Seleccionar página

Confinamiento en EuropaPor considerarlo de interés para el país comparto con ustedes traducción libre del reportaje sobre un segundo confinamiento en Europa, publicado ayer en la revista científica Nature, una de las revistas académicas más importantes del mundo, bajo el título original en inglés: “Europe is locking down a second time. But what is its long-term plan?”.

El artículo es altamente relevante para nosotros, pues, a pesar de los esfuerzos llevados a cabo para controlar la epidemia de COVID-19, es muy probable que estemos al inicio de un repunte de casos, como está ocurriendo en otros países de Europa, donde los contagios siguen aumentando con la mayor cantidad de pacientes reportados desde el comienzo de la pandemia. La amenaza es real y no podremos controlar la epidemia si no aplicamos las medidas de salud necesarias dentro de las comunidades, algo que será imposible si muchos panameños se sienten inmunes o creen que el problema no existe. Conozcamos la dolorosa experiencia europea, capitalicemos la experiencia y pongamos nuestras barbas en remojo.

Resumen de la situación de la epidemia de COVID-19 en Europa

OMS: situación de la epidemia de COVID-19

El número de nuevos casos y muertes reportados en la región europea está aumentando exponencialmente, con un aumento del 36% y 37% en casos y muertes respectivamente en comparación con la semana anterior, el mayor aumento porcentual reportado en una sola semana en la región. Aunque el número de muertes aumenta gradualmente, la proporción de muertes por casos sigue siendo relativamente baja, en comparación con la fase inicial de la pandemia en la primavera. Se notificaron aproximadamente 1.3 millones de casos y 11,700 muertes en los últimos 7 días, lo que representa el 46% y el 30%, respectivamente, del número total de casos y muertes notificadas a nivel mundial.

Resumen del reportaje de la revista científica Nature

De acuerdo con el periodista científico Kai Kupferschmidt, autor del artículo, con los casos de COVID-19 aumentando y amenazando con abrumar la capacidad de atención médica. Gran parte de los países han tomado estrictas medidas que implican un segundo confinamiento en Europa (cierre de restaurantes, bares, gimnasios y teatros). En Alemania, por ejemplo, la economía más grande de Europa, el “lock down” permanecerá efectivo hasta al menos fin de mes en un nuevo intento por detener la propagación de COVID-19.

Hace dos meses, cuando las cifras comenzaron a aumentar después de una feliz tregua veraniega, los países aún abrigaban la esperanza de que medidas más limitadas y específicas pudieran prevenir una segunda ola. Lamentablemente, no se pudo evitar y la ola está en el viejo continente, con la fuerza de un tsunami. Europa ha superado a Estados Unidos en casos per cápita; la semana pasada, representó la mitad de los más de 3 millones de casos notificados a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Como lo señala la OMS, “Europa se encuentra una vez más en el epicentro de esta pandemia».

En ese contexto, con los casos de COVID-19 aumentando y amenazando con abrumar la capacidad de atención médica, la mayoría de los países están reaccionando, pero de acuerdo con el artículo, sin un plan a largo plazo, simplemente tratando de evitar lo peor. Los funcionarios difieren sobre la mejor manera de reducir los números nuevamente y qué tan bajo es el nivel por el que deben esforzarse. Y nadie sabe qué vendrá después. A falta de vacunas para salvar el día, los países pueden enfrentar una serie agotadora de bloqueos, un patrón de dientes de sierra, «arriba y abajo y arriba y abajo», que podría arruinar la economía, dice Albert Osterhaus, virólogo de la Universidad de Medicina Veterinaria, Hanovre. “No hay estrategia en Europa”, concluye.

Europa ha tenido una respuesta pandémica más impulsada por la ciencia que los Estados Unidos, pero a diferencia de muchos países asiáticos, no pudo evitar un resurgimiento. En lugar de utilizar el verano para reducir los casos prácticamente a cero, Europa celebró la temporada navideña. La gente parecía perder el miedo al virus, dice Michael Meyer-Hermann, modelador del Centro Helmholtz de Investigación de Infecciones que participó en la elaboración de los planes de cierre de Alemania. Cada vez más desobedecían las reglas sobre el distanciamiento físico, el uso de máscaras y evitar las grandes reuniones.

“La circulación del virus en la comunidad siempre se han mantenido por encima de cierto umbral, donde si relajas el distanciamiento físico, todo volverá”, dice el epidemiólogo de la Universidad de Hong Kong Gabriel Leung. Los números aumentaron y sobrepasaron el otro pilar del control de virus, que algunos países nunca lograron bien para empezar: probar, aislar casos y rastrear y poner en cuarentena a sus contactos.

Por su parte, la mayoría de los científicos dicen que los cierres son inevitables si Europa quiere evitar el colapso de los sistemas de salud, aunque no es necesario que sean tan draconianos como en la primavera, dice Kucharski. En ese entonces, “los países simplemente hacían absolutamente todo al mismo tiempo”, dice. Ahora, pueden omitir medidas que restringen severamente la vida de las personas pero que no contribuyen mucho al control de virus. «No hay ninguna razón por la que tengamos que encerrar a las personas en su casa», por ejemplo, siempre que mantengan su distancia afuera, dice Devi Sridhar, presidente de salud pública global en la Universidad de Edimburgo.

La primera ola de bloqueos proporcionó otras lecciones. Por un lado, enmarcar el debate como una elección entre la salud pública y la economía está mal, dice Sridhar. “A más largo plazo, tener una propagación incontrolada es mucho peor para la economía”, dice. «Eso es lo que hemos visto en todo el mundo». Además, bloquear más tarde significa bloquear más tiempo. «Si espera hasta que su nivel de infección sea bastante alto, probablemente su bloqueo de 2 semanas se convertirá en un bloqueo de 3 meses», dice Sridhar.

Sin embargo, la pregunta más importante de Europa es qué sigue. Osterhaus dice que la estrategia debería ser reducir los casos a cero mediante un bloqueo estricto y prolongado, combinado con estrictos controles fronterizos y cuarentenas para mantener el virus fuera. Sin embargo, esa estrategia, aplicada con éxito por China, Australia y Nueva Zelanda, puede ser políticamente desagradable y requeriría una intensa coordinación entre países, lo cual es deficiente. “Puedo entender por qué no sucedió eso”, dice Leung. «Pero al virus no le importa si hay buenas o no tan buenas razones». Otros instan a los gobiernos a seguir el ejemplo de Corea del Sur: reducir los casos a un número reducido y mejorar el sistema de pruebas, rastreo y aislamiento de casos lo suficiente como para evitar que el virus resurja.

Por ahora, Europa parece estar estancada en un tercer escenario: bloquearse para evitar que el sistema de salud colapse. “Estos disyuntores casi están solucionando el problema en el futuro”, dice Kucharski. «La esperanza es que las vacunas, los tratamientos y las mejores opciones estén disponibles en el nuevo año». Lauterbach dice que estaba a favor de un bloqueo más prolongado en verano para ir a la eliminación. Pero eso sería demasiado difícil en invierno, dice. «Todo lo que podemos hacer ahora es romper la ola», dice. «Pero el nivel del agua seguirá siendo alto«.

Por nuestra parte, vivimos en un peligroso equilibrio, por lo que insisto en la necesidad cumpla con las recomendaciones que conoce; en particular, el uso obligatorio de mascarillas al salir de casa, lavado frecuente de manos, uso de alcohol y gel alcoholado, pero sobre todo el distanciamiento físico. Por su parte las instituciones de salud, deben realizar más pruebas de laboratorio, incrementando de manera constante el número de pruebas diarias. Solo así se podrá, detectar más personas contagiadas del virus, garantizar que los positivos sean aislados y sus contactos localizados y examinados, rompiendo con la cadena de transmisión del virus. No menos importante es que se garantice la necesaria capacidad de resolución de nuestra red de servicios de salud, para atender adecuadamente a todo aquel que lo necesite.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: