Cuídate de la gripe

Cuídate de la gripeCuídate de la gripe, es una amenaza latente e imprevista que puede causar graves complicaciones y muerte, como lo demuestra la información que nos ofrece la Organización Mundial de la Salud, OMS, la Organización Panamericana de la Salud, OPS y los Centros para la prevención y el control de enfermedades, CDC, la cual comparto para nuestro aprovechamiento y difusión en este artículo. Veamos…

Según estimaciones de la OMS, los CDC y asociados para la salud mundial, cada año se producen hasta 650,000 defunciones por enfermedades respiratorias relacionadas con la gripe estacional. Esto revela un aumento respecto de la estimación mundial precedente, de 250,000-500,000, que data de más de 10 años atrás y abarca todas las defunciones relacionadas con la gripe, incluidas las debidas a enfermedades cardiovasculares o diabetes. Las nuevas cifras de 290,000-650,000 defunciones se basan en datos más recientes, de un grupo más amplio y diverso de países, incluidos países de ingresos bajos y medianos, y excluyen defunciones por enfermedades distintas de las respiratorias.

Por su parte el último Informe de situación de Influenza de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, a partir de los datos de los Ministerios de Salud nos informa que:

“los indicadores epidemiológicos de Centroamérica permanecieron en niveles moderados y se informó que la circulación de influenza y VSR se encuentran en descenso en toda la subregión. En Panamá, la actividad persistente de VSR fue reportada con disminución de las neumonías y las hospitalizaciones asociadas con IRAG desde las últimas semanas. Sin embargo se reportó actividad ligeramente aumentada de influenza en Guatemala en semanas recientes”.

Pero no bajemos la guardia porque: “en América del Norte la actividad de influenza continuó en aumento según lo esperado para el período en Canadá, México y los Estados Unidos. Influenza A (H3N2) e influenza B circularon simultáneamente en la sub-región. En los Estados Unidos y Canadá, la actividad de ETI aumentó por encima de los umbrales estacionales, en tanto en México se registró un incremento de actividad de IRAG/ETI dentro de lo esperado. Lo mismo ocurrió en el Caribe, donde la actividad de influenza aumentó y se reportó una actividad moderada del VSR en la mayoría de la subregión. La actividad de influenza continuó elevada en Haití, Territorios Franceses, Jamaica y Puerto Rico en semanas recientes con predominio de influenza B. Igual está sucediendo en Ecuador donde se registra una elevada actividad de IRAG asociada a influenza. En Colombia, se reportó actividad alta pero estable de influenza; mientras que en Perú, la actividad de IRA y neumonía permaneció dentro de lo esperado, con menores detecciones de influenza en general. Más abajo en Brasil y Cono Sur: Los niveles de influenza y VSR reflejaron una tendencia al descenso a niveles estacionales en toda la sub-región, con predominancia de influenza B. La actividad de ETI y de IRAG continúan en descenso, con predominio de influenza B.

En Panamá de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), cada año fallecen en promedio 16 personas por causa de la influenza (gripe) y 595 personas por causa de neumonías. Ambas causas de fallecimiento muestran un descenso claro, el cual puede ser atribuido correctamente al intenso programa de vacunación llevado a cabo por el MINSA, el cual busca proteger a la mayor cantidad de los panameños y residentes en el país. En todo caso redoblemos la vigilancia pues Panamá es un país de tránsito y por nuestro aeropuerto internacional de Tocumen transitan diariamente unos 40,000 pasajeros provenientes y rumbo a diferentes partes del planeta, lo que nos hace especialmente vulnerables a esta amenaza.

Tanto las cifras mundiales como las nacionales ponen de relieve la elevada carga de enfermedad por gripe y su enorme costo social y económico para el mundo y para el país. “Esas cifras destacan la importancia que tiene la prevención de las epidemias estacionales de gripe, así como la preparación para pandemias”, como se muestra en el siguiente Vídeo.

La OMS subraya que “todos los países, ricos y pobres, grandes y pequeños, deben trabajar conjuntamente para luchar contra los brotes de gripe antes de que se produzca la próxima pandemia. Esto requiere un aumento de la capacidad para detectar los brotes y darles respuesta, así como el fortalecimiento de los sistemas de salud con el fin de mejorar la salud de las personas más vulnerables y más expuestas a riesgos…

Por su parte los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades nos hacen las recomendaciones que comparto más abajo. Pero recuerda que nuestro MINSA también nos hace recomendaciones. Así que ya lo sabes: “síguelas y cuídate de la gripe”.

La primera y mejor manera de protegerse contra esta enfermedad es ponerse la vacuna cada temporada de influenza.

  • Se recomienda que todas las personas a partir de los 6 meses de edad se vacunen contra la influenza cada año, con pocas excepciones.
  • Esta temporada hay vacunas contra la influenza creadas para proteger contra tres virus distintos (llamadas vacunas “trivalentes”). Además, hay vacunas contra la influenza creadas para proteger contra cuatro virus distintos (llamadas vacunas “cuadrivalentes”). Después de recibir la vacuna, el cuerpo tarda dos semanas en producir anticuerpos para protegerlo de los virus.
  • Un recordatorio importante para padres y cuidadores de niños: Muchos niños que se vacunen contra la influenza por primera vez necesitarán 2 dosis de la vacuna contra la influenza para estar protegidos. Si un niño no ha recibido su primera dosis, vacúnelo ahora.
  • Los CDC no recomiendan una vacuna contra la influenza en particular. Lo importante es vacunarse todos los años. (el subrayado es mío)
  • Si bien la eficacia de la vacuna puede variar, estudios recientes muestran que reduce el riesgo de contraer la influenza aproximadamente entre el 50 y el 60 % en la población general durante las temporadas en las que la mayoría de los virus de la influenza que están circulando son similares a los de la vacuna.

Tome medidas preventivas todos los días para detener la propagación de microbios.

  • Cuando sea posible, trate de evitar el contacto cercano con personas enfermas. Si usted se enferma, limite lo más que pueda el contacto con los demás para evitar contagiarlos. Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón. Si no hay agua y jabón, frótese las manos con un producto a base de alcohol. También limpie y desinfecte las superficies y los objetos que puedan estar contaminados con microbios como los de la influenza.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca porque esta es la manera en que se propagan los microbios. Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable cuando tosa o estornude. 

Tome medicamentos antivirales contra la influenza solo si su médico se los receta (el subrayado es mío)

  • Los CDC recomiendan el tratamiento inmediato con medicamentos antivirales de los pacientes gravemente enfermos y de alto riesgo con influenza presunta. Las personas con un alto riesgo de presentar complicaciones por la influenza deben comunicarse inmediatamente con un profesional de atención médica si tienen síntomas de la enfermedad, aun cuando se hayan vacunado en esta temporada. (el subrayado es mío)

¿Quién está en riesgo?

Todos están en riesgo de contraer la influenza. Cada año, la influenza puede causar fiebre, tos, dolor de garganta, moqueo o congestión nasal, dolores musculares y de cabeza, escalofríos y fatiga a millones de personas. Pero en algunos casos, la influenza puede ser más grave.

Algunas personas tienen un riesgo mayor de presentar complicaciones graves relacionadas con la influenza, como la neumonía, o un empeoramiento de las afecciones crónicas que tengan. Algunos de los grupos que tienen un riesgo mayor son los siguientes:

  • Niños menores de 5 años, pero en especial los menores de dos años.
  • Adultos a partir de los 65 años de edad.
  • Mujeres embarazadas (y mujeres de hasta dos semanas de pos-parto).
  • Los residentes de asilos para ancianos y otras personas en  instituciones de cuidados prolongados.

Y las personas que tienen ciertas afecciones como las siguientes: 

  • Asma.
  • Afecciones neurológicas y del desarrollo neurológico.
  • Enfermedades pulmonares crónicas (como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica [EPOC] y la fibrosis quística).
  • Enfermedades cardiacas (como la cardiopatía congénita, la insuficiencia cardíaca congestiva y la arteriopatía coronaria).
  • Trastornos de la sangre (como la enfermedad de células falciformes).
  • Trastornos endócrinos (como la diabetes mellitus).
  • Trastornos de los riñones.
  • Trastornos del hígado.
  • Trastornos metabólicos (como los trastornos metabólicos hereditarios y los trastornos mitocondriales).
  • Sistema inmunitario debilitado a causa de enfermedades o medicamentos (como las personas que tienen el VIH o sida o cáncer o que reciben tratamiento prolongado con esteroides).
  • Personas menores de 19 años que reciben tratamiento prolongado con aspirina.
  • Personas con obesidad extrema (índice de masa corporal [IMC] de 40 o mayor).

Para obtener más información acerca de la gravedad de la influenza y de los beneficios de la vacuna contra esta enfermedad, habla con el médico de tu familia, visita el sitio del Programa Mundial de la Gripe de la OMS o el sitio web de los CDC sobre la influenza. Y no lo olvides: “cuídate de la gripe

Acerca de jorgeprosperi

Hola amigos: Tengo 67 años, soy de nacionalidad panameña, casado, con cuatro hijos. Recibí mi título de doctor en Medicina en la Universidad Nacional de Panamá, me especialicé en Pediatría en el Hospital del Niño de Panamá, luego obtuve una Maestría en Salud Pública con especialización en organización, planificación y administración de servicios de salud en la Universidad Nacional de Panamá. Realicé estudios de postgrado en gestión de sistemas y servicios de salud en la Escuela Andaluza de Salud Pública. De 1979 al 1991 desempeñé diversos cargos de dirección y coordinación en el sistema nacional de salud de Panamá, entre ellos la Dirección Médica del Hospital del Niño y la Dirección General de Salud. A partir de agosto del 1992 inicié mi carrera en la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud en el Área de Políticas, Sistemas y Servicios de Salud, brindando cooperación técnica en Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Venezuela y Ecuador. Posteriormente fui Representante de la OPS/OMS en Ecuador, en Nicaragua y me jubilé el 30 de noviembre de 2014, siendo el Representante de OPS en Costa Rica. Al terminar mi carrera profesional en la Organización Panamericana de la Salud, vuelvo a Panamá con la obligación personal, ética y moral de compartir conocimientos y experiencias atesoradas en estos años. Espero no defraudarlos y que mis aportes tengan valor agregado...
Esta entrada fue publicada en Cobertura Universal de Salud y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario