Seleccionar página

Epidemia de COVID-19 en Panamá

El control de la epidemia de COVID-19 en Panamá entra en una nueva etapa con el inicio del levantamiento progresivo de la cuarentena desde el 1 de junio, coincidiendo con el inicio de las actividades del Bloque 2 de la Ruta hacia la nueva normalidad establecida por el gobierno nacional. Durante los primeros siete acumulamos más de 3,000 casos nuevos y 54 defunciones, Realizamos más de 1,600 pruebas de laboratorio diarias, de las cuales más del 25% resultaron positivas. Hasta el día de hoy, el MINSA informó que se contabilizan un total de 16,854 casos confirmados (429 nuevos) y 398 defunciones, lo que arroja una tasa de letalidad de 2.36%.

Casos nuevos y acumulados y pruebas de laboratorio 8 de junio

Esta realidad, sugiere a primera vista, que la población no ha cumplido con las medidas y hay que volver a la cuarentena. Por esa razón, el Minsa anunció el sábado que, “a partir de este lunes 8 de junio (hoy día) se retornará a la medida de restricción movilidad por horarios de acuerdo al sexo y número de cédula en las provincias de Panamá y Panamá Oeste, como previamente estaba establecido, recalcando que, la apertura de las empresas del Bloque dos se mantiene, reforzando el seguimiento y evaluación de las guías y protocolos establecidos de bioseguridad dictaminadas por el MINSA”.

Toca cumplir con las medidas, pero no perdamos de vista que, este aumento de casos en la última semana, no es el producto del comportamiento de la población durante la semana. Estos casos se venían incubando desde hace dos o tres semanas y no los habíamos detectado. Ahora los estamos detectando, porque es ahora cuando hacemos más pruebas, y es ahora cuando hemos reforzado el seguimiento de casos y la trazabilidad de contactos. Lo importante es que esa alarma nos sirva para apretar la conciencia de la gente, fortalecer la coordinación entre el MINSA y la CSS, así como las intervenciones diarias.

En ese contexto, acepto que había que hacer algo, pero no en la forma que se propone, pues volver a la estricta restricción previa (por género) y por dos horas, provocará grandes aglomeraciones en los negocios, incluidas las filas para entrar, pues solo se tienen dos horas, incluida la ida y vuelta. Recomiendo que se recapacite y se mantenga en esta semana solo el tema del género por día, dando de 5am a 2pm todos los días, incluidos los sábados. Y que el toque total comience el sábado a las 5pm.

De todas maneras, no serán pocos los panameños que seguirán saliendo a la calle, pues todos los que trabajan en el Bloque 2 tendrán salvoconducto para ir a trabajar, y todos los que puedan salir en sus horarios también lo harán, porque los negocios estarán abiertos y hay necesidades que atender. Esperemos que la población y las empresas cumplan con su parte, y no entremos en pánico con los 500 casos diarios que vamos a seguir teniendo por dos semanas más, hasta que comiencen a disminuir los positivos que veníamos arrastrando.

Por su parte, el Minsa, que ya sabe dónde están ocurriendo la mayoría de los casos, debe fortalecer la coordinación con la CSS, creando una “fuerza conjunta (Minsa/CSS, Sector privado)”, para la vigilancia epidemiológica, bajo las órdenes de un solo coordinador con todo el apoyo político, técnico y financiero; quien rendiría cuentas a las autoridades superiores. También tienen que redoblar la campaña intensa de comunicación, dotación de mascarillas, e insumos para la higiene personal; masificación de pruebas de laboratorio hasta alcanzar las 2,000 por día, para detectar los casos nuevos, rastrear a sus contactos, aislarlos e informar en las primeras 48 horas, con el apoyo de la comunidad, empresa privada, Cruz Roja, Bomberos y Policía. El cerco sanitario también se puede considerar, cuando y donde sea posible. Pero no podemos olvidar que la mayoría de los panameños que tienen un trabajo informal, o no tienen trabajo, y tienen que salir diariamente a la calle a buscar su sustento, viven en esos corregimientos. No podemos someterlos a otra cuarentena sin ofrecerles una solución integral a sus carencias.

No menos importante será en esta etapa, garantizar la adecuada y suficiente capacidad instalada para recibir en hoteles, hospitales y salas de cuidados intensivos, a los pacientes que vayan presentándose. Según el último reporte del Minsa, teníamos 45% de camas disponibles, 38% de camas disponibles en las salas de cuidados intensivos, y 67% de ventiladores disponibles; pero ya el día sábado, el Director de la CSS anunció que la Unidad de Cuidados Intensivos del Complejo Hospitalario de la Caja de Seguro Social contaba con solo cinco camas disponibles, y necesitaba redefinir áreas para habilitar con camas de cuidados intensivos y ventiladores existentes, para aumentar la oferta entre 20 y 30 nuevas camas. Por mi parte le recomiendo a nuestras autoridades que se ponga a funcionar el hospital modular, que fue construido precisamente para eso, y que se considere el equipamiento de las salas de la ciudad hospitalaria que así lo permitan.

Es una empresa complicada la que se nos presenta esta semana, y las que siguen; pero el mantenimiento de la apertura de la cuarentena y el avance hacia los demás bloques es inaplazable. Mantenerla ya está provocando desempleo, incremento de la pobreza y el hambre, sobre todo entre nuestra población de escasos recursos que sufre con mayor intensidad el confinamiento dentro de un espacio reducido y sin las comodidades que tienen otras personas con mayores recursos económicos. Pero la piedra angular de la respuesta nacional sigue siendo encontrar, aislar, probar y atender cada caso, y rastrear y poner en cuarentena cada contacto.

Pandemia de COVID-19: casos confirmados y defunciones en el mundo hasta el día de ayer

COVID-19: Gráfica mundial 7 de junio

Salvo algunas excepciones, la pandemia sigue fuera de control en el mundo. De acuerdo con el informe de situación 139 de la OMS correspondiente al día de ayer; se habían reportado a nivel mundial un total de 6,799,713 casos de COVID-19 (136,409 nuevos) y 397,388 defunciones (4,586 nuevas), lo que representa una tasa de letalidad que disminuyó levemente a 5.84%. La mayoría de los casos y defunciones acumulados han sido reportados por Estados Unidos de América, Brasil, Rusia, Reino Unido, España, Italia y Alemania. Mundialmente se reportaron 3,130,301 pacientes recuperados.

La Región de las Américas reportó 3,234,875 casos de COVID-19 (79,505 nuevos), y 179,394 defunciones (3,227 nuevas), lo que representa una tasa de letalidad que se mantuvo en 5.54%. La mayoría de los casos y reportados en la Región de las Américas, correspondieron a los Estados Unidos de América y Brasil. Pero ambos países siguen sumando pacientes recuperados. USA reportó 506,367 pacientes recuperados, mientras que Brasil reportó 277,149 pacientes recuperados, cifra que equivale a más de siete veces el número de defunciones en ese país. Los siete países de Centroamérica, incluido Panamá, acumularon 34,405 casos confirmados por laboratorio y 968 defunciones, lo que representa una letalidad 2.81%.

A %d blogueros les gusta esto: