta posibilidad, y lo que significan para el próximo año de la pandemia.

No está claro si las vacunas previenen la transmisión

La clave de la inmunidad colectiva es que, incluso si una persona se infecta, hay muy pocos huéspedes susceptibles alrededor para mantener la transmisión; aquellos que han sido vacunados o que ya han tenido la infección no pueden contraer y propagar el virus. Las vacunas COVID-19 desarrolladas por Moderna y Pfizer – BioNTech, por ejemplo, son extremadamente efectivas para prevenir enfermedades sintomáticas, pero aún no está claro si protegen a las personas de infectarse o de transmitir el virus a otros. Eso plantea un problema para la inmunidad colectiva.

Sobre este punto, Shweta Bansal, de la Universidad de Georgetown en Washington DC y Samuel Scarpino, de la Universidad Northeastern de Boston, Massachusetts, señalan lo siguiente que, “La inmunidad colectiva solo es relevante si tenemos una vacuna que bloquee la transmisión. Si no lo hacemos, entonces la única forma de obtener inmunidad colectiva en la población es administrar la vacuna a todos. La efectividad de la vacuna para detener la transmisión debe ser bastante alta para que la inmunidad colectiva sea importante, dice, y por el momento, los datos no son concluyentes”.

Por otro lado, la capacidad de una vacuna para bloquear la transmisión no necesita ser del 100% para marcar la diferencia. Incluso el 70% de efectividad sería asombroso. Pero aún podría haber una cantidad sustancial de propagación del virus que haría mucho más difícil romper las cadenas de transmisión”.

La implementación de la vacunación es desigual

Por su parte Matt Ferrari, del Centro de Dinámica de Enfermedades Infecciosas de la Universidad Estatal de Pensilvania, señala que, “La velocidad y distribución de los lanzamientos de vacunas son importantes por varias razones. Una campaña global perfectamente coordinada podría haber acabado con el COVID-19, al menos en teoría. Es algo técnicamente factible, pero en realidad es muy poco probable que lo logremos a escala global. Existen enormes variaciones en la eficiencia de la implementación de vacunas entre países”.

En Panamá, hasta el día de ayer, de acuerdo con el MINSA, se han aplicado un total de 1,145,654 dosis de vacunas contra la COVID-19 tanto de Pfizer como de AstraZeneca. Sobre esto,las personas que se inscribieron en el formulario de solicitud de vacunas de Pfizer y AstraZeneca, podrán verificarse para conocer la fecha, hora y el centro de vacunación habilitado. Verifícate en: vacunas.panamasolidario.gob.pa/verificate

Además, señala el artículo, “en la mayoría de los países, la distribución de la vacuna se estratifica por edad, y se da prioridad a las personas mayores, que tienen el mayor riesgo de morir por COVID-19. Sin embargo, queda por ver cuándo y si habrá una vacuna aprobada para niños. Si no es posible vacunar a los niños, sería necesario inmunizar a muchos más adultos para lograr la inmunidad colectiva. En los Estados Unidos, por ejemplo, el 24% de las personas son menores de 18 años (según los datos del censo de 2010). Si la mayoría de los menores de 18 años no pueden recibir la vacuna, el 100% de los mayores de 18 años deberán vacunarse para alcanzar el 76% de inmunidad en la población”.

Bansal también manifiesta que, “otro aspecto importante a considerar es la estructura geográfica de la inmunidad colectiva. Ninguna comunidad es una isla, y el panorama de inmunidad que rodea a una comunidad realmente importa. El COVID-19 se ha producido en grupos en todo Estados Unidos como resultado del comportamiento de las personas o de las políticas locales. Los esfuerzos de vacunación anteriores sugieren que la captación tenderá a agruparse geográficamente también. El agrupamiento geográfico hará que el camino hacia la inmunidad colectiva sea mucho menos lineal. Incluso para un país con altas tasas de vacunación, como Israel, si los países vecinos no han hecho lo mismo y las poblaciones pueden mezclarse, el potencial de nuevos brotes permanece

Nuevas variantes cambian la ecuación de inmunidad colectiva

De acuerdo con Sara Del Valle, del Laboratorio Nacional de Los Alamos en Nuevo México, “además de obstáculos de distribución y asignación de las vacunas, están surgiendo nuevas variantes de SARS-CoV-2 que podrían ser más transmisibles y resistentes a las vacunas. Estamos en una carrera con las nuevas variantes. Cuanto más tiempo se tarda en detener la transmisión del virus, más tiempo tienen estas variantes para emerger y propagarse”.

Por otro lado “lo que está sucediendo en Brasil ofrece una advertencia. La investigación publicada en Science sugiere que la desaceleración de COVID-19 en la ciudad de Manaus entre mayo y octubre podría haber sido atribuible a efectos de inmunidad colectiva. El área había sido severamente afectada por la enfermedad, y la inmunóloga Expertos de la universidad de São Paulo, Brasil, calcularon que más del 60% de la población había sido infectada para junio de 2020. Según algunas estimaciones, eso debería haber sido ha sido suficiente para llevar a la población al umbral de inmunidad colectiva, pero en enero Manaos vio un gran resurgimiento de casos. Este pico se produjo después de la aparición de una nueva variante conocida como P.1, lo que sugiere que las infecciones anteriores no conferían una amplia protección al virus. En enero, el 100% de los casos en Manaos fueron causados ​​por P.1”.

Ferrari agrega que “hay otro problema con el que lidiar a medida que crece la inmunidad en una población. Las tasas de inmunidad más altas pueden crear una presión selectiva, lo que favorecería las variantes que pueden infectar a las personas que han sido inmunizadas. La vacunación rápida y exhaustiva puede evitar que se establezca una nueva variante. Pero nuevamente, la desigualdad de los lanzamientos de vacunas crea un desafío. Tienes un poco de inmunidad, pero todavía tienes un poco de enfermedad y estás atrapado en el medio. Las vacunas crearán casi inevitablemente nuevas presiones evolutivas que producirán variantes, lo cual es una buena razón para construir infraestructura y procesos para monitorearlas”.

Este punto es de especial relevancia para nosotros, pues en Panamá ya tenemos circulando las cuatro variantes de preocupación.

La inmunidad puede no durar para siempre

Sobre este asunto Bansal agrega que, “los cálculos de la inmunidad colectiva consideran dos fuentes de inmunidad individual: las vacunas y la infección natural. Las personas que han sido infectadas con SARS-CoV-2 parecen desarrollar cierta inmunidad al virus, pero cuánto tiempo dura eso sigue siendo una pregunta. Dado lo que se sabe sobre otros coronavirus y la evidencia preliminar del SARS-CoV-2, parece que la inmunidad asociada a la infección disminuye con el tiempo, por lo que debe tenerse en cuenta en los cálculos. Todavía nos faltan datos concluyentes sobre la disminución de la inmunidad, pero sabemos que no es cero ni 100«.

Los modeladores no podrán contar a todos los que han sido infectados al calcular qué tan cerca se ha acercado una población al umbral de inmunidad colectiva. Y tendrán que tener en cuenta el hecho de que las vacunas no son 100% efectivas. Si la inmunidad basada en infecciones dura solo unos meses, eso proporciona una fecha límite ajustada para la entrega de vacunas. También será importante comprender cuánto tiempo dura la inmunidad basada en vacunas y si los refuerzos son necesarios a lo largo del tiempo. Por estas dos razones, COVID-19 podría volverse como una gripe”.

Las vacunas pueden cambiar el comportamiento humano

De acuerdo con Dvir Aran, científico de datos biomédicos en el Technion-Instituto de Tecnología de Israel en Haifa, “con las tasas de vacunación actuales, Israel se está acercando al umbral teórico de inmunidad colectiva. El problema es que, a medida que se vacunen más personas, aumentarán sus interacciones, y eso cambia la ecuación de inmunidad colectiva, que depende en parte de cuántas personas están expuestas al virus. La vacuna no es a prueba de balas«.

Meyers agrega que, “los aspectos más desafiantes del modelado de COVID-19 son los componentes sociológicos. Lo que sabemos sobre el comportamiento humano hasta ahora realmente se tira por la ventana porque vivimos en una época sin precedentes y nos comportamos de una manera sin precedentes. Los científicos están tratando de ajustar sus modelos sobre la marcha para tener en cuenta los cambios en los comportamientos, como el uso de máscaras y el distanciamiento social”.

Del Valle afirma que, “las intervenciones no farmacéuticas seguirán desempeñando un papel crucial para mantener bajos los casos. El objetivo es romper la ruta de transmisión, dice, y limitar el contacto social y los comportamientos protectores continuos, como el enmascaramiento, pueden ayudar a reducir la propagación de nuevas variantes mientras se implementan las vacunas”.

Pero será difícil evitar que las personas vuelvan a comportarse como lo hacían antes de la una pandemia, señala Scarpino. Es frustrante ver a las personas que están dejando de lado estos comportamientos protectores en este momento, porque continuar con las medidas que parecen estar funcionando, como limitar las reuniones en interiores, podría ser de gran ayuda para poner fin a la pandemia. El umbral de inmunidad colectiva no es un umbral de ‘estamos seguros’, es un umbral de ‘estamos más seguros’. Incluso después de que se haya superado el umbral, se seguirán produciendo brotes aislados”.

La inmunidad colectiva al COVID-19 es probablemente imposible

Al final concluye Stefan Flasche, epidemiólogo de vacunas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, “poner fin a la transmisión del virus es una forma de volver a la normalidad. Pero otro podría ser prevenir enfermedades graves y la muerte. Dado lo que se sabe hasta ahora sobre el COVID-19, será bastante improbable alcanzar la inmunidad colectiva únicamente a través de vacunas. Es hora de tener expectativas más realistas. La vacuna es un desarrollo absolutamente asombroso, pero es poco probable que detenga por completo la propagación, por lo que debemos pensar en cómo podemos vivir con el virus. Esto no es tan sombrío como podría parecer. Incluso sin inmunidad colectiva, la capacidad de vacunar a las personas vulnerables parece estar reduciendo las hospitalizaciones y las muertes por COVID-19. Es posible que la enfermedad no desaparezca pronto, pero es probable que su importancia disminuya”.

A %d blogueros les gusta esto: