Impacto de los Determinantes Sociales en la Salud

Impacto de los Determinantes sociales en la saludMe refiero en esta publicación al impacto de los determinantes sociales en la salud, teniendo claro que los DSS, son las circunstancias en que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido el sistema de salud. Esas circunstancias, que influyen en la salud, son el resultado de la distribución del dinero, el poder y los recursos a nivel mundial, nacional y local, que depende a su vez de las políticas adoptadas (OMS). A su vez las Enfermedades no Transmisibles, ENT, tienden a ser de larga duración y resultan de la combinación de factores genéticos, fisiológicos, ambientales y conductuales. Los principales tipos de ENT son las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes, todas relacionadas de forma directa con los DSS. Los determinantes sociales de la salud explican la mayor parte de las inequidades sanitarias, esto es, de las diferencias injustas y evitables observadas en y entre los países en lo que respecta a la situación sanitaria. Me referiré en esta publicación a la situación de las principales enfermedades crónicas, los accidentes y algunos ejemplos de inequidades sanitarias en nuestro país. Mucha información ya la he compartido en este blog, pero su relevancia hace obligatoria la lectura repetida en busca de la reflexión provocadora del cambio de actitud y hábitos que necesitamos

Para comenzar recordemos que hace casi medio siglo el Dr. Marc Lalonde, Ministro de Salud de Canadá, y su equipo de trabajo, desarrollaron un modelo explicativo, todavía vigente, de la forma cómo se produce la salud en una población y anotara que los factores que determinan la salud pueden ser agrupados en cuatro categorías: biología humana, medio ambiente, estilo de vida y organización de la atención de la salud. Para poner en perspectiva el impacto de los determinantes sociales en las enfermedades, comparto a continuación un resumen de información relevante internacional y nacional.

De acuerdo a la OMS

  • Las enfermedades no transmisibles (ENT) matan a 40 millones de personas cada año, lo que equivale al 70% de las muertes que se producen en el mundo.
  • Cada año mueren por ENT 15 millones de personas de entre 30 y 69 años de edad; más del 80% de estas muertes “prematuras” ocurren en países de ingresos bajos y medianos.
  • Las enfermedades cardiovasculares constituyen la mayoría de las muertes por ENT (17,7 millones cada año), seguidas del cáncer (8,8 millones), las enfermedades respiratorias (3,9 millones) y la diabetes (1,6 millones).
  • Estos cuatro grupos de enfermedades son responsables de más del 80% de todas las muertes prematuras por ENT.
  • El consumo de tabaco, la inactividad física, el uso nocivo del alcohol y las dietas malsanas aumentan el riesgo de morir a causa de una de las ENT.
  • La detección, el cribado y el tratamiento, igual que los cuidados paliativos, son componentes fundamentales de la respuesta a las ENT.

Sobre los factores de riesgo comportamentales modificables, nos dice la misma OMS que:

  • Los comportamientos modificables como el consumo de tabaco, la inactividad física, las dietas malsanas y el uso nocivo del alcohol aumentan el riesgo de ENT.
  • El tabaco se cobra 7,2 millones de vidas al año (si se incluyen los efectos de la exposición al humo ajeno), y se prevé que esa cifra aumente considerablemente en los próximos años.
  • Unos 4,1 millones de muertes anuales se atribuyen a una ingesta excesiva de sal/sodio.1
  • Más de la mitad de los 3,3 millones de muertes anuales atribuibles al consumo de alcohol se deben a ENT, entre ellas el cáncer.
  • Unos 1,6 millones de muertes anuales pueden atribuirse a una actividad física insuficiente.

Situación de las principales ENT en Panamá

De acuerdo a la Contraloría General de la República de Panamá, en el decenio comprendido entre 2006 a 2015, más de 80,000 ciudadanos perdieron la vida prematuramente por “enfermedades crónicas no transmisibles”. Todas relacionadas en forma directa o indirecta con estilos de vida asociados a factores de riesgo para la salud y la vida, y con la insuficiente capacidad de nuestro sistema público de salud. Muchas de estas muertes pudieron evitarse o postergarse, evitando los factores de peligro asociadas a ellas. Y lo más preocupante es la tendencia al aumento del número de enfermos y fallecidos por estas causas. Y no perdamos de vista el impacto socioeconómico de las ENT, pues son responsables de gastos de bolsillo significativos en los servicios de salud, y contribuyen al empobrecimiento de las familias.

Las defunciones por causas prioritarias muestran el claro impacto de los determinantes sociales en la salud

En mi opinión, la comida chatarra, el consumo de alcohol y el tabaco, hay que sumarle el estrés urbano al que estamos sometidos los ciudadanos que habitamos las ciudades del país: el desbarajuste existente en las calles capitalinas, propiciado por el exceso de vehículos, los conductores irresponsables y la ausencia de autoridad, la demostrada inseguridad, la acumulación de basura de todo tipo, nuestro insuficiente sistema de transporte público, los inaccesibles parques y zonas verdes, que algunos sueñan con convertir centros comerciales. Y no practicamos suficiente actividad física para controlar este estrés…

Por otro lado, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Censo, en los últimos diez años fallecieron en accidentes de tránsito cerca de 4,300 personas. La mayoría de los accidentes y las muertes fueron durante los fines de semana y días feriados. Siguen siendo las principales causas de estos fallecimientos: el exceso de velocidad, las distracciones como chatear frente al volante, el estrés cotidiano, manejar bajo los efectos del alcohol, la impericia y el incumplimiento de los reglamentos de tránsito, como el no usar el cinturón de seguridad o, en el caso de los motociclistas, no usar casco. Muy preocupante es el hecho de que el año pasado, las muertes por atropello y fuga se incrementaron en el país un 20 por ciento, lo que implica, además de lo anterior, una falta de solidaridad y humanidad. En Panamá este tema debería ser de la más alta prioridad nacional, tanto del Gobierno, como de la Sociedad, pero no lo ha sido, como lo demuestran las cifras que nos proporciona el INEC.

Los fallecidos accidentes de tránsito ponen de relieve el impacto de los DSS en este grave problema de salud

Finalmente aprovecho las siguientes tres gráficas para subrayar como la desigualdad socioeconómica, expresada en términos de índice de desarrollo humano y pobreza, afecta directamente la esperanza de vida, la mortalidad materna y la mortalidad infantil entre grupos de población dentro de nuestro país. Es claro que las desiguales condiciones sociales y económicas, y sus efectos en la vida de la población, determinan el riesgo de enfermar y las medidas que se adoptan para evitar que la población enferme, o para tratarla. Y ojo, que no se trata de afirmar irresponsablemente que la desigualdad es totalmente evitable, no lo es, pero debe reducirse la brecha, que sí es reducible, para que todos gocemos de la mejor salud y el mayor bienestar posible de acuerdo a la riqueza del país y las políticas sociales.

Clarísima relación entre los determinantes sociales, la pobreza e indicadores de morbimortalidad

Clarísima relación entre los determinantes sociales, la pobreza e indicadores de Mortalidad materna

Clarísima relación entre los determinantes sociales, la pobreza e indicadores de Mortalidad infantil

¿Qué podemos hacer?

De acuerdo al Informe de la Comisión de la OMS sobre Determinantes Sociales de la Salud titulado “Subsanar las desigualdades en una generación: Alcanzar la equidad sanitaria actuando sobre los determinantes sociales de la salud debemos:

  • Mejorar las condiciones de vida;
  • Luchar contra la distribución desigual del poder, el dinero y los recursos;
  • Medir la magnitud del problema, analizarlo y evaluar los efectos de las intervenciones.

Finalmente, para reducir el impacto de las ENT en las personas y la sociedad nos recomienda la OMS:

  • Aplicar un enfoque integral que haga que todos los sectores, incluidos entre otros los de la salud, las finanzas, el transporte, la educación, la agricultura y la planificación, colaboren para reducir los riesgos asociados a las ENT y promover las intervenciones que permitan prevenirlas y controlarlas.
  • Fortalecer la detección precoz de las ENT y sus factores de riesgo.
  • Seguir los progresos realizados y la evolución de las ENT y sus factores de riesgo.

Acerca de jorgeprosperi

Hola amigos: Tengo 67 años, soy de nacionalidad panameña, casado, con cuatro hijos. Recibí mi título de doctor en Medicina en la Universidad Nacional de Panamá, me especialicé en Pediatría en el Hospital del Niño de Panamá, luego obtuve una Maestría en Salud Pública con especialización en organización, planificación y administración de servicios de salud en la Universidad Nacional de Panamá. Realicé estudios de postgrado en gestión de sistemas y servicios de salud en la Escuela Andaluza de Salud Pública. De 1979 al 1991 desempeñé diversos cargos de dirección y coordinación en el sistema nacional de salud de Panamá, entre ellos la Dirección Médica del Hospital del Niño y la Dirección General de Salud. A partir de agosto del 1992 inicié mi carrera en la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud en el Área de Políticas, Sistemas y Servicios de Salud, brindando cooperación técnica en Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Venezuela y Ecuador. Posteriormente fui Representante de la OPS/OMS en Ecuador, en Nicaragua y me jubilé el 30 de noviembre de 2014, siendo el Representante de OPS en Costa Rica. Al terminar mi carrera profesional en la Organización Panamericana de la Salud, vuelvo a Panamá con la obligación personal, ética y moral de compartir conocimientos y experiencias atesoradas en estos años. Espero no defraudarlos y que mis aportes tengan valor agregado...
Esta entrada fue publicada en Determinantes Sociales de la Salud y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a Impacto de los Determinantes Sociales en la Salud

  1. ecarrillo38 dijo:

    Jorge: muy bueno tu artículo. Me parece que quedás en deuda con otro referido a medidas prácticas para mejorar la atención de las enfermedades no transmisibles. Hay un fuerte componente educativo y otro igualmente esencial referente al régimen municipal. También influyen las políticas nacionales y alguna forma de asignacion de recursos para estimular las medidas especialmente en promoción de la salud. La APS tiene mucho que aportar. Aquí en CR lamentablemente las áreas de salud han debilitado su aporte y se han vuelto en consultorios auxiliares de los hospitales (tal vez asociado con un debilitamiento de la participación social).

  2. María Félix Fernández de Chen dijo:

    Excelente Jorge. Me gustó mucho

Deja un comentario