Seleccionar página

La salud de nuestra ciudad y la experiencia chinaCon el propósito de enriquecer el diálogo sobre el tema de la salud de nuestra ciudad, comparto con ustedes, complementadas con fuentes adicionales, las ideas centrales del artículo “Healthy cities: key to a healthy future in China”, publicado hace unos días en la prestigiosa revista The Lancet. Al margen del contenido técnico de la publicación, que podrán apreciar durante su lectura, está la valiosa posibilidad de hacer valer para la salud de nuestra ciudad el promisorio relacionamiento diplomático que recién iniciamos con los chinos, capitalizando mediante convenios recíprocos las experiencias de nuestros amigos para fortalecer la calidad de vida de nuestra ciudad y contribuir a salvaguardar nuestro futuro. Veamos…

Para poner en perspectiva el asunto, el artículo de The Lancet inicia señalando que “para 2030, hasta una de cada ocho personas vivirá en una ciudad en China. A medida que la urbanización se acelera en todo el mundo, y particularmente en Asia, el papel central de las ciudades para influir en la salud de sus habitantes nunca ha sido mayor. Por lo tanto, el Objetivo 11 de Desarrollo Sostenible de la ONU es hacer que las ciudades sean inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles”. Recordemos que la ciudad de Panamá tiene 430,299 habitantes en el centro de la ciudad, 880,691 habitantes dentro de su municipio​ y 2,011,780 habitantes en su área metropolitana, que incluye a varias jurisdicciones como la ciudad de Panamá y ciudad-distrito de San Miguelito. Es decir, el 50% de la población del país.

Frente al hecho de que las ciudades tienen responsabilidades y oportunidades no realizadas para mejorar la salud de la población, se estableció una Comisión Lancet junto con la Universidad Tsinghua en 2016. Dirigida por el profesor Peng Gong, la Comisión estaba compuesta principalmente por académicos en China, representando las muchas facetas que dan forma a la salud en un entorno urbano. El informe de la Comisión Tsinghua-Lancet sobre Ciudades Saludables fue compilado por un comité de 45 expertos de la Universidad Tsinghua, la Comisión Nacional de Salud, la Organización Mundial de Salud, la Universidad de California-Berkeley y otras organizaciones.

Antecedente: el enfoque de ciudades higiénicas

China fue pionera en el movimiento de ciudades higiénicas en 1989 para mejorar la salud urbana con más de 100 criterios para mejorar la infraestructura y el saneamiento. Las ciudades higiénicas se hicieron notables por sus menores tasas de enfermedades infecciosas. El enfoque de ciudades higiénicas se incluyó en el movimiento internacional de ciudades saludables en 1994 con características chinas que incluían una sociedad sana y una cultura sana. A través de estos y otros esfuerzos, las ventajas sanitarias se han acumulado en las ciudades, donde la densidad de población permite una provisión más eficiente de agua, saneamiento, educación, atención médica y energía. Un resultado es la mayor esperanza de vida de los residentes urbanos en comparación con los habitantes rurales. Lo anterior cobra especial relevancia en nuestro caso, ya que «vivimos en una ciudad enferma» y estamos obligados a trabajar todos: autoridades municipales y ciudadanos para promover una vida saludable en nuestra ciudad, reforzando las acciones que admito se llevan a cabo.

Los desafíos de salud que enfrentan las ciudades

El informe analizó los desafíos de salud que enfrentan las ciudades en el contexto de la rápida urbanización de China, resumió la eficacia y deficiencias de las acciones actuales y propuso construir ciudades saludables.

De acuerdo con Gong Peng, líder del informe, aunque las ciudades en China han emprendido acciones para abordar los desafíos de salud, como controlar la contaminación atmosférica, mejorar la habitabilidad de los entornos urbanos y reforzar la prevención y control de enfermedades, aún quedan desafíos.

La salud de nuestra ciudad y la experiencia china

En ese contexto, el informe subraya que «los planificadores urbanos deben integrar la salud en todas las políticas empezando con la planificación urbana, incrementar la participación pública, establecer objetivos locales adecuados, evaluar los avances de forma periódica y ampliar la investigación y educación en ciudades saludables«.

Pero la ventaja de salud urbana no es compartida por todos. El estado de residencia oficial, hukou, determina el acceso al empleo, la vivienda, la atención médica, la educación y otros servicios en las ciudades de China. A pesar de las iniciativas para permitir el acceso, es menos probable que los inmigrantes rurales reciban atención prenatal y otros servicios preventivos, y es más probable que vivan y trabajen en condiciones menos seguras y más higiénicas que aquellos con un hukou urbano. Con los migrantes que componen más del 15% de las poblaciones urbanas en China, dicha segregación es contraria a las buenas prácticas de salud pública.

Habrá desafíos y costos a medida que las ciudades cambien su énfasis de la prosperidad económica a la prosperidad social. Las áreas urbanas en China tienen poblaciones que envejecen rápidamente, infraestructuras que no han coincidido con el crecimiento, carreteras inseguras y desigualdades económicas severas. Para reconciliar las desigualdades, los programas deben llegar a todos los ciudadanos, y el entorno construido debe acomodar a las personas con discapacidades. Además, la vida en la ciudad está asociada con elecciones menos saludables sobre el ejercicio, la dieta, el tabaco y el alcohol, y un mayor riesgo de problemas de salud mental. Cada uno de ellos es esencial para que China reduzca su carga de accidente cerebrovascular, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y depresión, y para combatir la obesidad y la diabetes.

Las preocupaciones ambientales abundan, desde el cambio climático hasta la contaminación. La densidad de construcción predispone a las islas de calor urbanas y la expansión de las superficies impermeables hace que las ciudades sean más vulnerables a las inundaciones en una era de aumento de las precipitaciones. Sin embargo, los cambios están en marcha. Las megaciudades de China que una vez fueron sinónimo de contaminación atmosférica catastrófica ahora vislumbran cada vez más cielos azules. Pero el progreso debe ser más rápido, más confiable y más uniformemente distribuido.

Otro desafío es la reconciliación de las disparidades entre los tres esquemas de seguro de salud pública del país que brindan una protección financiera desproporcionada a favor de los residentes urbanos. Del mismo modo, la prestación de atención primaria requiere un ajuste radical a medida que los departamentos de pacientes ambulatorios en los hospitales urbanos terciarios se ahogan con pacientes cuyas necesidades médicas a menudo básicas no coinciden con la experiencia de alto nivel disponible.

Las ciudades de China están en una buena posición para responder a estos desafíos y mejorar los resultados de salud siempre que estén motivados para hacerlo. Con más de mil millones de habitantes urbanos para 2030, las intervenciones de salud urbana en China tendrán un alcance sin igual. El poder político y económico devuelto hace que las ciudades sean responsables del 70% de su presupuesto. De esta manera, la heterogeneidad entre las ciudades y dentro de ellas podría abordarse de manera más efectiva para aprovechar las fortalezas locales para las necesidades locales y para incorporar la salud en los programas de los gobiernos locales.

Los Comisionados proporcionan no solo los argumentos para el cambio, sino también un mecanismo. La salud debe integrarse en las políticas urbanas ampliando la participación y considerando las ramificaciones en la salud de todas las decisiones, estableciendo metas para el mejoramiento de la salud que tengan resultados mensurables y, lo que es más importante, investigación. Adoptar tal enfoque anunciaría una época emocionante para la salud y galvanizaría la salud urbana como una disciplina internacional de gran importancia.

A %d blogueros les gusta esto: