Seleccionar página

Imagen de publicación PanamáDe acuerdo a información del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, actualizada al 2015, alrededor de 3,000 ciudadanos fallecen cada año por tumores malignos (ocho personas por día). De ellos el 53% fueron hombres y el 47% mujeres. Por su parte el Ministerio de Salud nos informa que los principales tumores malignos que afectan a la población panameña son los de cuello uterino, próstata, mama femenina, estómago y tráquea, bronquios y pulmón. Destaca que los dos cánceres con mayor incidencia son el de próstata y el de mama, los que se pueden captar oportunamente a través de las campañas de prevención que se realizan cada año. Cabe destacar que cáncer cérvico uterino muestra un descenso gradual, producto de los esfuerzos en las mismas campañas. Los cánceres de estómago, colon, pulmón, bronquios y tráquea la tendencia es a mantenerse estables. Aunque es muy probable que la distribución señalada se mantenga, no puedo ni debo omitir subrayar que la información del MINSA corresponde a datos del 2012, por lo que recomiendo a nuestra institución rectora, actualizar los datos que ofrece en su página Web.

La Organización Mundial de la Salud nos manifiesta que los cánceres causan casi una sexta parte de la mortalidad mundial. Cada año se diagnostica algún cáncer a más de 14 millones de personas, cifra que, según se prevé, ascenderá a 21 millones para 2030. Destaca que cada año mueren de cáncer 8.8 millones de personas, y que uno de los problemas es que muchos casos se diagnostican demasiado tarde. Por esa razón insiste en que las estrategias de mejoramiento del diagnóstico temprano se pueden incorporar fácilmente en los sistemas de salud a bajo costo. A su vez, un diagnóstico temprano eficaz puede facilitar la detección del cáncer en una fase más precoz, lo que posibilita la aplicación de tratamientos que suelen ser más eficaces, menos complejos y menos costosos, especialmente para los cánceres de mama, cervicouterino y colorrectal. Aumentando el número de personas que sobrevivan al cáncer.

Añade la Organización que entre el 30 y el 50% de los cánceres se pueden evitar. Para ello, es necesario reducir los factores de riesgo y aplicar estrategias preventivas de base científica. La prevención abarca también la detección precoz de la enfermedad y el tratamiento de los pacientes. Si se detectan a tiempo y se tratan adecuadamente, las posibilidades de recuperación para muchos tipos de cáncer son excelentes. Alrededor de un tercio de las muertes por cáncer se debe a los cinco principales factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol. Se subraya que el tabaquismo es el principal factor de riesgo y ocasiona aproximadamente el 22% de las muertes por cáncer.

En ese contexto los participantes en la recién concluida Asamblea Mundial de la Salud, entre ellos nuestro Ministro de Salud, aprobaron la Resolución WHA70.12: “Prevención y control del cáncer en el contexto de un enfoque integrado”. Presento a continuación un resumen de los que considero prioritarios, y recomiendo la lectura de la totalidad de la Resolución.

  • Mantener el cumplimiento de los compromisos nacionales para la prevención y el control del cáncer y otras enfermedades no transmisibles incluidas en las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles;
  • Integrar las actividades nacionales de prevención y control del cáncer y ampliar su escala como parte de la respuesta nacional a las enfermedades no transmisibles, en consonancia con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible;
  • Elaborar, poner en práctica y fortalecer un plan nacional de control del cáncer que sea inclusivo para todos los grupos etarios; que esté dotados de recursos suficientes y de mecanismos de seguimiento y rendición de cuentas; y que propicie eficiencia en relación con los costos y sinergias con otras intervenciones sanitarias;
  • Reunir datos poblacionales de alta calidad sobre la incidencia del cáncer y la mortalidad conexa para todos los grupos etarios por tipo de cáncer, e incluir mediciones de las desigualdades por medio de registros de casos de cáncer basados en información demográfica, encuestas domiciliarias y otros sistemas de información sanitaria, a fin de orientar las políticas y planes;
  • Mantener la aplicación efectiva del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, toda vez que una reducción sustancial del consumo de tabaco supone una contribución importante a la prevención y el control del cáncer; y tomar medidas para impedir que la industria tabacalera interfiera en la política de salud pública, con el objetivo de reducir los factores de riesgo de enfermedades no transmisibles;
  • Promover la prevención primaria de diferentes tipos de cáncer;
  • Promover un mayor acceso a vacunaciones costoeficaces para prevenir las infecciones relacionadas con el cáncer, como parte del programa nacional de inmunizaciones, sobre la base del perfil epidemiológico de la población y la capacidad del sistema de salud.
  • Movilizar recursos humanos y financieros propios de forma sostenible y contemplar soluciones innovadoras y voluntarias de financiación para contribuir a la lucha contra el cáncer y promover así el acceso equitativo y asequible a la atención oncológica;
  • Fortalecer las alianzas con la sociedad civil, utilizando como base la contribución de las organizaciones no gubernamentales activas en el campo de la salud y las organizaciones de pacientes, a fin de apoyar, cuando proceda, los servicios de prevención y control, tratamiento y atención oncológicos, incluidos los cuidados paliativos;
  • Promover la investigación sobre el cáncer, en particular acerca de los desenlaces clínicos, la calidad de vida y la costoeficacia, a fin de mejorar la base científica de su prevención y tratamiento;
  • Promover la disponibilidad y asequibilidad de medicamentos (sobre todo, aunque no exclusivamente, los de la Lista Modelo OMS de Medicamentos Esenciales), vacunas y medios de diagnóstico del cáncer seguros, eficaces y de calidad;
  • Promover el acceso a la prevención, el tratamiento y la atención amplios y costoeficaces para la gestión integrada del cáncer, mediante, entre otras cosas, un mayor acceso a medicamentos, medios de diagnóstico y demás tecnologías que sean asequibles, seguros, eficaces y de calidad;

La Resolución también insta al Director de la OMS a apoyar a los países, lo cual es importante recordar para aprovechar plenamente los recursos disponibles de la Organización Panamericana y Mundial de Salud.

En ese contexto decidí investigar qué estamos haciendo como país para prevenir el cáncer, utilizando para ello las páginas Web de nuestras instituciones. En el caso del MINSA recibí hace una semana como respuesta a la pregunta sobre prevención del cáncer: “La búsqueda introducida no devolvió ningún resultado”. Hoy por la noche ofrece dos noticias extemporáneas (2011 y 2013). Diferente fue la búsqueda en la página Web de la CSS, la que arrojó más de 30 resultados, pero mezclando información internacional y nacional, sin ofrecer al lector una visión clara de lo que hace la CSS sobre este tema. Por su parte la página del Instituto Oncológico Nacional sí que arrojó información importante sobre lo que están haciendo para prevenir el cáncer. Aprovecho para recomendar respetuosamente al MINSA asesorarse con la CSS y el ION para el mejoramiento de su página Web.

A nivel no gubernamental tenemos varias instituciones dedicadas a prevenir este flagelo. La Asociación Nacional contra el cáncer, ANCEC, que tiene el propósito fundamental de “educar a la población del país, sobre la prevención y diagnóstico oportuno del cáncer”. La ANCEC es miembro titular de la Unión Internacional Contra el Cáncer, con sede en Ginebra, Suiza y de la Asociación de Liga Iberoamericanas contra el cáncer, dando presencia a Panamá como aliado en la lucha contra la enfermedad. Por su parte Fundacáncer es una organización sin fines de lucro creada para brindar asistencia a los pacientes con cáncer en Panamá, particularmente los más pobres. Trabaja muy de cerca con el ION y colabora con las principales asociaciones a nivel nacional que participan en la lucha contra el cáncer. Destaco la cantidad de información valiosa que ofrecen am os sitios Web.

No puedo omitir en esta entrega las actividades promovidas por el Despacho de la Primera Dama durante el mes de la prevención del Cáncer con la campaña de la Cinta Rosada y Celeste con el objetivo de crear conciencia en la población sobre la importancia de examinarse a tiempo. Así mismo es válido reconocer la campaña denominada “La India Despierta”, llevada a cabo el año pasado, también coordinada por el Despacho de la Primera Dama, esta vez dirigida a prevenir el cáncer de mama y de próstata.

Comprometámonos para que todos los meses sean para sensibilizarnos sobre el Cáncer. Aprovechemos para fortalecer desde ya mismo la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos de este terrible flagelo.

Tienen la palabra nuestras autoridades y nosotros la sociedad, ¡actuemos!

A %d blogueros les gusta esto: