Panamá nos necesita a todos

Panamá nos necesita a todos, cuidemos la vida y no seamos una víctima másVienen nuestras Fiestas Patrias y la mayoría de los panameños aprovecharemos este feriado para tomar impulso y regresar repotenciados a la lucha porque Panamá nos necesita a todos para cuidar a nuestras familias y rescatar a nuestro país y nuestra democracia de las garras de la impune corrupción que está presente en el quehacer de muchos funcionarios de los tres Poderes del Estado, como lo demuestran las denuncias en nuestros medios, las investigaciones de organizamos internacionales, y lo padecemos cotidianamente los panameños que no pertenecemos a la élite gobernante.

Pero esta publicación no es para hablar de los males políticos, éticos y morales que nos agobian, es para llamar su atención sobre la necesidad de cuidar nuestras vidas en las carreteras y no convertirnos en una víctima más porque Panamá nos necesita a todos. Hagamos el esfuerzo por divertirnos sanamente, superando el desenfreno que nos caracteriza a muchos cada vez que tenemos un feriado largo y nos vamos de paseo. No olvidemos que nos ponemos en peligro, y puede llenar de luto a nuestras familias y a esta sociedad que nos necesita vivos y productivos a todos y todas.

Estadísticas nacionales

En Panamá el Instituto Nacional de Estadística y Censo nos informa que durante el 2016 ocurrieron 15,432 accidentes de tránsito, de los cuales cerca del 80% correspondieron a colisiones y la tendencia es al aumento; en ese mismo año hubo 14,985 heridos y 447 fallecidos. En todos los casos la tendencia también es al aumento. Siguen siendo las principales causas de estos fallecimientos: el exceso de velocidad, las distracciones como chatear frente al volante, el estrés cotidiano, manejar bajo los efectos del alcohol, la impericia y el incumplimiento de los reglamentos de tránsito, como el no usar el cinturón de seguridad o, en el caso de los motociclistas, no usar casco. De acuerdo a estudios llevados a cabo por la OMS, las pérdidas económicas producto de los accidentes de tránsito equivalen a 5% del PIB de los países, lo cual en Panamá oscilaría entre 500-1,550 millones de balboas anuales. Este tema, por las pérdidas de vidas humanas y las económicas debería ser de la más alta prioridad nacional, tanto del Gobierno, como de la Sociedad, pero no lo ha sido, como lo demuestran las cifras que nos proporciona el INEC.

Los panameños tenemos que comprometernos con revertir esta tendencia, comenzando por la recuperación de nuestros valores cívicos y morales, y cuando nos subamos a un vehículo o seamos peatones; tomemos conciencia de los factores de riesgo que influyen en la posibilidad de un accidente y en la gravedad del mismo. Cumplamos con las leyes y normativas de tránsito, y seamos responsables, cuidándonos y protegiendo las vidas de los demás conductores y peatones. ¡Panamá nos necesita a todos!

Acerca de jorgeprosperi

Hola amigos: Tengo 67 años, soy de nacionalidad panameña, casado, con cuatro hijos. Recibí mi título de doctor en Medicina en la Universidad Nacional de Panamá, me especialicé en Pediatría en el Hospital del Niño de Panamá, luego obtuve una Maestría en Salud Pública con especialización en organización, planificación y administración de servicios de salud en la Universidad Nacional de Panamá. Realicé estudios de postgrado en gestión de sistemas y servicios de salud en la Escuela Andaluza de Salud Pública. De 1979 al 1991 desempeñé diversos cargos de dirección y coordinación en el sistema nacional de salud de Panamá, entre ellos la Dirección Médica del Hospital del Niño y la Dirección General de Salud. A partir de agosto del 1992 inicié mi carrera en la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud en el Área de Políticas, Sistemas y Servicios de Salud, brindando cooperación técnica en Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Venezuela y Ecuador. Posteriormente fui Representante de la OPS/OMS en Ecuador, en Nicaragua y me jubilé el 30 de noviembre de 2014, siendo el Representante de OPS en Costa Rica. Al terminar mi carrera profesional en la Organización Panamericana de la Salud, vuelvo a Panamá con la obligación personal, ética y moral de compartir conocimientos y experiencias atesoradas en estos años. Espero no defraudarlos y que mis aportes tengan valor agregado...
Esta entrada fue publicada en Determinantes Sociales de la Salud, La Salud en Todas las Políticas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario