Agenda de Salud Sostenible Panamá 2030Con el título de Agenda de salud sostenible Panamá 2030, inicio una serie de publicaciones en las que compartiré, matizados de acuerdo con las condiciones de nuestro país, los principales contenidos de la Agenda de Salud Sostenible para las Américas 2018-2030, aprobada por los ministros de salud de las Américas, reunidos en la 29.a Conferencia Sanitaria Panamericana. El documento aprobado representa la respuesta del sector de la salud a los compromisos asumidos por los Estados Miembros de la OPS en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, junto con los temas inconclusos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y de la Agenda de Salud para las Américas 2008-2017, así como los desafíos regionales de salud pública emergentes. La Agenda se operacionaliza a través de los planes estratégicos y estrategias de la OPS, así como a través de planes de salud subregionales y nacionales.

En la Declaración, por medio de la cual establecieron el compromiso de los países que representaban, los ministros de salud reafirmaron el derecho a la salud, y del derecho al goce del grado máximo de salud que se pueda lograr, la solidaridad panamericana, la equidad en la salud, la universalidad y la inclusión social, como principios y valores fundamentales que han inspirado a los países a mejorar los resultados de salud para que nuestras poblaciones puedan alcanzar su máximo potencial.

Esta Declaración tiene gran importancia para Panamá, pues estamos a las puertas de iniciar un nuevo gobierno, que esperamos asuma los principios y valores de la Agenda, y estos orienten el quehacer de las instituciones de salud en el territorio nacional, para alcanzar la prometida cobertura universal de salud para todos, con justicia y equidad.

Entonces, en ese contexto del histórico momento en que vivimos, y precisamente para contribuir a la formulación de los Planes de Salud que deben estar generando los equipos técnicos de los candidatos que buscarán la presidencia del país en 2019, propongo que aprovechemos los Principios y valores de la Agenda de las Américas, para formular nuestra propia Agenda de Salud Sostenible Panamá 2030. Me refiero a éstos a continuación, y en próximas entregas estaré analizando los Objetivos y Metas que se proponen, en el contexto del Plan Estratégico Nacional con Visión de Estado, Panamá 2030, nuestra Política Nacional de Salud 2016-2025, y del Libro Blanco para la transformación del sistema de salud.

Principios orientadores de la Agenda de Salud Sostenible Panamá 2030

El derecho al goce del grado máximo de salud que se pueda lograr

Para hacer de este derecho una realidad, los países deben trabajar a fin de mejorar el acceso a una atención de salud que sea oportuna, asequible y de calidad apropiada, así como en torno a los determinantes de la salud como las condiciones de vida adecuadas y los alimentos saludables.  estos factores también promueven el goce de otros derechos humanos, incluidos, entre otros, el derecho a la educación, así como a la no discriminación, al acceso a la información y a la participación social. En nuestro caso, la garantía del derecho a la salud está salvaguardada por el Artículo 109 de nuestra Constitución Política, la cual establece que “Es función esencial del Estado velar por la salud de la población de la República”.

La solidaridad panamericana

Los panameños tenemos que aprender a participar y aprovechar las sólidas alianzas bilaterales y la cooperación Sur-Sur entre los Estados Miembros de la OPS, así como la cooperación multilateral y regional, junto con los procesos dinámicos de integración, son los mecanismos básicos para intercambiar enfoques y experiencias eficaces, así como bienes y servicios, a fin de alcanzar las metas comunes y superar las inequidades en la salud.

La equidad en la salud

La Agenda refleja la búsqueda de la equidad en la salud como parte de un esfuerzo colectivo para eliminar todas las desigualdades en materia de salud que son evitables, injustas y remediables entre poblaciones o grupos dentro de los países de la Región y entre ellos. Para superarlas, es importante tener en cuenta que estas desigualdades se encuentran arraigadas en determinantes sociales y ambientales que también deben abordarse. Para alcanzar este principio, los panameños deberemos superar la profunda desigualdad que nos caracteriza, generada por un modelo económico que beneficia principalmente a una pequeña parte de la población, el cual pone en riesgo la sostenibilidad de nuestros logros en salud.

La universalidad

Los derechos humanos, entre ellos el derecho al goce del grado máximo de salud, son universales e inalienables. Todas las personas, en cualquier lugar del mundo, deben poder ejercerlos y disfrutarlos. En consonancia con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la ASSA2030 se adhiere al principio de no dejar a nadie ni a ningún país atrás.

Aunque para la mayoría de los ciudadanos de recursos financieros escasos o limitados, la Cobertura Universal de Salud en Panamá, no pasa de ser una quimera; los panameños contamos con los recursos humanos y financieros suficientes para combatir las inequidades y avanzar hacia la cobertura y el acceso universales. Nuestra Agenda de salud sostenible Panamá 2030 requiere que ese financiamiento sea sostenible, fiscalmente responsable y blindado contra la corrupción. También tenemos suficientes instalaciones públicas en todo el territorio nacional, aunque un elevado porcentaje de ellas adolece de importante deterioro y falta de mantenimiento, lo cual debe corregirse. Y aunque tenemos en promedio suficientes profesionales de la salud, estos no están distribuidos en forma equitativa, contribuyendo a la desigualdad que caracteriza al país.

La inclusión social

La Agenda promueve la participación social en la definición, la implementación y la evaluación de los resultados de las políticas de salud. Por tanto, alienta a los formuladores de políticas y prestadores de servicios a que tomen las medidas necesarias para que los sistemas de salud sean más receptivos a las personas a las que prestan servicios. En el ejercicio de los derechos humanos, entre ellos el derecho al goce del grado máximo de salud, se debe incluir a todas las personas, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, lugar de nacimiento o cualquier otra condición.

Para desarrollar nuestra Agenda de Salud sostenible Panamá 2030, deberemos superar la apatía que nos ha caracterizado, y ejercer activamente nuestro derecho de “controlar socialmente la gestión” de los gobernantes. Comencemos aprovechando las elecciones que se llevarán a cabo en mayo del 2019 para elegir aquellos candidatos que muestren y sustenten planes de gobierno basados en el conocimiento científico disponible, trascendiendo los discursos elaborados con palabras agradables y convincentes que buscan engañarnos. Y sobre todo que hayan demostrado con su trayectoria poseer los elementos obligados de la ética pública, en especial la probidad en el uso de los recursos públicos. Supongo que debe haber algunos…

Y esos fueron los principios y valores que orientarían nuestra Agenda de salud sostenible Panamá 2030. Los invito a revisarlos críticamente y agregar aquellos que se me hayan quedado en el tintero…

A %d blogueros les gusta esto: