Seleccionar página

Miedo por GuayasamínLa Mesa de Salud reporta más de 300 fallas en el sistema sanitario y manifiesta que “…el sistema sanitario no se debe unificar hasta que el gobierno repare las 347 ‘fallas’ detectadas durante los transcurridos seis meses de estudio…”

Acepto que hay que reparar cuanto antes las fallas identificadas, pero resulta que la génesis de todas las fallas está en la “fragmentación y segmentación” de nuestro sistema de salud. Y esa fragmentación solo se corrige integrando de manera efectiva los servicios de salud. Adicionalmente la declaración de “…vamos primero a corregir las fallas…”, corre el riesgo de ofrecer una falsa seguridad, conformarnos con el señalamiento de las fallas y no avanzar hacia el fin último, que es la creación de un sistema público de salud coordinado y, en el mejor de los casos, integrado. Las razones para avanzar en la Integración las enuncié en mi publicación previa sobre el tema y no ahondaré en esta sobre ellas.

Solo tengamos muy presente a la hora de tomar decisiones y hacer declaraciones que la fragmentación de nuestro sistema de servicios de salud es la causa más importante del bajo desempeño de nuestros servicios de salud y por lo tanto del pobre rendimiento general del sistema de salud panameño. Las dificultades de acceso a los servicios que enfrenta la población, los servicios de pobre calidad técnica, el uso irracional e ineficiente de los recursos (que facilita y propicia la corrupción), la baja satisfacción de los usuarios, son algunas de las consecuencias que genera la fragmentación por si misma o en conjunto con otros factores.

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud, “la fragmentación de los servicios de salud se manifiesta de múltiples formas en los distintos niveles del sistema de salud. En el desempeño general del sistema, la fragmentación se manifiesta como falta de coordinación entre los distintos niveles y sitios de atención, duplicación de los servicios y la infraestructura, capacidad instalada ociosa y servicios de salud prestados en el sitio menos apropiado, en especial, en los hospitales. En la experiencia de las personas que utilizan el sistema, la fragmentación se expresa como falta de acceso a los servicios, pérdida de la continuidad de la atención y falta de congruencia de los servicios con las necesidades de los usuarios…”

Las principales causas de esta fragmentación están claramente presentes en nuestro medio, y son las que debemos abordar de inmediato, veamos: “segmentación institucional del sistema de salud; descentralización de los servicios de salud que fragmenta los niveles de atención; predominio de programas focalizados en enfermedades, riesgos y poblaciones específicos (programas verticales) que no están integrados al sistema de salud; separación extrema de los servicios de salud pública de los servicios de atención a las personas; modelo de atención centrado en la enfermedad, el cuidado de episodios agudos y la atención hospitalaria; debilidad de la capacidad rectora de la autoridad sanitaria; problemas en la cantidad, calidad y distribución de los recursos, entre otras…”

Como manifestó la Dra. Mirta Roses, exdirectora de la OPS, en sus Palabras de cierre de la “Conferencia internacional de salud para el desarrollo: derechos, hechos y realidades: de alma ata a la declaración del milenio: Buenos Aires 30/15”, refiriéndose a los cambios necesarios para los sistemas de salud de las Américas, pero bien pudo haber estado hablando de nosotros… 

Entre esos cambios son esenciales la superación de: a) La segmentación de los sistemas de salud, es decir la existencia de subsistemas debido a distintas fuentes y arreglos de financiamiento, reflejando una segmentación social por capacidad de pago o por inserción en el mercado laboral. Este rasgo estructural consolida y profundiza la desigualdad entre grupos sociales y es factor de exclusión social. De esta manera los pobres e informales quedan fuera;…. b) La fragmentación organizacional, (es decir) la coexistencia en el territorio de infraestructura y capacidades de diversos subsistemas sin coordinación y menos integración. Esto eleva los costos por duplicación y por mayores costos de transacción así como genera diferentes tipos y calidades de prestaciones…” 

En fin, abunda la bibliografía sobre la segmentación y la fragmentación. Sobre ello ofrecí abundante información en la publicación previa denominada “Resumen de Ideas y Perspectivas sobre la Cobertura Universal de Salud”, por lo que finalizo esta introducción y paso a compartir con ustedes la información que considero más importante para el diagnóstico y abordaje sistemático y efectivo de las fallas de los componentes de cualquier sistema de salud, en especial, lógicamente las derivadas de la fragmentación y segmentación del mismo, como es nuestro caso.

ops-paho-esLa Organización Panamericana de la Salud ofrece de manera gratuita y disponible de inmediato para el país, apoyo técnico para:

  • Análisis de sistemas y servicios de salud: metodologías para la medición, seguimiento, evaluación y análisis estratégico de los sistemas y servicios de salud. En especial las siguientes áreas de trabajo: Perfil del sistema de servicios de salud, Funciones esenciales de salud pública, FESP, Equidad en el acceso a los servicios de salud, “EquiLAC”
  • Financiamiento de los sistemas de salud. El acceso universal a los servicios de atención de salud es el punto central de las iniciativas propuestas para el financiamiento de los sistemas de salud basados en el desarrollo de esquemas de seguridad social de salud, en la descentralización de los sistemas de atención de salud o en el desarrollo de sistemas nacionales unificados (públicos) de atención de salud. Sin embargo, pocas de esas propuestas de reforma de políticas han analizado a fondo las consecuencias fiscales de asegurar la factibilidad y la sostenibilidad de expandir la cobertura o de lograr sistemas universales de atención de salud.
  • Organización y gestión de los servicios de salud. Destaco la Metodología de Gestión Productiva de los Servicios de Salud, MGPSS, y sus herramientas de apoyo como aporte a la tarea de fortalecer la capacidad gerencial de los sistemas y servicios de salud, mejorando el uso de información y evidencia para la toma de decisiones y la acción.
  • Redes integradas de servicios de salud. La iniciativa de OPS/OMS sobre Sistemas Integrados de Servicios de Salud, desarrollada en el marco de la renovación de la estrategia de Atención Primaria en Salud (APS) en las Américas, aborda el problema de la fragmentación de los servicios de salud y busca dar respuesta a la necesidad de avanzar hacia la producción y entrega de cuidados a la salud integrales para todos los habitantes de la Región, en cumplimiento además, de diversos compromisos y mandatos internacionales.
  • Calidad de la atención y seguridad del paciente. Ofrece apoyo para desarrollar adaptar y apoyar soluciones en calidad: se colaborará en la compilación, difusión, búsqueda de soluciones, modelos y herramientas de calidad, para mejorar e implementar programas nacionales. Promover el intercambio de experiencias entre los países de la Región. Se favorecerá la implantación de buenas prácticas y la mejora continua mediante la vigilancia de eventos sobre el paciente asociados a la atención (infecciones hospitalarias, errores de medicación, errores en el diagnóstico, etc…) 

Insisto en que esta oferta de cooperación está disponible de forma gratuita para el país. Solo hay que solicitarla en la oficina local de la OPS ubicada en el edificio del Ministerio de Salud.

Cierro con la excelente gráfica tomada de la publicación de Juan Luis Londoño (Q.D.E.P) y Julio Frenk, titulado “Pluralismo Estructurado: Hacia un Modelo Innovador para la Reforma de los Sistemas de Salud en América Latina”. De acuerdo a los autores “…la mayor tentación para confrontar un problema sistémico es intentar generar un conjunto completo de intervenciones de política. Con frecuencia las autoridades, activas y ambiciosas, quieren lograr todo durante el tiempo limitado en el que están en funciones. La decisión de buscar un alcance total en las acciones de política puede, a su vez, combinarse con diferentes grados de consenso entre los actores. En ocasiones lo que se busca es involucrar a la sociedad en su conjunto, particularmente en las sociedades con una fuerte tradición parlamentaria. En cambio, las sociedades con una tradición más ejecutiva adoptan por lo general políticas integrales sin invertir tanto esfuerzo en la búsqueda de consenso. De manera alternativa, las autoridades pueden centrar su atención en un conjunto más reducido de intervenciones de política, y al hacerlo pueden buscar un mayor o menor consenso entre los actores…”

Estrategias políticas

Invito a los actores de la Mesa de Diálogo a analizarlo y ubicarse en el mismo, buscando el equilibrio necesario para alcanzar una “Estrategia integral” que goce del mayor consenso posible y sea la mejor para nosotros…

A %d blogueros les gusta esto: