Seleccionar página

Financiamiento sostenible del sector saludPara responder a la pregunta de cómo garantizar el financiamiento sostenible del sector salud, mientras la población envejece y aumenta la esperanza de vida, comparto con ustedes traducción libre de las ideas centrales de la reciente publicación de la Oficina Regional de la OMS para Europa, titulada en inglés “Sustainable health financing with an ageing population: implications of different revenue raising mechanisms and policy options.

El documento, cuya lectura completa recomiendo, en especial a las nuevas autoridades financieras y de salud, analiza cómo se financia a largo plazo (sostenibilidad) la atención que proporcionan los sistemas de salud, e informa sobre los posibles efectos de los cambios en la estructura de edad de la población sobre la capacidad de generar ingresos suficientes y estables a partir de fuentes de financiación tradicionales.

Para ello, los autores se valen de un enfoque metodológico que simula los efectos del envejecimiento de la población sobre los ingresos, desde los diferentes tipos de impuestos, hasta las contribuciones sociales. A partir de los resultados de estas simulaciones, el documento considera una serie de opciones de políticas que tienen como objetivo abordar las deficiencias de ingresos que pueden ocurrir como resultado del envejecimiento de la población. De acuerdo con los autores, las lecciones de política que surgen de las simulaciones son relevantes para países que ya tienen una gran población de adultos mayores, así como para aquellos que están pasando por una transición de estructura de edad.

Veamos un resumen de los mensajes clave de la publicación y reflexionemos sobre la pertinencia de esta para garantizar el financiamiento sostenible del sector salud en nuestro país, donde la esperanza de vida aumenta claramente y, de acuerdo con el INEC, cada cinco años la población de personas mayores de 60 años aumenta en un 15%, y que para 2050 el país contará con casi 1.5 millones de ciudadanos mayores de 60 años. ¡El 24% de la población total!

Financiamiento sostenible del sector salud: ¿Cómo pueden los países generar ingresos estables para la salud en el contexto del envejecimiento de la población?

Si bien se han demostrado asociaciones entre el envejecimiento y los gastos de atención médica, y el envejecimiento presenta desafíos para la prestación de servicios, también es importante considerar cómo el envejecimiento de la población afecta la capacidad de aumentar los ingresos y garantizar el financiamiento sostenible del sector salud. En ese sentido, la publicación considera las diferentes formas en que los mecanismos comunes de financiamiento de la salud se ven afectados por el envejecimiento de la población.

En países en los que una gran parte de la población ya se encuentra en edades más avanzadas y fuera del mercado laboral, los formuladores de políticas pueden confiar en sistemas de recaudación de impuestos bien desarrollados; pues depender principalmente del mercado laboral para aumentar los ingresos para la salud conduce a la disminución de los ingresos por persona en las próximas décadas. Según las simulaciones efectuadas, este parece ser el caso incluso después de tomar medidas para ampliar la base de ingresos o aumentar las tasas de contribución en toda la población.

Diversificar la combinación de fuentes de ingresos a favor de aquellas fuentes que están menos afectadas por el envejecimiento puede ser una solución adecuada. Sin embargo, es probable que los países tengan que priorizar sus presupuestos actuales del sector público para asignar más recursos a la salud (es decir, reasignar recursos de otros sectores) o aumentar las tasas impositivas en otras fuentes de generación de ingresos que no disminuyen con la edad, como el consumo.

En países con poblaciones mucho más jóvenes, activas en el mercado laboral, los responsables políticos tienen sistemas de recaudación de impuestos menos desarrollados. El análisis llevado a cabo sugiere que, en esta situación, el envejecimiento presenta una oportunidad. Hay un gran potencial para que los países que pueden mejorar la recaudación de impuestos obtengan considerables beneficios en términos de generación de recursos para la salud y otros beneficios del sector público. Por lo tanto, la prioridad sería reducir la informalidad y mejorar la capacidad de recaudar ingresos antes de que un gran segmento de la población envejezca fuera de la fuerza laboral.

A menudo, la decisión sobre cómo aumentar los ingresos oscila entre las opciones basadas en lo que puede ser políticamente factible. Por ejemplo, los formuladores de políticas en algunos países pueden querer depender de las contribuciones sociales para financiar la salud si creen que las personas están más dispuestas a pagar cuando sus derechos de atención médica están vinculados a hacer contribuciones.

Conclusiones

El estudio demuestra que un sistema que depende en gran medida de contribuciones que están fuertemente vinculadas al mercado laboral no solo presenta desafíos para los países con baja participación en la fuerza laboral, sino que también es insostenible a largo plazo a medida que la población envejece.

Un mensaje clave es la importancia de alejarse del financiamiento de la salud a través de contribuciones y primas relacionadas con el trabajo. Los derechos deben desvincularse del pago de contribuciones. Al hacerlo, la cuestión de la equidad en la financiación del sistema de salud puede abordarse a través de la política fiscal.

Los autores subrayan que la política de finanzas públicas es política de salud. Para que el financiamiento de la salud sea sostenible en el contexto del envejecimiento de la población, tiene sentido que la salud se financie de manera similar al resto del sector público. Sin embargo, hacerlo requiere un compromiso político para asignar recursos estables adecuados a los sistemas de salud y atención a largo plazo para mantener servicios accesibles y de calidad.

 

A %d blogueros les gusta esto: