Seleccionar página

Buena ventilación interior en el contexto de COVID-19Definir una hoja ruta para mejorar y garantizar una buena ventilación interior en el contexto de COVID-19 es obligatorio para nosotros en este momento que reconocemos la transmisión aéres del Sars-Cov-2 y  necesitamos de la apertura de espacios comerciales para contribuir a la recuperación de la economía. En ese contexto, comparto resumen de traducción libre (en cursivas) del resumen Ejecutivo de la publicación de OMS titulada originalmente en inglés “Roadmap to improve and ensure good indoor ventilation in the context of COVID-19”, los invito a la lectura completa del documento y, sobre todo, al seguimiento de las recomendaciones que ofrece .

Esta hoja de ruta tiene como objetivo definir las preguntas clave que los usuarios deben considerar para evaluar la ventilación interior y los principales pasos necesarios para alcanzar los niveles de ventilación recomendados o simplemente mejorar la calidad del aire interior con el fin de reducir el riesgo de propagación de COVID-19. También incluye recomendaciones sobre cómo evaluar y medir los diferentes parámetros, específicamente en entornos sanitarios, no residenciales y residenciales siempre que una persona se encuentre bajo cuidados domiciliarios o en cuarentena domiciliaria.

¿Qué significa una buena ventilación interior?

De acuerdo con la publicación, “la ventilación es la introducción intencional de aire limpio en un espacio mientras se elimina el aire viciado. La ventilación mueve el aire exterior a un edificio o una habitación y lo distribuye dentro del edificio o la habitación. Si las condiciones exteriores locales lo requieren, p. Ej. alta concentración de materia particulada (PM), puede ser necesario un tratamiento del exterior antes de introducirlo en el edificio. El propósito general de la ventilación en los edificios es garantizar que el aire del edificio sea saludable para respirar. En la actualidad, esto se logra principalmente diluyendo los contaminantes que se originan en el edificio con aire limpio y proporcionando una tasa de flujo de aire para cambiar este aire a un ritmo determinado, eliminando así los contaminantes. La ventilación también se utiliza para el control de olores, control de contención y, a menudo, se combina con el control climático (temperatura y humedad relativa)”. Agrega que, la ventilación del edificio tiene tres elementos básicos:

  • tasa de ventilación: el volumen de aire exterior que se suministra al espacio;
  • dirección del flujo de aire: la dirección general del flujo de aire en un edificio y espacios, que debe ser de zonas limpias a zonas sucias; y
  • distribución del aire o patrón de flujo de aire: el aire externo debe entregarse a cada parte del espacio de manera eficaz y eficiente y los contaminantes transportados por el aire generados en cada parte del espacio también deben eliminarse de manera eficaz y eficiente.

«Hay tres métodos que se pueden utilizar para ventilar un edificio: ventilación natural, mecánica e híbrida (modo mixto). Esta hoja de ruta solo considera la ventilación mecánica y natural, ya que todas las preguntas y estrategias clave descritas también pueden adoptarse para la ventilación híbrida«.

Pero no olvidemos la importancia de mantener el cumplimiento con las medidas de salud pública para el control del COVID-19

La publicación subraya que, “la ventilación interior es parte de un paquete integral de medidas de prevención y control que pueden limitar la propagación de ciertas enfermedades virales respiratorias, incluido COVID-19. Sin embargo, la ventilación por sí sola, incluso cuando se implementa correctamente, es insuficiente para proporcionar un nivel adecuado de protección. El uso correcto de máscaras, higiene de manos, distanciamiento físico, etiqueta respiratoria, pruebas, rastreo de contactos, cuarentena, aislamiento y otras medidas de salud pública son fundamentales para prevenir la transmisión del SARS-CoV-2”. Dicho esto, vayamos al resumen del contexto, métodos y resultados y, reitero, no dejen de leer el documento original.

Resumen Ejecutivo de la Hoja de Ruta

Contexto “El riesgo de contraer COVID-19 es mayor en espacios abarrotados y con ventilación inadecuada donde las personas infectadas pasan largos períodos de tiempo juntas en las proximidades. Estos entornos son donde el virus parece propagarse por gotitas respiratorias o aerosoles de manera más eficiente, por lo que tomar precauciones es aún más importante. Comprender y controlar la ventilación del edificio puede mejorar la calidad del aire que respiramos y reducir el riesgo de problemas de salud en interiores, incluido evitar que el virus que causa COVID-19 se propague en el interior”.

MétodosLa hoja de ruta para mejorar y garantizar una buena ventilación interior en el contexto de COVID-19, se desarrolló después de realizar una revisión del alcance de la literatura disponible y una evaluación de los documentos de orientación disponibles de las principales autoridades reconocidas internacionalmente sobre ventilación de edificios. Los expertos internacionales miembros del Panel Asesor de Expertos en Control de Ingeniería y Medio Ambiente (ECAP) de la Organización Mundial de la Salud recuperaron, recopilaron y evaluaron la evidencia y la guía disponibles para detectar cualquier discrepancia para COVID-19. El proceso de desarrollo de la hoja de ruta incluyó dos sesiones de consulta de expertos a través de reuniones virtuales y dos rondas de presentaciones escritas, para recopilar contribuciones técnicas y garantizar la creación de consenso para la adaptación de las recomendaciones. Este proceso consideró los objetivos de prevención y control de infecciones, las implicaciones de recursos, los valores y preferencias, la ética y las brechas de investigación dentro del desarrollo de la hoja de ruta”.

ResultadosEste proceso resultó en una hoja de ruta sobre cómo mejorar la ventilación interior en el contexto de COVID-19. La hoja de ruta se divide en tres entornos: atención médica, espacios no residenciales y residenciales, y tiene en cuenta diferentes sistemas de ventilación (mecánicos o naturales). La hoja de ruta está dirigida a los administradores de instalaciones de atención médica, administradores de edificios, así como a los miembros del público en general que brindan atención domiciliaria o cuarentena domiciliaria”.

 

A %d blogueros les gusta esto: