Seleccionar página

El costo de los medicamentos que necesita nuestra poblaciónLos medicamentos que necesita nuestra población no están disponibles muchas veces. Esto no tiene justificación alguna pues, cuando termine el período de este gobierno, el cual, afortunadamente para la mayoría de los panameños, se encuentra en su último año, el Sector público de salud, de acuerdo a la información oficial de la CSS y el MINSA, habrá tenido a su disposición en sus cinco años en el poder, la nada despreciable suma de 1,600 millones de balboas para comprar los medicamentos que necesita nuestra población. Estamos hablando de más de 300 millones de balboas cada año. Aun así, son frecuentes las quejas de la población por la falta de medicinas en las instituciones públicas, y las excusas variadas por parte de los jerarcas del sector. No le ha quedado más remedio a la población, que pagar de su bolsillo las costosas medicinas (porque en Panamá son más costosas que en la mayoría de los países vecinos), lo que le ha representado al pueblo, de acuerdo con una estimación del 30% del gasto total, una erogación cercana a los 700 millones de balboas en el mismo período, la cual, dicho sea de paso, supera el gasto del MINSA para este rubro. No me cabe duda de que esta erogación “directa” ha afectado la economía de nuestras familias, limitando su desarrollo y en no pocos casos generando pobreza.

Gasto en los medicamentos que necesita nuestra población

Estas cifras ponen en perspectiva la magnitud del negocio de ventas de medicinas a las instituciones de salud del Estado y la necesidad de fortalecer la autoridad reguladora bajo la rectoría del MINSA para desarrollar una gestión efectiva, que garantice el suministro de medicamentos de forma transparente, eficiente y continua. Habría que evaluar además si ha sido suficiente el respaldo político necesario para aprovechar los recursos financieros disponibles y negociar con los proveedores precios razonables, en condiciones de eficiencia, eficacia, seguridad, controles y calidad. No me referiré en esta entrega a la posibilidad de corrupción en el manejo de esta enorme cantidad de dinero, pero como manifestó nuestro arzobispo recientemente “nuestro país continúa herido por la corrupción” y no sería de extrañar que exista, porque es mucho dinero para tentar a los corruptos. En todo caso, compartiré algunos principios prácticos para efectuar buenas adquisiciones de productos farmacéuticos, las posibilidades de apoyo internacional, las orientaciones que nos hace ACODECO y las buenas prácicas existentes para ampliar el acceso a medicamentos genéricos y reducir el gasto en fármacos. Espero sinceramente que las consideren de utilidad para garantizar los medicamentos que necesita nuestra población…

Principios prácticos para efectuar buenas adquisiciones de los medicamentos que necesita nuestra población

La Organización Mundial de la Salud nos ofreció hace ya algunos años el documento titulado “Principios prácticos para efectuar buenas adquisiciones de productos farmacéuticos”. Allí reconoce que “la adquisición de productos farmacéuticos es un complejo proceso que comprende numerosas fases y en el que participan numerosos organismos, ministerios y fabricantes. Las vigentes políticas, normas y reglamentaciones gubernamentales relativas a la adquisición, así como las estructuras institucionales, a menudo son inadecuadas y a veces impiden que se atienda de un modo eficaz al mercado actual de productos farmacéuticos”. Y subraya que son cuatro los objetivos estratégicos de la adquisición de productos farmacéuticos: “Adquirir la cantidad adecuada de los medicamentos más eficaces con relación a los costos; Seleccionar a proveedores fiables de productos de alta calidad; Asegurar la entrega puntual y; Lograr el menor costo total posible” En ese contexto los invito a leer aquí los doce principios prácticos para efectuar buenas adquisiciones en productos farmacéuticos. Aunque estamos cumpliendo con algunos, es necesario mejorar

Posibilidades de apoyo internacional para los medicamentos que necesita nuestra población

Como también he señalado antes; es injusto e incorrecto que padezcamos escasez de medicamentos, pues nuestro país cuenta con la cooperación técnica de la Organización Panamericana de la Salud y dos formidables mecanismos solidarios para garantizar el acceso equitativo a los medicamentos que necesita nuestra población, de calidad y al menor precio posible.

El primero es la posibilidad que tenemos de negociar y comprar de forma conjunta con nuestros hermanos centroamericanos, aprovechando la capacidad y experiencia del Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica y República Dominicana, COMISCA. Las negociaciones incluyen la precalificación de las empresas proveedoras mediante un riguroso proceso técnico, legal y administrativo con la participación de los representantes de los Ministerios de Salud de los países, la presencia de observadores internacionales de reconocido prestigio.

Complementario a los esfuerzos del COMISCA, están las facilidades que nos brinda el Fondo Estratégico de la OPS. Este mecanismo solidario de compras conjuntas de medicamentos esenciales y suministros de salud estratégicos nos ofrece la posibilidad de acceder a más de 150 productos, desde medicamentos para el VIH, la tuberculosis y la malaria; dispositivos médicos y equipos, e insumos. Vale subrayar que los productos adquiridos a través del Fondo cumplen con estándares internacionales de seguridad, son eficaces y de calidad. Además, sus precios son más competitivos porque el Fondo Estratégico consolida la demanda de varios países y recurre a licitaciones internacionales para adquirir suministros, lo que promueve la competencia entre proveedores de calidad asegurada y obtiene productos en gran cantidad a precios más bajos.

Promoviendo la competencia a través de la creación de una canasta básica de medicamentos, CABAMED

En abril de 2013 los panameños conformamos una comisión interinstitucional (Ministerio de Salud (MINSA), Caja de Seguro Social (CSS), Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios para la Salud y la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia, ACODECO) con el fin de crear una canasta básica de medicamentos, que le permitiera a los consumidores manejar información de precios de 40 principios activos de distintos grupos farmacológicos de tal forma que los mismos tuviesen elementos adicionales al momento de adquirir sus medicamentos, dado los incrementos importantes de precios que se venían dando hasta la fecha.

La Comisión tiene los siguientes objetivos:

  • Propiciar “competencia” entre los agentes económicos (laboratorios) para que bajen sus precios. (Medicamentos de Referencia – MR y Medicamentos Genéricos – MG)).
  • Disminuir las asimetrías de información y que los consumidores manejen las diferencias de precios que hay entre un MR y un MG.
  • Que los consumidores conozcan que los MG son tan eficaces y seguros como los MR.

La Comisión le recuerda al Consumidor al comprar medicamentos lo siguiente

  • Ser responsable es la clave a la hora tanto de comprar medicamentos, como de ingerirlos.
  • Los medicamentos genéricos tienen la misma eficacia terapéutica, calidad y seguridad que los medicamentos innovadores.
  • No automedicarse. Para comprar un medicamento debe tener claro qué tipo necesita, según lo recomendado por su médico.
  • Solicitar a su médico que le recete medicamentos con el nombre genérico, o que, en todo caso, le brinde opción de un tratamiento más económico.
  • Comparar precios y solicitar en la farmacia de su preferencia, que le muestre las opciones disponibles para su tratamiento

Buenas prácticas para ampliar el acceso a los medicamentos que necesita nuestra población

La Organización Panamericana de la Salud informó recientemente que México amplía el acceso a medicamentos genéricos y reduce el gasto en fármacos de los mexicanos. Comparto con ustedes los elementos centrales de la noticia y los invito a conocer la experiencia mexicana

  • A partir de la política de reducción de precios por medio de la introducción de medicamentos genéricos liderada en el país por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), México obtuvo una rebaja importante de precios de los medicamentos. Gracias a ello, los beneficiarios del sector público reciben estos medicamentos de manera gratuita.
  • Desde el 2012, COFEPRIS ha autorizado la introducción de más de 540 medicamentos genéricos utilizados en el tratamiento de 21 problemas de salud que representan alrededor de 70% de las principales causas de muerte en México.
  • La repercusión de esta estrategia ha sido doble: no solo ha generado ahorros importantes en la compra de medicamentos por parte del sector público, lo que ha permitido aumentar el volumen de compras, sino que además ha reducido en gran medida el precio de las medicinas en el mercado, mejorando considerablemente el acceso a los medicamentos para los mexicanos.
  • En promedio, el gasto mensual del sector público en medicamentos se redujo casi a la mitad entre 2011 y 2016, al pasar de 894 millones de pesos mexicanos (alrededor de 50 millones de dólares) en 2012, a 460 millones de pesos mexicanos (aproximadamente 25 millones de dólares) en 2016. Al mismo tiempo, el volumen total de medicinas adquiridas por el sector público se cuadruplicó en ese período, al pasar de 4,4 millones a 18,4 millones de unidades. Por otro lado, el precio de mercado de las medicinas correspondientes a los 39 principios activos en cuestión registró una baja promedio de 61%.

Eso es todo por ahora. Como siempre, invito a nuestras autoridades a erradicar el clientelismo y actuar de acuerdo a la información y recomendaciones disponibles para ampliar el acceso y reducir los precios de los medicamentos que necesita nuestra población.

A %d blogueros les gusta esto: