Seleccionar página

Estrategias mundiales del sector salud Comparto con ustedes un resumen de las orientaciones estratégicas que recomienda la OMS en su reciente publicación “Estrategias mundiales del sector de la salud contra el VIH, las hepatitis víricas y las infecciones de transmisión sexual para el periodo 2022-2030” y los invito a la lectura completa del documento, que anexo al final.

Las estrategias recomendadas parten de los logros y las lecciones aprendidas en las estrategias mundiales del sector de la salud para el periodo 2016- 2021 y tienen en cuenta los cambios epidemiológicos, tecnológicos y contextuales acaecidos durante los últimos años. Además, fomentan los aprendizajes en todas áreas y generan oportunidades de aprovechar las innovaciones y los nuevos conocimientos para responder con más eficacia al VIH, las hepatitis víricas y las infecciones de transmisión sexual”.

Las estrategias mundiales del sector salud comparten una visión común: poner fin a las epidemias y promover la cobertura sanitaria universal, la atención primaria de salud y la seguridad sanitaria. En ese sentido, tienen especial relevancia para nosotros pues necesitamos crear sinergias en las respuestas al VIH, las hepatitis víricas y las infecciones de transmisión sexual.

Una breve introducción

“Cada país debe definir los grupos de población más afectados y que mayores riesgos corren en relación con el VIH, las hepatitis víricas y las infecciones de transmisión sexual, y comprometerse a adoptar medidas adaptadas al sistema de salud y a los contextos epidemiológicos locales, sin dejar de defender los derechos humanos fundamentales con un enfoque centrado en el acceso equitativo a la salud y en las prácticas científicamente corroboradas”.

“Las estrategias para 2022-2030 recalcan el papel fundamental que desempeña el sector de la salud a la hora de poner fin a las epidemias, al tiempo que evidencian la necesidad de adoptar un enfoque multisectorial de salud en todas las políticas, a fin de derribar los obstáculos estructurales y sistémicos y acelerar el proceso. En dichas estrategias se recomienda centrar la atención en las personas más afectadas y que presentan mayor riesgo, a fin de evitar las desigualdades. También se promueven las sinergias en el marco de la cobertura sanitaria universal y la atención primaria de salud con miras a alcanzar los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

Visión, objetivos y orientaciones estratégicas de los proyectos de estrategias mundiales del sector de la salud contra el VIH, las hepatitis víricas y las infecciones de transmisión sexual para el periodo 2022-2030

Orientaciones estratégicas: breve resumen

Hay cinco orientaciones estratégicas que conforman el marco de orientación general para la aplicación de las estrategias por parte de los países.

  • “Orientación estratégica 1: Prestar servicios de alta calidad, basados en la evidencia y centrados en las personas. Utilizar orientaciones basadas en la evidencia e innovaciones en la prestación de servicios para acelerar el acceso y el uso de un conjunto de servicios esenciales de alta calidad contra el VIH, las hepatitis víricas y las infecciones de transmisión sexual, así como otros servicios de salud conexos, adaptados para satisfacer las necesidades de las personas en diversos grupos poblacionales y entornos, garantizando que nadie quede desatendido”.
  • “Orientación estratégica 2: Optimizar los sistemas, los sectores y las alianzas para lograr impacto. Adoptar un enfoque orientado a los sistemas que promueva las sinergias con la atención primaria de salud, la gobernanza sanitaria, la financiación, el personal, los productos básicos y la prestación de servicios, al tiempo que se fomentan las respuestas multisectoriales a los determinantes sociales y estructurales de la salud. Armonizar a los asociados —incluidos los financiadores, las instituciones académicas y de investigación, las asociaciones profesionales y las entidades del sector privado— y colaborar con ellos para lograr el máximo impacto”.
  • “Orientación estratégica 3: Generar y utilizar datos para orientar la toma de decisiones encaminadas a la acción. Recopilar, analizar y utilizar evidencias y datos, desglosados por sexo, edad y otras características pertinentes de la población para hacer un seguimiento y evaluar el progreso y para orientar la acción, la innovación, la investigación y el desarrollo, así como para promover la transparencia de los datos y la rendición de cuentas”.
  • “Orientación estratégica 4: Implicar a la sociedad civil y las comunidades empoderadas. Implicar a las comunidades y a la sociedad civil, incluidas las poblaciones clave y afectadas, y ayudarlas a que tomen la iniciativa para asumir responsabilidades y desempeñar su función esencial en la promoción, la prestación de servicios y la elaboración de políticas, entre otras cosas para garantizar que los servicios sean culturalmente adecuados y respondan a las necesidades de la comunidad, y para hacer frente a la estigmatización, la discriminación y los obstáculos sociales y estructurales”.
  • “Orientación estratégica 5: Fomentar la innovación para lograr impacto. En colaboración con los asociados, contribuir a definir y aplicar programas nacionales, regionales y mundiales de investigación e innovación que den prioridad al desarrollo de nuevas tecnologías, modelos de prestación de servicios y prácticas del sistema de salud que superen los principales obstáculos a los progresos en la lucha contra el VIH, las hepatitis víricas y las infecciones de transmisión sexual”.

Estrategias mundiales del sector de la salud

[gview file=»https://elblogdejorgeprosperi.com/wp-content/uploads/2022/12/Estrategias-mundiales-del-sector-salud.pdf»]

 

A %d blogueros les gusta esto: