Seleccionar página

Impacto de los determinantes ambientales en la salud

Ahora que el asunto de la «Minera Petaquilla» ocupa las primeras planas de nuestros medios, consideré importante actualizar esta entrega sobre el impacto de los determinantes ambientales en la salud con un par de consideraciones acerca del impacto en la salud de la minería metálica a cielo abierto y los invito a  la lectura de mis publicaciones previas sobre este tema y subrayo de entrada que, entre los determinantes ambientales de la salud que inciden en el bienestar de un individuo o una comunidad se encuentran la disponibilidad y calidad del agua, el saneamiento, la gestión de los residuos sólidos, la higiene, los entornos saludables y la planificación urbana.

Especial relevancia cobra _ en el caso de la minería metálica a cielo abierto _ la recomendación de que, «antes de iniciar cualquier proyecto de extracción de materiales, se debe revisar y considerar el cumplimiento de la normativa en las diversas materias: fiscal, laboral, de salud y de seguridad social, realizando también, de ser requerido, el estudio de Impacto Ambiental, y presentarlo para su evaluación ante las autoridades estatales y federales en materia de ecología y medio ambiente, quiénes se encargarán de establecer las medidas de restauración, recuperación, sostenimiento y mantenimiento para amortiguar el impacto ambiental de la actividad extractiva”. Hoy, luego de más de 20 años de estar funcionando la minera Petaquilla, no podemos estar seguros de que nuestras autoridades hayan cumplido cabalmente con estas recomendaciones. Y no olvidemos que, al inicio de su gestión, nuestras autoridades se comprometieron en su Plan estratégico de Gobierno 2019-2024 en “enfocarse en los principales problemas ambientales para encaminar al país hacia un desarrollo sostenible, que preserve nuestra riqueza natural para las presentes y futuras generaciones”.

Impacto de los determinantes ambientales en la salud

Datos clave según la OPS

  • Aproximadamente 28 millones de personas carecen de acceso a una fuente de agua mejorada, 83 millones de personas carecen de acceso a instalaciones de saneamiento mejorado, 15.6 millones practican aún defecación al aire libre, lo que provoca cerca de 30.000 muertes evitables por año;
  • Los riesgos químicos, como la exposición a plaguicidas tóxicos, plomo y mercurio, tienden a afectar desproporcionadamente a los niños y las mujeres embarazadas.
  • La exposición a sustancias químicas tóxicas puede llevar a trastornos de salud crónicos y a menudo irreversibles, como defectos congénitos y del desarrollo neurológico y enfermedades asociadas con alteraciones endócrinas.
  • Los factores relacionados con el clima inciden cada vez más en la salud y el bienestar de la población de la Región de las Américas porque perturba los sistemas físicos, biológicos y ecológicos mundiales. Los efectos sobre la salud pueden ser, entre otros, un mayor número de enfermedades respiratorias y cardiovasculares, traumatismos y defunciones prematuras relacionadas con fenómenos meteorológicos extremos, la inseguridad alimentaria y la contaminación del aire, las amenazas para la salud mental y cambios en los patrones de transmisión de enfermedades transmitidas por vectores.
  • Los grupos en situaciones de vulnerabilidad a los peligros relacionados con el clima, como los que viven en islas pequeñas, son objeto de un riesgo desproporcionado por la mayor frecuencia y severidad de los fenómenos meteorológicos extremos y la elevación del nivel del mar o las comunidades de montaña son objeto de un riesgo desproporcionado por los cambios en los caudales de los ríos, las alteraciones en la flora y fauna, y el mayor riesgo de deslizamientos de rocas, avalanchas e inundaciones debido al derretimiento de los glaciares y la disminución de la capa de nieve.
  • El surgimiento de nuevos peligros ambientales, por ejemplo, desechos electrónicos, nanopartículas, micro plásticos, productos químicos que alteran el sistema endócrino y escasez de agua.
  • Los desafíos complejos de gestión planteados por la contaminación interregional (por ejemplo, contaminación del aire transfronteriza y cuencas contaminadas compartidas).

Objetivos de Desarrollo Sostenible y determinantes ambientales

Los Cinco Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) clave de la Agenda 2030 abordan los determinantes ambientales de la salud y contribuyen directa e indirectamente al ODS 3 centrado en “salud” – garantizar vidas saludables y promover el bienestar para todos en todas las edades. Estos ODS abordan los temas de agua, saneamiento e higiene, calidad del aire, seguridad química, y acción por el clima.

Para alcanzar estos objetivos, los programas de salud pública ambiental deben evaluar posibles problemas de salud atribuibles a factores ambientales; desarrollar políticas públicas inclusivas y equitativas para proteger a todas las personas de los peligros ambientales; y asegurar el cumplimiento de estas políticas. Esto se logra a través de enfoques inter programáticos, intersectoriales, multisectoriales, subnacionales, nacionales y supranacionales. Es importante que los programas de salud pública ambiental fomenten un sector salud ambientalmente responsable y resiliente y comunidades ambientalmente saludables y resilientes.

Extracto del comunicado de la SPSP sobre la minería metálica a cielo abierto

  • Subraya la Sociedad Panameña de Salud Pública que, “los derrames, deslaves y contaminación de cuencas hidrográficas y acuíferos subterráneos provocados por la minería metálica a cielo abierto han caracterizado nuestro pasado reciente con absoluta impunidad e irresponsabilidad de la industria minera, haciendo caso omiso al hecho de que Panamá que tiene la segunda mayor precipitación pluvial del mundo, lo cual nos coloca en una situación crítica muy grave frente a este tipo de intervenciones ambientales”.
  • En ese sentido, de acuerdo con el comunicado, “un informe de la organización EARTHWORKS de los Estados Unidos señala que la mayoría de las minas de cobre a cielo abierto están ubicadas en desiertos y lugares áridos, donde las precipitaciones son limitadas y la comunicación entre los recursos hídricos superficiales y subterráneos es limitada. Pero aún en tales condiciones favorables, el informe señala que “En el 100% de las minas de cobre en los Estados Unidos ocurrieron derrames de las tuberías u otros derrames accidentales,” y que “El 98% de las minas habían causado contaminación de cuencas hidrográficas y acuíferos subterráneos, algunos de los cuales van a requerir tratamiento a perpetuidad para poder ser consumidos”.
  • El mismo informe concluye que se podrían esperar impactos aún más significativos en la calidad del agua para consumo humano y para la agricultura en minas ubicadas en climas más húmedos, (como es el nuestro) con abundante agua superficial y agua subterránea poco profunda, debido a la alta generación de ácido y otros compuestos tóxicos en las proximidades de las aguas superficiales y subterráneas.
  • Pero, agregan los expertos, la exposición aguda y crónica a aire, agua y suelos contaminados no solo impacta la salud en forma directa a trabajadores y poblaciones cercanas a las minas, sino que su impacto se extiende a áreas de varios cientos de kilómetros de distancia por las cuencas hidrográficas y acuíferos subterráneos hasta llegar al mar, generar lluvia ácida y alimentos contaminados que se consumen en cualquier parte del mundo.

Determinantes ambientales en los Acuerdos del Pacto del Bicentenario

A estas alturas del artículo es obligatorio poner de relieve el mandato ciudadano contenido en los 16 Acuerdos del Pacto del Bicentenario, donde se describe la problemática asociada con el medio ambiente y se proponen soluciones que bien podría considerar el Ejecutivo como importante insumo a su Plan Estratégico de Gobierno, pues la consistencia es clara.

El objetivo común al que apuntan los acuerdos es aumentar los niveles de conciencia y compromiso de la ciudadanía, la coordinación de las instituciones responsables, la adecuación de los marcos legales y mayores recursos para el cuidado del patrimonio forestal del país.

Especial importancia reviste en mi opinión lo señalado por la población en el ámbito de la conservación. Los ciudadanos expresaron que, la explotación extensiva e intensiva de amplias zonas boscosas para la minería pone en riesgo crítico las cuencas hidrográficas. Sumado a ello, se adolece de la aplicación eficiente de medidas de protección legal que ayuden a mejorar el bienestar de los animales, tanto domésticos como de fuentes de explotación comercial y de vida silvestre. Frente a estas brechas se necesitan campañas de sensibilización medioambiental, mayor coordinación interinstitucional y mayores recursos económicos y normativos para la vigilancia medioambiental.

Conclusión

Para finalizar, cito a la ONU, cuando señala refiriéndose al impacto de los determinantes ambientales en la salud que, “la tarea comienza por identificar posibles problemas de salud atribuibles a factores ambientales; desarrollar políticas públicas inclusivas y equitativas para proteger a todas las personas de los peligros ambientales; y asegurar el cumplimiento de estas políticas. Esto se logra a través de enfoques inter programáticos, intersectoriales, multisectoriales, subnacionales, nacionales y supranacionales. Es importante que los programas de salud pública ambiental fomenten un sector salud ambientalmente responsable y resiliente y comunidades ambientalmente saludables y resilientes”.

Tienen las palabra nuestras autoridades, el sector empresarial y la población organizada, para desarrollar juntos un enfoque unificador integrado que procure equilibrar y optimizar con equidad, de manera sostenible la salud ambiental y la de las personas, para alcanzar el bienestar y desarrollo de todos los panameños

A %d blogueros les gusta esto: