¡Basta ya de improvisaciones!

Improvisación Jazz. Emiliano VillaniAbunda la bibliografía sobre la mejor forma de organizar el sistema de servicios de salud de un país para avanzar hacia el logro de la Cobertura Universal de Salud en condiciones de equidad, eficiencia y calidad. Sin embargo, el día de ayer, la COMENENAL, con buenas intenciones, pero carentes, según mi punto de vista, de suficientes fundamentos técnicos, nos ofrece una publicación en la cual nos dicen que: “El Ministerio de Salud deberá asumir el costo de la atención de salud de los beneficiarios de la Caja de Seguro Social… Este nuevo sistema estará bajo el paraguas del MINSA, e implica que la CSS dejará de prestar el servicio de salud y seguirá con otros tres programas: Invalidez, Vejez y Muerte; Riesgo Profesional y Administración…

En mi opinión esta es una idea descabellada y manifesté en las redes sociales que:

…creará gigantescos problemas para la administración, organización y financiamiento de la propuesta, que al final será inviable y fracasará…” Me preocupa y lo manifesté, que “¿Acaso será que queremos convertir a la CSS en una administradora de fondos para contratar servicios privados cuando el MINSA no pueda con la múcura? Y agregué con buenas intenciones “¿Qué les (nos) impide visitar, conocer el sistema de salud de Costa Rica y “copiar” lo bueno de los ticos para aplicarlo acá? Ellos tienen el mejor sistema de salud (público-público-público) de América. Allí el seguro social (CCSS) tiene a su cargo los mismos cuatro riesgos que nuestra CSS y los desarrolla con éxito. El Ministerio de Salud le transfirió su red de servicios a la CCSS (y el presupuesto) con lo cual se fortaleció una RED de servicios integrada y nacional. El Estado le paga a la CCSS para la atención de la (poca) población no asegurada y el Ministerio de Salud se dedica a ejercer, como le corresponde, el rol Rector…”En todo caso, procuremos una integración funcional, con una efectiva coordinación entre las dos instituciones y un también efectivo rol Rector del MINSA, que vele por el funcionamiento con equidad, eficiencia y calidad de la red de servicios…”.

Me quedé corto en la red social, por lo que comparto, salvaguardando la identidad de los autores, los comentarios que siguieron y considero pertinentes:

“…error grave el dejar atención de enfermedad al MINSA…el ministerio debe ser exclusivamente rector de políticas sanitarias…la CSS debe separarse en dos cabezas para que tenga un administrador dedicado a fondos de IVM y otro director (con conocimientos médicos) para salud…”

“…el MINSA debe continuar siendo el Rector de las políticas de Salud tal cual lo plantea la Constitución y por otro lado se mejore la estructura de la CSS, en mi opinión creo que el problema de la Caja es un problema estructural y que, si se resuelve, mejoraría en todo de manera integral. Los gremios, están sólo para defender sus agremiados y deben dejar a los que tienen conocimiento en la temática hacer su trabajo…”

“…Cuidado con las improvisaciones. La salud es una responsabilidad del estado pero es necesario administrarla para el bien de todos y no convertir la oportunidad en oportunismo…”

“…El estado puede crear un seguro solidario para las personas que no tienen derecho en estos momentos a ser atendidos en la CSS y así se haría responsable del financiamiento de los no asegurados. El MINSA debe ejercer bien su rol rector. Considero el modelo tico Buen ejemplo con los ajustes panameños…”

En ese contexto, con el afán de contribuir al debate, consideré necesario volver a compartir (asumiendo que algunos no han visitado esta bitácora) la información que considero importante para ayudarnos a crear el sistema de salud que necesitamos y dejar de estar improvisando sin los fundamentos ni los conocimientos y experiencia necesarios. Veamos…

Inicio destacando que la mayoría de las publicaciones disponibles señalan que los mejores sistemas de salud de la región son los de Costa Rica, Uruguay, Colombia, Brasil, México y Chile. Por razones de política institucional, la OPS y la OMS, no señalan de firma explícita cuál es el mejor sistema.

No obstante, Costa Rica puede demostrar que cumple ya con las metas e indicadores ilustrativos de la cobertura universal de salud, propuestos en la publicación de la OMS “Monitoreo del progreso hacia la cobertura universal de salud a nivel nacional y global”. Costa Rica tiene el atractivo adicional de ser el vecino con el que tenemos excelentes relaciones (excepto en el fútbol) y poseer un sistema de salud muy parecido al nuestro, como señalaré más adelante.

Reitero entonces, con el máximo respeto la invitación a leer las quince publicaciones que he publicado sobre el tema, en las que considero he desarrollado desde las bases, los argumentos para alcanzar el acceso universal a servicios de salud. Destaco entre ellas, porque es el tema que nos ocupa hoy, la dedicada a compartir las experiencias de los países vecinos.

En ella manifesté que “…el sistema de salud de Costa Rica es el referente obligado para nuestro quehacer…” y lo demostré ofreciendo la lectura de Salud en las Américas para Costa Rica. Allí, luego de un análisis serio y muy exhaustivo, se afirma que:

“La Caja Costarricense de Seguro Social, CCSS, la única entidad pública que presta servicios de salud a los diferentes grupos de la población, se ha organizado funcionalmente por niveles de atención articulados de acuerdo a su complejidad y territorialmente”

“Costa Rica posee un seguro social medico universal (agrego público) y solidario, cuya cobertura se extendió de 87,6% a 91,9% de la población durante el perıodo 2006–2010…”

Sobre el tema de la liquidez de la CCSS, también descrito en ese artículo, pero como una preocupación, destaco ahora que la actual Presidenta Ejecutiva de la CCSS nos informa el pasado 25 de noviembre que:

La adopción de una serie de medidas tendientes a controlar el gasto, mejorar los ingresos y generar ahorro con modelos de gestión innovadores fue clave para que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) lograra una posición de equilibrio financiero…este equilibrio financiero le permitirá a la institución, en el 2016, reducir la brecha de atención y alcanzar una inversión récord en infraestructura y equipamiento…”

Por su parte el gerente financiero de la CCSS, dijo que:

“…también se ha hecho gran esfuerzo por mantener bajo control la morosidad, al punto que a octubre del 2015, la tasa de morosidad fue de 0.65% de la facturación total que realiza la institución a 82 mil patronos activos que cotizan para la Seguridad Social….Esto quiere decir que el 99% de lo que se le factura a ese grupo de cotizantes es recuperado mediante las distintas estrategias administrativas y judiciales que se tienen dispuestas para cumplir con esa meta institucional…”

Recomiendo la lectura completa del artículo y pregunto nuevamente, siempre con el respeto y el compromiso que mi país me merece: ¿por qué no podemos hacer algo similar, adaptado a Panamá y preferimos estar inventando e improvisando?

Adicionalmente los invito nuevamente a leer el documento Modelo Conceptual y Estratégico de la Rectoría de la Producción Social de la Salud. Marco Estratégico del Ministerio de Salud. 2011

En mi opinión, el Modelo ofrece información muy relevante para nosotros en Panamá, ya que reconoce que, el Ministerio de Salud, en su calidad de Rector de la salud, debe garantizar el derecho a la salud que tienen todas las personas que habitan el territorio nacional lo que incluye, no sólo el acceso a los servicios de salud de atención a las personas, sino también finalidad de proteger y mejorar el estado de salud de la población, con énfasis en la protección de los derechos de las poblaciones excluidas o marginadas, y de aquellos grupos que presentan un mayor deterioro de su estado de salud o que se encuentran en mayor riesgo de sufrirlo. Esta necesidad de fortalecer el rol Rector de nuestro MINSA es una tarea pendiente que debemos abordar de inmediato.

Mi recomendación final es que formulemos un convenio de colaboración entre las instituciones responsables por la salud de los dos países (CCSS, MINSA, CSS, MINSA), el cual nos permita “…conocer y analizar los comparadores de aquellos productos, servicios y procesos de trabajo que evidencien las mejores prácticas sobre las áreas que nos interesen, con el propósito de transferir este conocimiento de las mejores prácticas y su aplicación a nuestras instituciones. Aprendamos de lo que están haciendo nuestros vecinos y adaptemos nuestras propias prácticas según lo aprendido, realizando los cambios necesarios…

¡No improvisemos por favor!

 

 

 

Acerca de jorgeprosperi

Hola amigos: Tengo 67 años, soy de nacionalidad panameña, casado, con cuatro hijos. Recibí mi título de doctor en Medicina en la Universidad Nacional de Panamá, me especialicé en Pediatría en el Hospital del Niño de Panamá, luego obtuve una Maestría en Salud Pública con especialización en organización, planificación y administración de servicios de salud en la Universidad Nacional de Panamá. Realicé estudios de postgrado en gestión de sistemas y servicios de salud en la Escuela Andaluza de Salud Pública. De 1979 al 1991 desempeñé diversos cargos de dirección y coordinación en el sistema nacional de salud de Panamá, entre ellos la Dirección Médica del Hospital del Niño y la Dirección General de Salud. A partir de agosto del 1992 inicié mi carrera en la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud en el Área de Políticas, Sistemas y Servicios de Salud, brindando cooperación técnica en Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Venezuela y Ecuador. Posteriormente fui Representante de la OPS/OMS en Ecuador, en Nicaragua y me jubilé el 30 de noviembre de 2014, siendo el Representante de OPS en Costa Rica. Al terminar mi carrera profesional en la Organización Panamericana de la Salud, vuelvo a Panamá con la obligación personal, ética y moral de compartir conocimientos y experiencias atesoradas en estos años. Espero no defraudarlos y que mis aportes tengan valor agregado...
Esta entrada fue publicada en Cobertura Universal de Salud. Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a ¡Basta ya de improvisaciones!

  1. Claude dijo:

    Buen día
    me parece muy interesante y bien sustentado. Pero además de ver lo positivo del sistema tico, es importante analizar los problemas locales que dificultan el debate nacional:
    – visión corporativa de la CSS como seguro semi-privado en el cual no hay lugar para la solidaridad ni la visión de salud integral (una persona en su entorno familiar y un cotizante que depende del trabajo doméstico de su esposa para producir). Esta visión es compartida tanto por la empresa privada (en nombre de la disminución de costos) como por los sindicatos (que no perciben el trabajo informal y agropecuario como “trabajo”)
    – ventaja financiera de los trabajadores de salud (todos desde los médicos) de tener un triple sistema (CSS-MInsa – privado)
    – evasión fiscal: recordar la lucha de Juan Jovany para acabar con la morosidad; fue el que tuvo que salir con el primer pretexto. Este es un tema que es necesario analizar con los ticos
    – falta de comprensión de la información y de los debates que se dan, rechazo de la burocracia deshumanizada del sistema de la CSS (independientemente que hayan personas comprometidas) y por lo tanto falta de organización para un mejor sistema
    – falta de voluntad política para enfrentar estos obstáculos: las políticas de salud no van más allá de 5 años, cuando existen.
    Todo lo anterior no es para bajar los brazos sino para seguir profundizando el tema con referencias y ejemplos.
    saludos. Claude Verges

  2. Eduardo Carrillo Vargas dijo:

    Me gusta tu planteamiento. Como tico digo que los aportes del Gobierno (aporte global, pago por indigentes y cuotas como patrono del empleado público) tiene que incorporarse al presupuesto anual y fluir anualmente al Seguro Social en la misma forma que lo reciben las otras entidades públicas (v.g. ministerios). En general es mala paga y acumula deudas enormes que causan un daño enorme a la gestión regular del Seguro.

Deja un comentario