Distribución y retención del personal de saludMejorar la distribución y retención del personal de salud es el principal desafío para alcanzar con equidad las metas de salud para todos los panameños en todos los lugares del país. Para ayudarnos en esa empresa, las autoridades de salud regionales reunidas en el pasado 56º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud, acordaron un nuevo Plan de acción sobre recursos humanos para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud 2018-2023. El Plan ofrece una guía para el desarrollo de políticas y planes de recursos humanos, la mejora de la distribución y retención del personal, y la formación de especialistas en salud familiar y comunitaria.

Al aprobar la Resolución nuestro Ministro de Salud se comprometió, en nombre de todos nosotros, a promover la implementación del Plan en el territorio nacional. En ese sentido considero obligatorio que lo conozcamos, por lo que comparto con ustedes los elementos centrales del documento aprobado.

Para poner en contexto la importancia del Plan inicio esta entrega reiterando el mensaje de mi publicación “Recursos humanos para la salud en Panamá: ¡otro desafío!”. Veamos…

La distribución y retención del personal de salud en Panamá

La distribución y retención del personal de salud en Panamá

Contrario al discurso triunfalista de algunas autoridades de salud, el análisis de la distribución de los recursos humanos en salud en Panamá demuestra que existe una falta de estos recursos, y una clara desigualdad (inequidad) en la disponibilidad y la distribución del personal de salud, la cual es más evidente en el caso de los médicos y enfermeras.

Esta falencia, junto con los determinantes sociales negativos existentes en dichos territorios, reflejados en los elevados IPM, afecta la posibilidad de alcanzar la salud, bienestar y el desarrollo de las Comarcas y provincias más pobres. Por otro lado, beneficia claramente a las provincias más ricas, en las cuales se concentran los recursos humanos en salud, porque las condiciones de retención son óptimas.

La desigual distribución de los recursos humanos afecta también a las demás categorías de recursos humanos y está directamente con la equidad en salud, desigualdad y pobreza multidimensional de la población. Mientras más pobre es la provincia o comarca, menos recursos e infraestructura pública en buenas condiciones posee.

Plan de acción: breve resumen para la reflexión

El plan está plenamente alineado con las líneas de acción de la Estrategia de recursos humanos para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud, aprobada en la 29.ª Conferencia Sanitaria Panamericana. Recoge las principales conclusiones de la década de los recursos humanos para la salud, en especial de la medición de las metas regionales en este ámbito.

Reconoce que, persisten inequidades en la disponibilidad, la distribución y la calidad del personal de salud. Entre los principales obstáculos, se mencionan los débiles procesos intersectoriales en los ámbitos de la gobernanza, la regulación y la gestión; el financiamiento insuficiente para los recursos humanos; la falta de información para apoyar la toma de decisiones y la dificultad que las autoridades nacionales tienen para realizar previsiones sobre las necesidades presentes y futuras de personal de salud y para formular e implementar estrategias a largo plazo.

Sobre la distribución y retención del personal de salud, subraya que las inequidades en la disponibilidad, la distribución y la calidad del personal de salud se producen entre países y dentro de los países, así como también entre los niveles de atención y entre los sectores público y privado. Se constata, además, una escasa retención en áreas rurales y subatendidas, altas tasas de movilidad, así como precariedad en las condiciones de trabajo, baja productividad y limitada calidad del desempeño, lo que impide la expansión progresiva de los servicios, sobre todo en el primer nivel de atención.

Cómo mejorar la distribución y retención del personal de salud

El propósito del plan de acción es presentar objetivos prioritarios para cada línea de acción propuesta en la Estrategia de recursos humanos para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud. Estos objetivos buscan avanzar de manera más eficaz en el itinerario planteado por dicha estrategia, y facilitar a los países la ejecución del plan según sea adecuado de acuerdo con sus contextos, prioridades y necesidades. Veamos…

Para fortalecer y consolidar la gobernanza y rectoría de los recursos humanos para la salud las autoridades de salud se comprometieron a:

  • Consolidar la rectoría a través de la formulación e implementación de una política nacional de recursos humanos para la salud, orientada a la transformación de los sistemas hacia la salud universal, acordada intersectorialmente y al más alto nivel.
  • Fortalecer las capacidades de planificación estratégica de la fuerza laboral, incluyendo el análisis de la movilidad profesional, con el fin de proyectar y responder a las necesidades del personal de salud a mediano y largo plazo, con el apoyo de un sistema nacional de información de recursos humanos
  • Ampliar la inversión pública en recursos humanos de salud, mejorando la oferta de empleo y las condiciones de trabajo, especialmente en el primer nivel de atención.

Para desarrollar condiciones y capacidades de los recursos humanos para la salud para ampliar el acceso y la cobertura de salud con equidad y calidad las autoridades de salud se comprometieron a:

  • Promover una dotación equitativa y la retención del personal de salud a través del desarrollo de una política de incentivos profesionales y económicos que considere la perspectiva de género y que sea acorde a las necesidades específicas de cada comunidad, especialmente en las áreas desatendidas.
  • Conformar equipos interprofesionales en el primer nivel de atención cuya combinación de competencias permita un abordaje integral y con capacidad resolutiva de los problemas de salud, con enfoque de interculturalidad y de los determinantes sociales de la salud.
  • Formular e implementar una regulación del ejercicio profesional que permita el máximo despliegue de las competencias de los profesionales de la salud con el fin de ampliar la cobertura y la calidad de la atención, según modelos adecuados de coordinación y supervisión.
  • Mejorar el diálogo y las alianzas, incluidos los arreglos multilaterales y bilaterales, a fin de abordar los retos de la migración del personal de salud y el fortalecimiento de los sistemas de salud.

Para concertar con el sector educativo para dar respuesta a las necesidades de los sistemas de salud en transformación hacia el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud las autoridades de salud se comprometieron a:

  • Desarrollar mecanismos de articulación permanente y acuerdos de alto nivel entre los sectores de la educación y la salud para alinear la formación y el desempeño de los recursos humanos con las necesidades presentes y futuras de los sistemas de salud.
  • Disponer de sistemas de evaluación y de acreditación de carreras de la salud con estándares en los que se consideren las competencias científico-técnicas y sociales de los egresados.
  • Desarrollar mecanismos de regulación y un plan de formación para las especialidades prioritarias en los que se contemple el número de especialistas requeridos por el sistema de salud y un incremento de la formación en salud familiar y comunitaria

Y esos son los objetivos del plan para ayudarnos a mejorar la distribución y retención del personal de salud. Les toca a las autoridades promover su implementación, y a nosotros ejercer el control social de la gestión de éstas.

A %d blogueros les gusta esto: