El gran desafío para el desarrollo sostenibleEl gran desafío para el desarrollo sostenible en Panamá, es superar la gran desigualdad que padecemos, formulando “políticas destinadas a combatir la desigualdad”. Así lo subraya la publicación de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, titulada: La matriz de la desigualdad social en América Latina, cuando afirma que: “la desigualdad social se encuentra en el corazón de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Para América Latina, la región más desigual del mundo, la desigualdad social representa, además, un rasgo estructural y por tanto un desafío fundamental”.

El documento profundiza en el examen de la matriz de la desigualdad social en la región y nos ofrece un magnífico análisis centrado algunos de los principales ejes que estructuran la desigualdad social (el género, la pertenencia étnico-racial, la edad o etapa del ciclo de vida y el territorio), con el fin de ilustrar su peso en la magnitud de las brechas de desigualdad, en su permanencia y en su reproducción.

“Sobre la base de dicho análisis, el documento concluye con varias recomendaciones de política entre las que destacan la necesaria articulación entre las políticas económica, productiva, laboral, social y ambiental; la importancia de un enfoque de derechos y de una mirada integral para las políticas abocadas a combatir la desigualdad; el fortalecimiento de la institucionalidad y el logro de pactos sociales como fundamentos de políticas sociales de calidad; la relevancia de proteger el gasto social y los ingresos tributarios dedicados al desarrollo social, y la necesidad de aumentar las capacidades estadísticas para dar visibilidad a las diferentes dimensiones de la desigualdad y avanzar en su comprensión. Además, se señala la urgencia de transitar de una cultura del privilegio a una cultura de la igualdad, lo que requiere orientar las políticas hacia un universalismo sensible a las diferencias”.

Para los panameños esta propuesta tiene gran relevancia, pues el nuestro es uno de los países más desiguales del planeta, y necesita con urgencia de esa necesaria articulación que señala la CEPAL. Y qué mejor momento que este, para recomendar la lectura del documento completo a nuestros candidatos a las elecciones de mayo de 2019, y compartir con ustedes en este entrega un resumen de las recomendaciones de política que hace la CEPAL.

Desafío para el desarrollo sostenible: conclusiones y recomendaciones de política

El documento plantea ocho recomendaciones para orientar las políticas públicas de forma que reduzcan las desigualdades sociales.

  1. Articular la política económica, la política ambiental y la política social.
  2. Para superar las desigualdades sociales es necesario desarrollar políticas públicas basadas en un enfoque de derechos y con una mirada integral
  3. Las políticas de desarrollo social deben orientarse hacia una universalidad sensible a las diferencias
  4. Una política social de calidad (efectiva, eficiente, sostenible y transparente) debe sustentarse en el fortalecimiento de la institucionalidad y en pactos sociales
  5. Fortalecer la dimensión territorial de la política social.
  6. Es necesario contar con información estadística sistemática sobre las diferentes dimensiones de la desigualdad.
  7. Proteger el gasto social y fortalecer los ingresos tributarios.
  8. Es urgente transitar de la cultura del privilegio a una cultura de la igualdad

Todas ellas se refieren a la necesidad de avanzar en políticas de inclusión social sobre la base de un enfoque de derechos humanos y del ciclo de vida, con una perspectiva intercultural y de género, e incluyendo de forma clara e integral los ejes de la desigualdad y los tipos de brechas identificados en el documento. Este tipo de políticas de inclusión social están orientadas a avanzar en el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, entendida como un pacto mundial integral, interdependiente, indivisible y corealizable. Recomiendo la lectura de todas las recomendaciones y comparto a continuación el mensaje central de la recomendación número ocho, la cual considero la mas importante y pertinente. Dice así:

Es urgente transitar de la cultura del privilegio a una cultura de la igualdad

“La desigualdad y la heterogeneidad estructural siguen siendo rasgos característicos de las sociedades y economías de América Latina y el Caribe (Bárcena y Prado, 2016). Sin embargo, al mirar hacia atrás en estas primeras décadas del siglo XXI y analizar su historia, la región ha comprendido que la exclusión sistemática socava el tejido social y la democracia y que, por lo tanto, es necesario construir una cultura de igualdad que deje atrás la cultura del privilegio y la injusticia social (Prado, 2014)”.

“Aquellos cuyos derechos sociales han sido vulnerados durante siglos y que se han visto invisibilizados, en condiciones de exclusión y segregados por un sistema que favorece los privilegios de unos en desmedro de otros reclaman igualdad y dignidad. Transitar hacia una cultura de la igualdad supone, por un lado, la abolición de los privilegios y la consagración de la igualdad de derechos de todos los individuos, cualesquiera sean su origen nacional, clase social, sexo, raza, etnia, edad, territorio, religión, orientación sexual o identidad de género, tal como está expresado en la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y los sucesivos pactos suscritos por la comunidad internacional. Por el otro, implica una mejor distribución de los recursos en la sociedad que permita que todos sus miembros ejerzan sus derechos de manera efectiva. La igualdad remite a los derechos y al ordenamiento jurídico al que corresponde garantizarlos, así como a la justicia social y a una estructura socioeconómica y política que la haga posible”.

“El cambio hacia una cultura de la igualdad no es viable ni sostenible si no se trabaja en distintos ámbitos para poner de relieve los valores de igualdad y solidaridad como orientadores del bienestar, el desarrollo y la calidad de vida, tarea que requiere actuar sobre las comunidades, la educación formal, los medios de comunicación, las leyes y los instrumentos de diseño, implementación y evaluación de las políticas. Implica postular el principio de la igualdad real o sustantiva en las diversas esferas de la vida social y reconocer la vocación universalista y solidaria como la principal orientación de las políticas públicas y las relaciones sociales”.

“Este es el gran desafío pendiente de América Latina y el Caribe, una región que presenta las mayores brechas socioeconómicas del mundo (Bárcena y Prado, 2016). En particular, supone un desafío para las políticas sociales, que solo podrán contribuir a una mayor igualdad si logran articular su labor con las políticas económicas, productivas, laborales y medioambientales en el marco del desarrollo sostenible postulado por la Agenda 2030. El desarrollo social no solo trata de erradicar la pobreza, sino también de potenciar un desarrollo inclusivo y con mayor igualdad que permita aumentar las capacidades de las personas y expandir sus libertades, dignidad y autonomía y que fomente el crecimiento, la sustentabilidad ambiental y la sostenibilidad Inter temporal, asumiendo su responsabilidad hacia las futuras generaciones. Al extender y legitimar la inercia del orden imperante, la cultura del privilegio contribuye a reproducir las desigualdades y la heterogeneidad estructural, haciendo además que sea imposible alcanzar tasas altas y sostenidas de crecimiento económico. La cultura de la igualdad contribuirá a revertir esta situación en la región”.

A %d blogueros les gusta esto: