Seleccionar página

Con el objetivo de apoyar los esfuerzos de decisores y profesionales dirigidos a reducir considerablemente el número de defunciones causadas por el tránsito en sus países, la Organización Mundial de la Salud nos ofrece la publicación titulada “Salve VIDAS–Paquete de medidas técnicas sobre seguridad vial. Me referiré a ella más adelante, pero antes, basado en información de la OMS, les recuerdo que los accidentes de tránsito, ocupan actualmente el noveno lugar entre las principales causas de defunción a nivel mundial y para todos los grupos de edad, suponen la pérdida de más de 1,25 millones de vidas y causan traumatismos no mortales a cerca de 50 millones de personas en todo el mundo cada año. Casi la mitad (49%) de las personas que mueren en las vías de tránsito del mundo son peatones, ciclistas y motociclistas. Los accidentes de tránsito son la principal causa de defunción para las personas de edades comprendidas entre los 15 y los 29 años. Además del dolor y el sufrimiento que acarrean, los accidentes de tránsito constituyen un grave problema de salud pública y desarrollo, que conlleva elevados costos sanitarios y socioeconómicos. No solo las víctimas y sus familias, sino los países en conjunto sufren considerables pérdidas económicas por su causa: los accidentes de tránsito representan del 1% al 3% del producto nacional bruto en gran parte de los países. Más del 90% de las defunciones y traumatismos causados por el tránsito se producen en países de ingresos bajos y medios, donde tan solo circulan el 54% de los vehículos matriculados a nivel mundial.

En Panamá el Instituto Nacional de Estadística y Censo nos informa que en los últimos diez años fallecieron en accidentes de tránsito cerca de 4,300 personas. Siguen siendo las principales causas de estos fallecimientos: el exceso de velocidad, las distracciones como chatear frente al volante, el estrés cotidiano, manejar bajo los efectos del alcohol, la impericia y el incumplimiento de los reglamentos de tránsito, como el no usar el cinturón de seguridad o, en el caso de los motociclistas, no usar casco. De acuerdo a los porcentajes arriba señalados, las pérdidas económicas producto de los accidentes de tránsito en Panamá oscilarían entre 500-1,550 millones de balboas anuales. Este tema, por las pérdidas de vidas humanas y las económicas debería ser de la más alta prioridad nacional, tanto del Gobierno, como de la Sociedad, pero no lo ha sido, como lo demuestran las cifras que nos proporciona el INEC.

Para ayudarnos a superar ese trágico panorama la publicación Salve VIDAS–Paquete de medidas técnicas sobre seguridad vial nos ofrece “una selección de intervenciones interrelacionadas que si se adoptan conjuntamente permiten conseguir y mantener mejoras sustanciales y a veces sinérgicas en relación con un factor de riesgo o resultado sanitario específico. En este sentido, reduce un amplio abanico de intervenciones posibles a un conjunto manejable y limitado de alto valor, proporcionando a los planificadores de políticas una serie de intervenciones específicas de eficacia probada”. Los componentes básicos del paquete de medidas técnicas de Salve VIDAS son: el control de la velocidad, el liderazgo, el diseño y la mejora de las infraestructuras, la seguridad de los vehículos, la vigilancia del cumplimiento de las leyes de tránsito y la supervivencia tras un accidente.

Cada uno de los componentes de Salve VIDAS va asociado a una serie de intervenciones prioritarias que ayudarán a los decisores y profesionales en materia de seguridad vial a lograr avances tangibles y sostenidos en la reducción de los traumatismos causados por el tránsito a lo largo de los próximos cinco años y más adelante contribuyendo a alcanzar las metas 3.6 y 11.2 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que aspiran a reducir a la mitad el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en el mundo de aquí a 2020, y proporcionar acceso a sistemas de transportes seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos de aquí a 2030. Los componentes de Salve VIDAS se basan en los pilares del Plan Mundial para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial y otros documentos como el Informe mundial sobre prevención de los traumatismos causados por el tránsito

El paquete de medidas técnicas de Salve VIDAS puede contribuir a lograr los siguientes resultados:

  • una reducción del 50% en el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tránsito de aquí a 2020 y más adelante; y
  • proporcionar acceso, de aquí a 2030, a sistemas de transporte seguro, asequible, accesible y sostenible para todos y mejorar la seguridad vial, en particular mediante la ampliación del transporte público, prestando especial atención a las necesidades de las personas en situación de vulnerabilidad.

Invito a todos, en especial a nuestras autoridades, a conocer y aplicar esta valiosa herramienta.

A %d blogueros les gusta esto: