Seleccionar página

Variantes de SARS-CoV-2Comparto con ustedes la reciente publicación de la Organización Panamericana de Salud, sobre las Variantes de SARS-CoV-2 en la actualización epidemiológica correspondiente al 9 de febrero.

De acuerdo con la OMS, la aparición de mutaciones es un evento natural y esperado dentro del proceso de evolución de los virus. Desde la caracterización genómica inicial del SARS-CoV-2, este virus se ha dividido en diferentes grupos genéticos o clados. De hecho, algunas mutaciones específicas definen los grupos genéticos virales (también denominados linajes) que circulan actualmente a nivel global. Por diversos procesos de microevolución y presiones de selección, pueden aparecer algunas mutaciones adicionales, generando diferencias al interior de cada grupo genético (denominadas variantes). Es importante mencionar, que las denominaciones de clado, linaje, variante, etc., son arbitrarias y no corresponden a una jerarquía taxonómica oficial. Vayamos a los detalles de la nota.

Desde la identificación inicial del SARS-CoV-2, hasta el 9 de febrero de 2021, se han compartido, a nivel mundial, más de 501,000 secuencias genómicas completas a través de bases de datos de acceso público.

Hasta el 8 de febrero de 2021, 37 países y territorios de las Américas han publicado en la plataforma GISAID 113,050 genomas del SARS-CoV-2, recolectados entre febrero 2020 y febrero 2021. Los países y territorios que han contribuido son: Antigua y Barbuda, Argentina, Aruba, Belice, Bermuda, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Curazao, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos de América, Guadalupe, Guatemala, Guyana Francesa, Jamaica, México, Panamá, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, San Bartolomé, San Eustaquio, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucia, San Martín, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

La capacidad de monitorear la evolución viral casi en tiempo real tiene un impacto directo en la respuesta de salud pública a la pandemia de COVID-19.

Existe una comprensión, cada vez mayor, de cómo datos de secuenciación genómica (GSD por sus siglas en inglés) ayudan a mejorar las acciones de salud pública; por lo cual se insta a expandir la capacidad de secuenciación en la Región. Actualmente, la capacidad de secuenciación y los datos no se distribuyen uniformemente en todo el mundo, con una representación sesgada del SARS-CoV-2 GSD de países de ingresos altos. Este sesgo, debe considerarse cuando se evalúa la presencia o ausencia en una variante determinada en un lugar y su frecuencia relativa.

A nivel mundial y desde el punto de vista de la salud pública, han generado preocupación las siguientes tres variantes de SARS-CoV-2: variante VOC 202012/01, linaje B.1.1.7, variante 501.V2, linaje B.1.351y variante P.1, linaje B.1.1.28, respecto de las cuales se continúan las evaluaciones de la evidencia disponible con relación a la transmisibilidad, la gravedad, las capacidades de neutralización de anticuerpos y los impactos potenciales sobre la efectividad de las vacunas contra la COVID-19. Así también, se evalúa y monitorea la detección de otras mutaciones con potencial impacto en la salud pública.

Variante VOC 202012/01, linaje B.1.1.7

El 14 de diciembre de 2020, las autoridades del Reino Unido notificaron a la OMS una variante denominada por el Reino Unido como SARS-CoV-2 VOC 202012/01. Esta variante contiene 23 sustituciones de nucleótidos y no está relacionada filogenéticamente con el virus SARS-CoV-2 que circulaba predominantemente en el Reino Unido en el momento en que se le detectó. La fecha más antigua de colección de una muestra confirmada con esta variante en el Reino Unido es el 20 de septiembre de 2020. Se desconoce cómo y dónde se originó.

Hasta el 2 de febrero de 2021, 80 países y territorios de las seis regiones de la OMS han notificado casos importados o transmisión comunitaria de la variante VOC 202012/0110. Al 8 de febrero, 17 países/territorios en la región de las Américas han notificado esta variante.

Variante 501.V2, linaje B.1.351

El 18 de diciembre de 2020, las autoridades nacionales de Sudáfrica anunciaron la detección de una nueva variante del SARS-CoV-2 que se estaba extendiendo rápidamente en tres provincias del país. Sudáfrica ha denominado a esta variante 501Y.V2, debido a una mutación N501Y. Si bien la variante VOC 202012/01 también tiene la mutación N501Y, el análisis filogenético ha demostrado que 501Y.V2 detectada en Sudáfrica es una variante diferente.

Hasta el 2 de febrero de 2021, 41 países de cuatro de las seis regiones de la OMS han notificado casos de la variante 501Y.V210. Al 8 de febrero, 4 países en la región de las Américas han notificado esta variante, entre ellos Panamá.

Variante P.1, linaje B.1.1.28

El 9 de enero de 2021, Japón notificó a la OMS sobre una nueva variante del SARS-CoV-2, B.1.1.28 (inicialmente informada como B.1.1.248), detectada en cuatro viajeros procedentes de Brasil. Esta variante, no está relacionada de manera cercana a las variantes SARS-CoV-2 VOC 202012/01 ni a la variante 501Y.V2. El 13 de enero de 2021, investigadores de Brasil informaron que esta variante se había identificado desde diciembre de 2020 en Manaos, estado de Amazonas, Brasil11.

Hasta el 2 de febrero de 2021, 10 países de cuatro de las seis regiones de la OMS han notificado casos de la variante P.1, linaje B.1.1.2810. Al 8 de febrero, 4 países en la región de las Américas han notificado esta variante.

Con relación a la situación en las Américas, hasta el 8 de febrero de 2021, solo Estados Unidos de América ha notificado la detección de las tres variantes mencionadas en los párrafos precedentes, Argentina y Canadá dos de ellas. El resto de los países y territorios ha notificado solo una de las variantes.

Por mi parte, les recuerdo que, para protegernos de las mutaciones del coronavirus y evitar que siga mutando; estamos obligados a ser eficientes y efectivos en la aplicación y cumplimiento con las medidas individuales, colectivas y gubernamentales que conocemos. Las personas deben cumplir con el distanciamiento físico, con el uso de una máscara y evitar lugares llenos de gente, evitar los lugares cerrados, donde hay mucha gente, no participar en actos sociales de ningún tipo, lavarse las manos, etiqueta respiratoria, quedarse en casa si estás enfermo. Por su parte, el gobierno debe garantizar la disponibilidad de vacunas para alcanzar la cobertura efectiva del 70% de la población, a la vez que fortalece la estrategia de trazabilidad: aumentar la realización de pruebas, la identificación de los infecciosos, el poder brindarles aislamiento de apoyo, seguimiento y rastreo de contactos, y poner en cuarentena a todos los contactos.

A %d blogueros les gusta esto: