Equilibrio para garantizar el acceso a medicamentos y vacunasEn la próxima Asamblea Mundial de la Salud, que se celebrará en Ginebra del 21 al 26 de mayo, las autoridades de salud, entre ellas las de Panamá, discutirán sobre la necesidad de una hoja de ruta para garantizar el acceso a medicamentos y vacunas, en particular las actividades, acciones y entregables para el periodo 2019-2023. Este es un tema de gran importancia y preocupación para todos los panameños, pues a pesar de los recursos financieros que invertimos en medicamentos, son frecuentes las quejas de la población por su falta. En ese sentido consideré conveniente y necesario compartir con ustedes el resumen de las opciones prioritarias que analizarán las autoridades para garantizar el acceso a medicamentos y vacunas.

Supongo y espero que los equipos técnicos del MINSA y la CSS estén revisando este material, a fin de preparar la posición que el país llevará a la citada reunión y, lo más importante, lo que haremos al regresar, una vez aprobada la Resolución correspondiente y comprometidos en su cumplimiento. Vayamos sin más preámbulos al “resumen de orientación” que les harán a los participantes en el magno evento y estemos pendientes de su cumplimiento.

Lista de opciones prioritarias para garantizar el acceso a medicamentos y vacunas

Breve Introducción

“El acceso a vacunas y medicamentos seguros, eficaces y de calidad para todos es una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para lograr la cobertura sanitaria universal se requiere acceso a vacunas y medicamentos seguros, eficaces, de calidad y asequibles. El acceso a los medicamentos es motivo de preocupación general por las siguientes razones: los precios al alza de los nuevos medicamentos, que ejercen una presión creciente en la capacidad de todos los sistemas de salud por ofrecer acceso pleno y asequible a la atención de salud; la persistencia de problemas como la escasez y el desabastecimiento de medicamentos y vacunas esenciales, en particular para las enfermedades no transmisibles; y el aumento en el número de productos médicos de calidad subestándar y falsificados, que suponen un riesgo inaceptable para la salud pública. Además, problemas como la resistencia a los antimicrobianos y el uso indebido de los opioides ponen de relieve la necesidad de mejorar el uso adecuado de los medicamentos…”

“Incrementar el acceso a los medicamentos y las vacunas es complejo. Si bien son muchas las actividades que contribuyen a mejorar dicho acceso, es necesario establecer prioridades e invertir en aquellas en que la OMS tenga ventaja frente a otras organizaciones y que supongan un buen aprovechamiento de los recursos, sean adecuadas para los fines previstos y conlleven mejoras viables y sostenibles…”

Aprovecho para insistir en las facilidades que nos brinda el Fondo Estratégico de la OPS. Este mecanismo solidario de compras conjuntas de medicamentos esenciales y suministros de salud estratégicos nos ofrece la posibilidad de acceder a más de 150 productos, desde medicamentos para el VIH, la tuberculosis y la malaria; dispositivos médicos y equipos, e insumos. Vale subrayar que los productos adquiridos a través del Fondo cumplen con estándares internacionales de seguridad, son eficaces y de calidad. Además, sus precios son más competitivos porque el Fondo Estratégico consolida la demanda de varios países y recurre a licitaciones internacionales para adquirir suministros, lo que promueve la competencia entre proveedores de calidad asegurada y obtiene productos en gran cantidad a precios más bajos.

Resumen de las principales opciones

A partir de un examen integral de las principales dificultades que se presentan a la hora de garantizar el acceso a vacunas y medicamentos seguros, eficaces y de calidad y ha analizado los progresos logrados hasta la fecha, se presenta la siguiente lista de medidas, que podrían aplicarse con carácter prioritario.

  • “Generar voluntad política y fomentarla en el plano nacional y regional con objeto de garantizar la asequibilidad y disponibilidad de productos médicos seguros, eficaces y de calidad a través de una reglamentación y aplicación normativa eficaz, en particular la aplicación de políticas de fijación de precios y de financiación que alienten los precios justos y la inversión nacional en programas de cobertura universal que reduzcan los pagos directos”

Esta recomendación es vital para que nosotros garanticemos el acceso a medicamentos y vacunas. Recordemos que cuando termine el período de este gobierno, el cual, afortunadamente para la mayoría de los panameños, se encuentra en su último año, el Sector público de salud, de acuerdo a la información oficial de la CSS y el MINSA, habrá tenido a su disposición en sus cinco años en el poder, la nada despreciable suma de 1,600 millones de balboas para comprar los medicamentos que necesita nuestra población. Estamos hablando de más de 300 millones de balboas cada año. Aun así, son frecuentes las quejas de la población por la falta de medicinas en las instituciones públicas, y las excusas variadas por parte de los jerarcas del sector. No le ha quedado más remedio a la población, que pagar de su bolsillo las costosas medicinas (porque en Panamá son más costosas que en la mayoría de los países vecinos), lo que le ha representado al pueblo, de acuerdo con una estimación del 30% del gasto total, una erogación cercana a los 700 millones de balboas en el mismo período, la cual, dicho sea de paso, supera el gasto del MINSA para este rubro. No me cabe duda de que esta erogación “directa” ha afectado la economía de nuestras familias, limitando su desarrollo y en no pocos casos generando pobreza.

  • “Apoyar una mayor colaboración interinstitucional, regional y nacional, la creación de redes y la capacitación en temas específicos como: gobernanza; reglamentación; calidad y seguridad; políticas de propiedad intelectual y comercio, en particular a través de la colaboración trilateral de la OMS con la OMPI y la OMC; fijación de precios; adquisiciones; reembolso; y uso apropiado”.
  • “Consolidar e impulsar la contribución de la Secretaría al desarrollo de productos para diferentes enfermedades, y en particular el establecimiento efectivo de prioridades en las necesidades en materia de investigación y desarrollo a través del Observatorio Mundial de la Investigación y el Desarrollo Sanitarios, y aprovechar los buenos resultados de modelos existentes de investigación y desarrollo, como la Alianza mundial de investigación y desarrollo de antibióticos“.
  • “Apoyar la expansión del Medicines Patent Pool a fin de que incluya todos los antimicrobianos y medicamentos patentados de la Lista Modelo OMS de Medicamentos Esenciales“.
  • “Crear capacidad, en colaboración con otros asociados, para la aplicación de leyes sobre propiedad intelectual que estén en consonancia con el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Acuerdo sobre los ADPIC) y que utilicen de forma adecuada sus flexibilidades”.
  • “Además, se considera que también influye enormemente en el acceso a medicamentos seguros, eficaces y de calidad la continuación de la labor normativa de la OMS en la especificación de normas y orientaciones para el desarrollo, reglamentación, producción, selección, fijación de precios, adquisiciones, distribución, prescripción y uso de medicamentos y vacunas, al tratarse de una labor poco compleja y que requiere para su aplicación recursos que están en gran medida disponibles.”

Por último, existen numerosas medidas con alto potencial de impacto, pero son también sumamente complejas y requieren recursos adicionales. Comparto algunos ejemplos por su relevancia.

  • “Apoyar la elaboración, aplicación y monitoreo de políticas farmacéuticas nacionales con el fin de reforzar las estrategias para el uso apropiado de los medicamentos.”
  • “Frenar la influencia indebida y la corrupción en el sistema farmacéutico, especialmente en la gestión de las adquisiciones y la cadena de suministro.”
  • “Promover los debates sobre la unificación de los principios para la investigación y desarrollo biomédicos.

¡Aprovechemos pues la colaboración técnica y estratégica de la OMS para garantizar el acceso a medicamentos y vacunas!

A %d blogueros les gusta esto: