Seleccionar página

Niños en carnavalVienen los Carnavales; todo el mundo está hablando del “zika” (que es muy importante) y del agua que se va a perder en los “culecos” (que también es importante). Pero…parece que hemos olvidado que durante la fiesta del dios Momo la mayoría de las personas nos relajamos, algunos se aferran al festejo, embriagados por la celebración y el licor y, en el peor de los casos, pierden la vida, llenando de luto sus familias y nuestra sociedad.

El año pasado 412 personas perdieron la vida en las vías, de los cuales, 173 fueron por atropello, 161 por colisión, 52 por vuelco, 10 por caída y 16 por otras causas. En 2014 la cifra fue similar, 426 muertos: 183 por atropello, 175 por colisión, por vuelco, 4 por caída y 16 por otras causas. Durante los 34 días que van de este 2015 en el país se han registrado 54 defunciones por accidentes de tránsito. El manejo desordenado y la insistencia de conducir a exceso de velocidad sigue siendo la causa principal de estos fallecimientos.

En conclusión, nuestra sociedad pierde en promedio 400 conciudadanos por año, la mayoría en edades productivas, por causas que pudieron evitarse. Personas que ya no están, y nos hacen mucha falta en todos los sentidos. Y, lo más triste es que, de acuerdo a las cifras del año, todo parece indicar que no seremos capaces como sociedad de controlar y disminuir el número de heridos y fallecidos por accidentes de tránsito, con su secuela de sufrimientos y pérdidas emocionales, sociales y financieras para las familias afectadas y para todo el país.

¡Y eso sin entrar en el desenfreno carnestoléndico!, caracterizado por la “la práctica de hábitos malsanos e inseguros que se acentúa en estas fechas y que cobra una expresión trágica en la cantidad de víctimas fatales que dejan los accidentes vehiculares…”

Dicho esto, aprovecho este espacio para compartir a continuación, un resumen de la información que nos ofrece las Naciones Unidas sobre la Seguridad Vial. Mucho de esto ya lo compartí en una publicación sobre la “anarquía vial” que nos caracteriza, pero la proximidad de la desenfrenada diversión carnavalesca, y sus consecuencias históricas, me obliga a hacer el llamado de atención que titula esta entrega: ¡Que no se nos muera nadie en estos carnavales!

Y dice NNUU sobre la Seguridad vial

En los últimos 40 años se han puesto en marcha numerosas iniciativas regionales y mundiales de seguridad vial (todas las hemos suscrito y nos hemos comprometido a desarrollar). En el Día Mundial de la Salud celebrado en 2004, la publicación del Informe mundial sobre prevención de los traumatismos causados por el tránsito de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial contribuyó a catalizar la acción. En el informe se hace hincapié en el papel de muchos sectores en la prevención de las lesiones causadas por accidentes de tráfico, se describen los conceptos fundamentales de su prevención, la magnitud y las consecuencias de las lesiones, y los principales determinantes y factores de riesgo, y se ofrecen estrategias de intervención eficaces. El informe sirve de instrumento de promoción y de documento técnico y contiene seis recomendaciones principales sobre lo que pueden hacer los países para hacer frente al problema de las lesiones causadas por accidentes de tráfico.

Después de la publicación en abril de 2004 del Informe mundial, las Naciones Unidas aprobaron la resolución 58/289, patrocinada por Omán y titulada «Mejoramiento de la seguridad vial en el mundo», en la que se reconoció la necesidad de que el sistema de las Naciones Unidas apoyara la labor para hacer frente a la crisis de seguridad vial en el mundo. En la resolución se invitó a la OMS a que, cooperando estrechamente con las comisiones regionales, coordinara las cuestiones de seguridad vial en el sistema de las Naciones Unidas. También subrayó la necesidad de seguir fortaleciendo la cooperación internacional, teniendo en cuenta las necesidades de los países de ingresos bajos y medianos, para tratar de resolver las cuestiones de seguridad vial.

En mayo de 2004 la Asamblea Mundial de la Salud aprobó la resolución WHA 57.10, en la que aceptaba la invitación de la Asamblea General para que la OMS coordinara las cuestiones de seguridad vial. En la resolución sobre la seguridad vial y la salud se instaba también a los Estados Miembros a que dieran prioridad a la seguridad vial como una cuestión de salud pública e hicieran lo necesario para aplicar medidas que hubieran demostrado su eficacia en la reducción de las lesiones causadas por accidentes de tráfico.

En octubre de 2005 la Asamblea General aprobó la resolución 60/5 en la que puso de relieve la importancia de que los Estados Miembros prestaran especial atención a la prevención de los traumatismos causados por el tránsito. En la resolución, la Asamblea invitó a las comisiones regionales y a la OMS a que organizaran conjuntamente la primera Semana Mundial de las Naciones Unidas sobre la Seguridad Vial e invitó a los Estados Miembros y a la comunidad internacional a que reconocieran el tercer domingo de noviembre de cada año como el Día Mundial en recuerdo de las víctimas de los accidentes de tráfico.

El 31 de marzo de 2008 la Asamblea General aprobó la resolución 62/244, titulada «Mejoramiento de la seguridad vial en el mundo», la tercera resolución importante sobre la cuestión, en la que se reafirmó la importancia de ocuparse de las cuestiones relativas a la seguridad vial en el mundo y la necesidad de seguir fortaleciendo la cooperación internacional y el intercambio de conocimientos en materia de seguridad vial, y de aumentar el apoyo financiero conexo, teniendo en cuenta las necesidades de los países en desarrollo. En la resolución la Asamblea también acogía favorablemente el ofrecimiento del Gobierno de la Federación de Rusia de actuar como anfitrión en 2009 de la primera conferencia mundial de alto nivel (ministerial) sobre seguridad vial. La Asamblea pedía además al Secretario General que la informara, en su sexagésimo cuarto período de sesiones sobre los avances realizados en el mejoramiento de la seguridad vial.

Los Estados Miembros han adoptado un gran número de medidas para reforzar la legislación, mejorar la recopilación de datos y elaborar estrategias y programas nacionales y locales de seguridad vial. Esas iniciativas son demasiado numerosas para detallarlas en el presente informe; no obstante, algunas de ellas se han descrito en el Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial, recientemente publicado. El presente informe se centra, por consiguiente, en la labor relacionada con la seguridad vial en los planos internacional y regional.

Por nuestra parte, y con esto cierro, el Gobierno Nacional de la República de Panamá acordó la elaboración de un Plan Nacional de Seguridad Vial. En este plan nos comprometimos a desplegar importantes esfuerzos tales como intensificación y modernización de controles policiales, desarrollo de la infraestructura vial, cambios en el sistema de transporte público y cambios legislativos como por ejemplo la aprobación Ley Número 21 sobre de accidentes de tránsito menores.

“El plan considera la coordinación e integración de iniciativas públicas, privadas y de la sociedad civil del país. Por ello las acciones están organizadas en cinco pilares: (1) Gestión de la seguridad vial; (2) Vías de tránsito y movilidad más segura; (3) Vehículos más seguros; (4) Usuarios de las vías de tránsito más seguros y (5) Respuesta de salud tras los accidentes. Cada acción cuenta con indicadores intermedios que permite el seguimiento, monitoreo y evaluación”.

Es evidente que, salvo la aprobación de la Ley 21, los logros han sido muy limitados. Pero ahí está el plan, echémosle un vistazo crítico, retomemos lo factible y viable, capitalicemos la experiencia y avancemos…

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: