El cigarrillo mata: ¡elije tu vida y no fumes!El cigarrillo mata. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, “el tabaco es el único producto legal que mata hasta la mitad de sus consumidores cuando se utiliza en la forma indicada por los fabricantes”. A nivel mundial, causa la muerte de una persona cada seis segundos. Se estima que la mortalidad atribuible al tabaco en la Región es de 14% en adultos de 30 años o más (15% en hombres y 14% en mujeres). Además, de acuerdo con la OPS el consumo de tabaco ha disminuido desde 2000, tanto a nivel mundial como en la Región de las Américas, pero la reducción es insuficiente para cumplir con los objetivos globales destinados a proteger a las personas de la muerte y el sufrimiento a causa de enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades no transmisibles (ENT). Actualmente, más de un tercio de los países de las Américas no están implementando ni una sola medida de control del tabaco.

Por esa razón el 31 de mayo de cada año, la Organización Mundial de la Salud y sus asociados celebran el Día Mundial Sin Tabaco con el fin de poner de relieve los riesgos asociados con el tabaquismo, tanto para la salud como en otros ámbitos, y abogar por políticas eficaces para reducir su consumo. El lema de este año es “Tabaco y cardiopatías”. Y la campaña busca llamar la atención sobre la relación entre el tabaco y las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares, entre ellas el accidente cerebrovascular, que, conjuntamente, son las principales causas de muerte en el mundo. Subraya que “el tabaco rompe corazones” y hace un llamado a “elegir salud en lugar de tabaco”.

En mi publicación previa “El tabaco: amenaza el desarrollo”, para poner en perspectiva la importancia de este asunto ofrecí un resumen de las campañas de los últimos cinco años. Recomiendo además la lectura complementaria de la Nota descriptiva que nos ofrece la OMS. Comparto a continuación información relevante que nos ofrece este año la OMS sobre el tema, así como la más reciente disponible en la página del MINSA.

Datos mundiales según la OMS

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo, y el consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno contribuyen a cerca del 12% de las defunciones por cardiopatías. El cigarrillo mata. Por esa razón el consumo de tabaco es la segunda causa de enfermedades cardiovasculares, después de la hipertensión arterial.

La epidemia mundial de tabaco causa cada año más de 7 millones de defunciones, 900,000 de las cuales corresponden a personas no fumadoras que respiran humo de tabaco ajeno. Cerca del 80% de los más de 1,000 millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos medianos y bajos, que son los que soportan la mayor carga de enfermedad relacionada con este producto. A pesar de que se conocen bien los daños para la salud cardíaca que provoca el tabaco y de la disponibilidad de soluciones para reducir la morbimortalidad que ocasiona, amplios sectores de la población desconocen que es una de las principales causas de las enfermedades cardiovasculares.

Las enfermedades circulatorias en Panamá

Como señalé en “Conoce tus números” En Panamá, de acuerdo a las “Estadísticas Vitales del INEC”, las enfermedades circulatorias son responsables de más de 5,000 fallecimientos cada año y es muy probable que un elevado porcentaje de los fallecidos fueran hipertensos y fumadores, lo que los colocaba en doble riesgo pues el consumo de tabaco es la segunda causa de enfermedades cardiovasculares, después de la hipertensión arterial. Además, de acuerdo con el MINSA En el período comprendido entre los años 2000 al 2014, la mortalidad proporcional por causas asociadas al consumo de tabaco se promedia en 13.6%, representando cerca de 2 mil muertes por año.

El cigarrillo mata elije tu vida y no fumes

En ese sentido reviste enorme importancia el Censo de Salud Preventiva que desarrolla el Gobierno Nacional, a través del MINSA y la CSS, con el propósito de detectar si la persona padece de alguna enfermedad crónica y tomar las medidas para evitar que el paciente llegue a un estado crítico. Recomiendo incorporar en la evaluación el consumo de tabaco y la orientación para ayudar a los consumidores a dejar de fumar, porque el cigarrillo mata y las personas tienen que poder elegir la vida y dejar de fumar.

La respuesta de la OMS

La OMS ha formulado un plan de medidas para hacer retroceder la epidemia de tabaquismo. Se denomina el programa “MPOWER” y ofrece una serie de medidas que están en conformidad con el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS) y pueden ser de utilidad para que los gobiernos contribuyan a reducir el consumo de tabaco y protejan a sus ciudadanos de las ENT. Estas medidas son las siguientes:

  • Monitor: vigilar el consumo de tabaco y aplicar políticas preventivas;
  • Protect: proteger a la población de la exposición al humo del tabaco prohibiendo el consumo de este producto en los espacios públicos cerrados, los lugares de trabajo y los transportes públicos;
  • Offer: prestar apoyo para abandonar el hábito tabáquico mediante ayudas generalizadas a todos los fumadores y con cobertura de costos, que incluyan un breve asesoramiento ofrecido por trabajadores sanitarios y líneas telefónicas nacionales de ayuda, sin costo para el usuario;
  • Warn: advertir de los peligros del tabaco utilizando un empaquetado neutro/normalizado y/o grandes advertencias sanitarias gráficas en todos los paquetes de tabaco, y llevar a cabo campañas eficaces en los medios de comunicación para advertir a la población de los daños que causa el consumo de este producto y la exposición al humo de tabaco ajeno.
  • Enforce: prohibir toda forma de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco; y
  • Raise: aumentar los impuestos a los productos de tabaco y hacer que sean menos asequibles.

Objetivos de la campaña del Día Mundial Sin Tabaco 2018

Este año, las metas son las siguientes:

  • poner de relieve la relación entre el consumo de productos de tabaco y las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares;
  • aumentar la concienciación de la población en general sobre las consecuencias para la salud cardiovascular del consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno;
  • proporcionar al público en general, los gobiernos y otros destinatarios la posibilidad de comprometerse a promover la salud cardiaca protegiendo a las personas del consumo de productos de tabaco; y
  • animar a los países a reforzar la aplicación de las medidas MPOWER de lucha contra el tabaco que figuran en el CMCT de la OMS, cuya eficacia está demostrada.

Los efectos benéficos principales de dejar de fumar

De acuerdo con la OPS todos los fumadores que abandonan el tabaco obtienen beneficios inmediatos y a largo plazo.

Los efectos benéficos sobre la salud:

  • A los 20 minutos, disminuye el ritmo cardíaco y baja la tensión arterial.
  • Dentro de las 12 horas siguientes, el nivel de monóxido de carbono en sangre disminuye hasta valores normales.
  • Después de 2-12 semanas, mejora la circulación sanguínea y aumenta la función pulmonar.
  • En 1-9 meses, disminuye la tos y la dificultad para respirar.
  • En 1 año, el riesgo de cardiopatía coronaria es un 50% inferior al de un fumador.
  • En 5 años, el riesgo de accidente cerebrovascular corresponde al de un no fumador entre 5 y 15 años después de dejar de fumar.
  • En 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye hasta ser el 50% del de un fumador, y disminuye también el riesgo de cáncer de boca, de garganta, de esófago, de vejiga y de páncreas.
  • En 15 años, el riesgo de cardiopatía coronaria es el de un no fumador.

Las personas, de cualquier edad, que ya sufren problemas de salud relacionados con el consumo de tabaco también obtienen beneficios si dejan de fumar.

Beneficios respecto de quienes siguen fumando:

  • Hacia los 30 años de edad: se ganan casi 10 años de esperanza de vida.
  • Hacia los 40 años de edad: se ganan 9 años de esperanza de vida.
  • Hacia los 50 años de edad: se ganan 6 años de esperanza de vida.
  • Hacia los 60 años de edad: se ganan 3 años de esperanza de vida.
  • Después de haberse declarado una enfermedad potencialmente mortal: beneficio rápido; las personas que dejan de fumar después de haber sufrido un ataque cardíaco tienen una probabilidad un 50% inferior de sufrir otro ataque cardíaco.

 Adicionalmente:

  • Dejar de fumar disminuye el riesgo adicional de muchas enfermedades relacionadas con el tabaquismo pasivo en los niños, tales como las enfermedades respiratorias (por ejemplo, el asma), y otitis.
  • Dejar de fumar disminuye la probabilidad de sufrir impotencia, de tener dificultades para quedarse embarazada, tener partos prematuros, hijos con insuficiencia ponderal al nacer o abortos.

Últimos hallazgos sobre la prevalencia del consumo de tabaco

  • Cambio en el consumo: la prevalencia mundial de fumadores ha disminuido, pero el número absoluto de fumadores apenas ha cambiado desde el comienzo de este siglo debido al crecimiento de la población. Actualmente hay 1.100 millones de fumadores adultos en el mundo y al menos 367 millones de consumidores de tabaco sin humo. En la Región de las Américas hay 132 millones de fumadores. La prevalencia de fumadores en la región ha disminuido de 28% en 2000 a 17.4% en 2015.
  • Tabaco sin humo: en 2015, el 6,5% de la población mundial de 15 años o más consumía tabaco sin humo (8,4% para los hombres y 4,6% para las mujeres).
  • Por sexo: para hombres de 15 años y más en todo el mundo, 43% fumaron tabaco en 2000 en comparación con 34% en 2016, mientras que 11% de las mujeres fumaron en 2000, en comparación con 6% en 2016. En la Región de las Américas, la prevalencia de los hombres en 2000 era 33.4% comparado con 22% en 2015, y, entre las mujeres, 22.6% en 2000 comparado con 12.9% en 2015.
  • Respuesta de los países: más de la mitad de todos los Estados Miembros de la OMS han reducido la demanda de tabaco, y casi uno de cada cuatro probablemente alcanzará el objetivo de reducción del 30% para 2025. Pero los países deben hacer más para monitorear el consumo de tabaco en todas sus formas, no solo en el consumo de cigarrillos. Actualmente, uno de cada cuatro países tiene datos insuficientes para monitorear su epidemia de tabaquismo.
  • Juventud: en todo el mundo, alrededor del 7%, o algo más de 24 millones de adolescentes de entre 13 y 15 años, fuman cigarrillos (17 millones de varones y 7 millones de mujeres). Alrededor del 4% de los adolescentes de entre 13 y 15 años (13 millones) usan productos de tabaco sin humo. En la Región de las Américas, alrededor del 10% o 4,6 millones de adolescentes de entre 13 y 15 años fuman cigarrillos (2,4 millones de varones y 2,2 millones de mujeres). Alrededor del 2% de los adolescentes de entre 13 y 15 años (1,2 millones) usan productos de tabaco sin humo.
  • Países en desarrollo: más del 80% de los fumadores de tabaco viven en países de bajos y medianos ingresos. La prevalencia del consumo de tabaco está disminuyendo más lentamente en los países de bajos y medianos ingresos que en los países de altos ingresos.

Logros significativos para Panamá

Panamá ratificó el CMCT desde el 16 de agosto de 2004 y fuimos el primer país de las Américas en aprobar una ley contra el tabaquismo, que prohíbe 100% la publicidad, promoción y patrocinio de los productos derivados del tabaco. Aumentamos los impuestos al tabaco, destinando parte importante de esa recaudación a actividades de prevención y tratamiento de enfermedades producto del consumo de tabaco, a través de nuestras clínicas de cesación. Por medio del Decreto 611 también somos el primer país de América que prohibió la exhibición de tabaco. Estas políticas públicas han propiciado un descenso en la prevalencia de consumo de tabaco. De hecho Panamá se sitúa como segundo país en América con menor consumo de tabaco.

Según la ley 69, de 2009, de lo recaudado por impuesto selectivo al consumo de tabaco, 20% va al Instituto Oncológico Nacional, 20% al Ministerio de Salud para actividades de prevención y tratamiento de enfermedades provocadas por el consumo de tabaco y 10% a la Autoridad Nacional de Aduanas para actividades de prevención y persecución del contrabando de productos de tabaco.

El 10 de enero de 2013 firmamos el Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco en la Región de las Américas. A pesar de la propaganda de la industria tabacalera, nos hemos colocado como el segundo país con menor consumo de tabaco del mundo.

En el año 2014 recibimos el reconocimiento especial de la Organización Mundial de la Salud, por nuestro liderazgo en la promoción de la creación de capacidades nacionales y regionales para el control del tabaco en las Américas y por sus logros en la lucha contra el tabaco, especialmente en el ámbito fiscal, eje de la campaña del Día Mundial sin Tabaco 2014.

Felicito a los responsables en el MINSA por este esfuerzo sostenido desde hace varios años. A pesar de los intereses y vaivenes políticos han sabido hacer la diferencia positiva para el país y son un ejemplo para seguir.

A %d blogueros les gusta esto: