Seleccionar página

Día MundialDe acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el tabaco es el único producto legal que mata hasta la mitad de sus consumidores cuando se utiliza en la forma indicada por los fabricantes. A nivel mundial, causa la muerte de una persona cada seis segundos. Se estima que la mortalidad atribuible al tabaco en la Región es de 14% en adultos de 30 años o más (15% en hombres y 14% en mujeres). De las defunciones asociadas con las Enfermedades no transmisibles, ENT, el tabaco es responsable de 16% de las muertes por enfermedades cardiovasculares, 25% de las muertes por cáncer y 52% de las muertes por enfermedades crónicas respiratorias. Estas ENT son responsables en las Américas, de 80% de las defunciones y de 77% de las muertes prematuras (muertes en personas de 30 a 70 años). Más información sobre los riesgos para la salud asociados con el tabaquismo, está disponible en el “Informe sobre el Control del Tabaco en la Región de las Américas”, luego de 10 años del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco”.

En ese contexto, el 31 de mayo de cada año, la Organización Mundial de la Salud celebra el Día Mundial Sin Tabaco con el fin de poner de relieve los riesgos para la salud asociados con el tabaquismo y abogar por políticas eficaces para reducir su consumo. Para poner en perspectiva la importancia de este asunto, démosle una mirada comprometida a las campañas de los últimos cinco años.

Este año el lema será “El tabaco, una amenaza para el desarrollo. En la campaña se demostrará que la industria del tabaco compromete el desarrollo sostenible de todos los países. Obliga a aumentar el gasto sanitario y produce una reducción de la productividad, generando costos sustanciales para la economía de los países. Además, el consumo de tabaco agrava las desigualdades sanitarias y la pobreza, ya que las personas más pobres dedican menos recursos a necesidades básicas como la alimentación, la educación y la atención sanitaria. La campaña propone medidas de lucha contra la crisis mundial causada por el tabaquismo que deberán adoptar las autoridades y la opinión pública para promover la salud y el desarrollo. Ver video aquí.

El año 2016 el lema fue: “Prepárate para el empaquetado neutro” y se hizo un llamamiento a todos los países para que redujeran el atractivo de los productos de tabaco, y por ende la demanda, mediante la restricción del uso de los paquetes de tabaco como soportes para publicitar y promover el producto, limitar el empaquetado y etiquetado engañosos y aumentar la eficacia de las advertencias sanitarias. Ver video aquí.

En el año 2015, mediante la campaña “Alto al comercio ilícito de productos de tabaco”, se informó a la comunidad mundial que el mercado del tabaco ilícito podría suponer hasta una décima parte de los cigarrillos consumidos en el mundo. En muchos aspectos, el comercio ilícito de productos de tabaco es un importante motivo de inquietud a escala mundial, en particular en lo que se refiere a la salud, el derecho y la economía, la gobernanza y la corrupción. Igualmente se hizo un llamado para ratificar el Protocolo para eliminar el comercio ilícito de productos de tabaco, para responder a las repercusiones financieras, jurídicas y sanitarias del comercio ilícito de productos de tabaco. Ver video aquí.

En el 2014 la campaña se dedicó a “Subir los impuestos al tabaco”. Se ha demostrado que el aumento de los impuestos es especialmente eficaz para reducir el consumo de tabaco entre los grupos de menores ingresos, impedir que los jóvenes empiecen a fumar, y, por ende, salvar vidas. Un aumento del 10% en el precio del tabaco causado por una subida de los impuestos disminuye el consumo de tabaco en un 4% en los países de ingresos altos y hasta en un 5% en los países de ingresos medios bajos. Asimismo, se considera que el incremento de los impuestos especiales sobre el tabaco es la medida de control del tabaco más eficaz en función de los costos. En el Informe sobre la salud en el mundo 2010 se indicaba que un aumento del 50% en los impuestos al consumo del tabaco generaría algo más de US$ 1400 millones de fondos adicionales en 22 países de ingresos bajos. Si dichos fondos se destinasen a la salud, el gasto sanitario estatal de esos países podría aumentar hasta en un 50%. Ver cartel de la campaña aquí.

En el 2013 la campaña se centró en “Prohibir la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco”. En ella se reiteró que la epidemia mundial de tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas, de las cuales más de 600 000 son no fumadores que mueren por respirar humo ajeno. Las pruebas acumuladas muestran que la prohibición completa de la publicidad reduce el número de personas que adquieren o mantienen el hábito de fumar. Las estadísticas muestran que la prohibición de la publicidad y el patrocinio del tabaco es una de las medidas más costoeficaces para reducir la demanda de tabaco y constituye por tanto una de las “mejores inversiones” para combatirlo. Por ello el objetivo primordial del Día Mundial fue contribuir a proteger a las generaciones presentes y futuras no solo de esas consecuencias devastadoras para la salud, sino también de los flagelos sociales, ambientales y económicos que se derivan del consumo de tabaco y la exposición al humo que desprende. Ver video aquí.

Invito a los interesados en más detalles, a visitar todas las Campañas anteriores del Día Mundial Sin Tabaco.

Al final, los esfuerzos realizados a nivel mundial para el control del tabaco están fortaleciendo las pautas para reducir la carga de los factores de riesgo de las enfermedades no transmisibles, y muchas de las intervenciones en el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Control del Tabaco (CMCT) pueden usarse para reducir otros factores de riesgo como el consumo de alimentos ultraprocesados, bebidas azucaradas y alcohol. La necesidad de una plena aplicación del CMCT ha sido documentada en varias declaraciones internacionales, desde la Declaración Política de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles en el 2011 hasta la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, recientemente aprobados.

¿Y qué hacemos en Panamá?

Panamá ratificó el CMCT desde el 16 de agosto de 2004 y fuimos el primer país de las Américas en aprobar una ley contra el tabaquismo, que prohíbe 100% la publicidad, promoción y patrocinio de los productos derivados del tabaco. Aumentamos los impuestos al tabaco, destinando parte importante de esa recaudación a actividades de prevención y tratamiento de enfermedades producto del consumo de tabaco, a través de nuestras clínicas de cesación. Por medio del Decreto 611 también somos el primer país de América que prohibió la exhibición de tabaco. Estas políticas públicas han propiciado un descenso en la prevalencia de consumo de tabaco, hasta llegar a ser la más baja de la región con 6.4% en adultos y 12% en jóvenes de 13 a 15 años.

Según la ley 69, de 2009, de lo recaudado por impuesto selectivo al consumo de tabaco, 20% va al Instituto Oncológico Nacional, 20% al Ministerio de Salud para actividades de prevención y tratamiento de enfermedades provocadas por el consumo de tabaco y 10% a la Autoridad Nacional de Aduanas para actividades de prevención y persecución del contrabando de productos de tabaco.

El 10 de enero de 2013 firmamos el Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco en la Región de las Américas. A pesar de la propaganda de la industria tabacalera, nos hemos colocado como el segundo país con menor consumo de tabaco del mundo. Aunque hemos disminuido considerablemente las defunciones por cáncer de pulmón, de acuerdo a las Estadísticas Vitales Vol. III del INEC, cerca de 6,000 panameños fallecen cada año de enfermedades del sistema circulatorio y enfermedades crónicas de los pulmones, las cuales tienen el tabaquismo entre sus principales factores de riesgo.

En el año 2014 recibimos el reconocimiento especial de la Organización Mundial de la Salud, por nuestro liderazgo en la promoción de la creación de capacidades nacionales y regionales para el control del tabaco en las Américas y por sus logros en la lucha contra el tabaco, especialmente en el ámbito fiscal, eje de la campaña del Día Mundial sin Tabaco 2014.

Pero no cantemos victoria pues aunque la Ley está vigente desde el 3 de marzo de 2008, según la Gobernación de Panamá, “no está siendo aplicada al 100%, lo que se refleja en la gran cantidad de denuncias de la población”. Agrego yo que hay que reforzar la vigilancia y hacer cumplir la ley.

Cuidemos nuestra salud, hagamos ejercicio, comamos sanamente, sigamos las recomendaciones del MINSA y por favor ¡NO FUMEMOS!

A %d blogueros les gusta esto: