El Director que necesitamos en la Caja de Seguro Social

director%20de%20orquestaRecientemente nuestro Presidente aseguró que “la Caja de Seguro Social debería tener dos nuevos directores y no uno: alguien que vea los seis mil millones que maneja la institución y otro que revise los servicios médicos… y agregó, que es excesiva la carga sobre una sola persona, así que esta es una oportunidad…” Personalmente respeto su opinión pero no estoy de acuerdo, y me explico de inmediato.

Mi primer argumento es que los problemas de la CSS, no son el producto de una “excesiva carga de trabajo”, sino de los desaciertos cometidos, en este caso por el exdirector, y del estilo de gestión pública que define nuestras Administraciones de las últimas décadas, a lo que me referiré más adelante. De hecho sistemas de seguridad social de mayor complejidad que el nuestro, se gestionan exitosamente con una estructura organizacional similar.

Los problemas de la CSS y de otras instituciones públicas, son el producto del “clientelismo político” y el tráfico de influencias que nos caracteriza, como lo sugiere el informe de la organización Panamá Transparente. Esta práctica ha favorecido el nombramiento de funcionarios que muchas veces no poseen las competencias necesarias para el cargo, por ende, no son capaces de gestionar con equidad y eficiencia la institución, ni de escuchar y satisfacer las demandas y necesidades de los asegurados; como lo demuestra la historia reciente.

Más preocupante son los reportajes mensuales que señalan la falta de transparencia del gobierno, y la corrupción en algunas de sus instancias (por ejemplo el nefasto asunto de las millonarias coimas cuyos beneficiados aún no conocemos). En ese ámbito, la propuesta de “dos nuevos Directores, aparte de generar una doble burocracia, genera preocupación, pues tiene el riesgo de representar una doble oportunidad para hacer negocios con nuestros recursos; como también lo ha demostrado la historia reciente. Como si fuera poco, la propia ANTAI señaló recientemente que la mayoría de las instituciones públicas incumplen la ley de transparencia. Estos argumentos deberían ser suficientes, pero avancemos en el tema.

Antes de referirme a cómo debe ser el proceso de selección, es menester considerar la necesidad de garantizar que la Junta Directiva tenga la suficiente capacidad, autonomía y transparencia. Eso es un asunto complejo, pues la propia ley establece que “los directivos principales y suplentes de la Junta Directiva serán nombrados por el Órgano Ejecutivo de las ternas o nóminas presentadas…”. Además establece que “de no existir consenso sobre la propuesta única en la Junta Directiva, el Órgano Ejecutivo podrá nombrar al Director General de entre los concursantes”. Como ocurrió en el último proceso de selección

En todo caso la Junta Directiva deberá cumplir con independencia y pureza su función de “Convocar, dentro de los términos y condiciones establecidos en la Ley, el concurso para la selección de la propuesta única de candidatos a la Dirección General”. Y una vez seleccionado el mejor candidato, “fijar las políticas para el funcionamiento, mejoramiento y modernización de la Caja de Seguro Social, así como de supervisar y vigilar su administración, de deliberar y decidir en lo que le corresponda, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley y los reglamentos que se dicten en el desarrollo de ella, a fin de que la Caja de Seguro Social cumpla con sus objetivos de una manera segura, continua, eficiente, rentable y transparente”.

Por cierto, la Junta Directiva tiene una Comisión de Auditoría; encargada de “analizar y recomendar al Pleno sobre los asuntos relacionados con la información financiera contenida en los estados financieros de la Institución; el desempeño adecuado de la función de auditoría interna, la contratación y alcance de la auditoría externa y el cumplimiento de las políticas de control interno”.

Al final, antes de entrar de lleno en el tema de la publicación, vale preguntarnos si: ¿ha cumplido la Junta Directiva su función?, y si consideramos que no es el caso, recomendarle, con sumo respeto, a nuestro Presidente que la designación del Director General se optimice mediante la reestructuración de la Junta Directiva.

Dicho eso, lo que necesitamos es un proceso de selección transparente, que permita, que el mejor candidato, sin que exista favoritismo de índole alguna, sea escogido. El nuevo Director General debe ser un ciudadano ejemplar, tener la formación profesional, experiencia, capacidad, solvencia ética y moral, para concentrarse, sin amarres ni compromisos, en garantizar la ejecución efectiva y eficiente de las políticas y lineamientos estratégicos de la institución, teniendo como Norte los Principios y Valores Institucionales dados en la Ley Orgánica de la CSS.

arte-rupestrePara que el Director General sea capaz de evaluar los logros de la institución debe contar con un equipo competente, y con un sistema de indicadores de desempeño, que le permitan medir cambios en tiempo real, analizar los resultados, sobre las dificultades que puedan tener las Direcciones Ejecutivas en la ejecución de las actividades para alcanzar sus metas anuales. Abundan las experiencias sobre esta tecnología digital, que pueden valorarse para evitar errores y bajar costos.

Para ello deberá velar porque los Directores Ejecutivos, sean igualmente seleccionados mediante “concurso público de méritos y oposición”, que permita cubrir las posiciones de manera ágil, transparente, eficiente y eficaz. Necesitamos los mejores profesionales, altamente capacitados, con experiencia y estabilidad. Capaces de asumir la responsabilidad por la ejecución, con eficiencia, de la política pública. Son ellos los que tienen la responsabilidad directa por los programas. No hacen falta dos directores generales, basta con Directores Ejecutivos que cumplan.

Así mismo le corresponderá favorecer las condiciones para que los procesos de selección y nombramiento de los directores de hospitales y servicios ambulatorios, garanticen que éstos sean idóneos, capaces y comprometidos. Con la excelencia profesional y experiencia necesaria para “Humanizar los servicios de salud, mejorando la equidad y el acceso a la atención de calidad”, mediante el fortalecimiento de la capacidad efectiva de resolución de todos los niveles de la red de servicios.

Además deberá hacer cumplir el mandato de la Ley, la cual establece para garantizar la continuidad de la excelencia necesaria que: “se realizarán periódicamente evaluaciones del desempeño, cuyo resultado será la base para la aplicación de incentivos, correctivos o sanciones establecidas en las leyes, normas y reglamentos vigentes. Los profesionales y técnicos de la salud presentarán cada cinco años, constancia de su recertificación de la competencia profesional, expedida por el organismo certificador correspondiente, de acuerdo con la ley respectiva…” Eso sí, lo mismo deberá ser válido para las condiciones de trabajo de los profesionales: Garantizar adecuadas infraestructuras, equipos, medicamentos e insumos médico-quierúrgicos. !Una condición no puede existir sin la otra!

guillermo-trujillo-los-comisionados-museos-y-pinturas-juan-carlos-boveriEspecial atención deberá prestar a la coordinación efectiva con el Ministerio de Salud, que facilite el abordaje conjunto de la segmentación del sistema y la fragmentación de los servicios de salud, principales causas del bajo desempeño de los servicios de salud. Para ello tendrá a su alcance el documento “Lineamientos propuestos para la Mejora y Fortalecimiento del Sistema Nacional Público de Salud integral, en el marco de una Política de estado”, formulado por la Mesa de Diálogo para la transformación del Sistema Nacional Público de Salud. También podrá contar con los productos que esperamos genere Comisión de Alto Nivel para la Transformación de la Salud. Este será, en mi opinión, uno de los principales retos que enfrentará el nuevo Director, quien deberá, junto con el Ministro de Salud, promover el abordaje del problema central que es la segmentación y fragmentación de nuestro sistema de salud.

Sobre esta Comisión, hago votos porque mantengan la firmeza y albedrío que requiere su histórica función. No obstante, su único producto, hasta la fecha, ha sido coyuntural, limitándose, que se sepa, a proponer que “se conforme una fuerza de tarea conjunta con el fin de acabar con el desabastecimiento de medicamentos en Panamá”; la que, dados nuestros antecedentes, muy posiblemente contribuirá a favorecer las compras directas, la desregulación, y el debilitamiento del rol Rector del MINSA. Espero que, por lo menos aprovechemos mejor los espacios que nos ofrece COMISCA para la negociación y compra conjunta de medicamentos.

Pero el reto más importante que importante, que deberá enfrentar, será el de garantizar la sostenibilidad financiera para el cumplimiento de las obligaciones con los asegurados y sus dependientes, dentro de un contexto centrado en la justicia social. En ese contexto su primera tarea será la de contar con los estados financieros que de acuerdo a su predecesor no se elaboraron desde 2011-2014. Especial mención merece la mejor utilización de los recursos administrativos, técnicos, financieros y humanos disponibles para lograr los servicios y beneficios previstos, de forma adecuada y oportuna. Y en especial, la transparencia en la gestión de la Institución.

No es imposible encontrar a esa persona, solo hace falta el compromiso genuino con el bienestar de la población. ¡Tiene la palabra Presidente!

Acerca de jorgeprosperi

Hola amigos: Tengo 67 años, soy de nacionalidad panameña, casado, con cuatro hijos. Recibí mi título de doctor en Medicina en la Universidad Nacional de Panamá, me especialicé en Pediatría en el Hospital del Niño de Panamá, luego obtuve una Maestría en Salud Pública con especialización en organización, planificación y administración de servicios de salud en la Universidad Nacional de Panamá. Realicé estudios de postgrado en gestión de sistemas y servicios de salud en la Escuela Andaluza de Salud Pública. De 1979 al 1991 desempeñé diversos cargos de dirección y coordinación en el sistema nacional de salud de Panamá, entre ellos la Dirección Médica del Hospital del Niño y la Dirección General de Salud. A partir de agosto del 1992 inicié mi carrera en la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud en el Área de Políticas, Sistemas y Servicios de Salud, brindando cooperación técnica en Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Venezuela y Ecuador. Posteriormente fui Representante de la OPS/OMS en Ecuador, en Nicaragua y me jubilé el 30 de noviembre de 2014, siendo el Representante de OPS en Costa Rica. Al terminar mi carrera profesional en la Organización Panamericana de la Salud, vuelvo a Panamá con la obligación personal, ética y moral de compartir conocimientos y experiencias atesoradas en estos años. Espero no defraudarlos y que mis aportes tengan valor agregado...
Esta entrada fue publicada en Cobertura Universal de Salud, La Salud en Todas las Políticas. Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a El Director que necesitamos en la Caja de Seguro Social

  1. Jorge Sarsaneda del Cid dijo:

    Dr Prosperi: Me gustó el artículo, me parece que el presupuesto es la honestidad y el deseo de servir al país y ahí es donde ‘la puerca tuerce el rabo’. ¿Hay esa honestidad, hay deseo de servir? Conozco las instalaciones de salud en la Comarca Ngäbe y creo que dejan mucho que desear. O sea que si aquí llueve, allá no escampa. ¿Qué hacer? ¿Cómo hacer para que la salud sea pertinente, atinada, integral, preventiva, etc? Son muchas las cosas por hacer, muchos los frentes en los que luchar, muchas las cosas que hay que hablar. Continúe su lucha. En nuestra medida lo apoyamos.
    js

  2. Gladys Novoa. dijo:

    Prosperidad, ya he comentado en red y personalmente que dos cabezas en la CSS no era la solución, y mi apreciación ahondaría más el problema y crearía más burocracia.

  3. Gladys Novoa. dijo:

    Perdón, Prosperi, corrijo apellido

Deja un comentario