Seleccionar página

Competencia entre proveedores

Comparto traducción libre de los mensajes clave de la publicación de OMS Europa dedicada a describir las expectativas y evidencia en el viejo continente sobre la competencia entre proveedores. Los invito a su lectura completa en su idioma original titulada “Does provider competition improve health care quality and efficiency?: Expectations and evidence from Europe” y les recomiendo complementar con la lectura de mis publicaciones en este blog sobre la calidad de la atención.

Aunque la publicación se refiere a la competencia entre proveedores de servicios de salud en siete países europeos, no pocas de las conclusiones son coincidentes con nuestra situación.

Competencia entre proveedores: visión general

La competencia entre proveedores es una característica de varios sistemas de salud europeos, pero los responsables políticos están divididos sobre si mejora la calidad y la eficiencia de la atención sanitaria. La evidencia sobre la competencia de proveedores en Europa está creciendo, pero sigue siendo limitada y agrupada en unos pocos países. Además, se sabe poco sobre los mecanismos subyacentes a los efectos de la competencia sobre la calidad, los costos y la eficiencia de los proveedores. A pesar de esto, las experiencias presentadas en este resumen de políticas sugieren los siguientes puntos.

  • La proximidad al proveedor sigue siendo el principal impulsor de la elección de hospital por parte del paciente. Si bien la demanda de los pacientes parece cambiar en respuesta a las diferencias de calidad entre hospitales, los efectos son relativamente pequeños.
  • La competencia hospitalaria puede mejorar la calidad en algunas áreas, como la mortalidad por infarto, pero el efecto no se traduce sistemáticamente en otras dimensiones de calidad de la atención de emergencia y electiva, y en algunos casos puede incluso reducir la calidad.
  • Parece haber una tensión entre los pagos basados ​​en la actividad, que son un requisito previo para la competencia por el trabajo, y el control sobre los volúmenes y gastos de los hospitales. Se pueden utilizar sistemas de pago mixtos o combinados para paliar este problema, pero esto puede dificultar la competencia de calidad.
  • Las fusiones de hospitales pueden ser una estrategia para lograr economías de escala, pero reducen la competencia y no parecen aumentar la calidad. Cada fusión requiere una evaluación cuidadosa para garantizar que traerá beneficios.
  • La participación de proveedores privados en la provisión de atención hospitalaria financiada con fondos públicos suele estar motivada por el deseo de mejorar la eficiencia mediante la introducción de competencia entre los proveedores públicos y privados. Pero la evidencia sugiere que los proveedores públicos y privados no difieren sistemáticamente en términos de calidad y eficiencia.
  • La evidencia sobre los efectos de la elección del paciente y la competencia entre proveedores en atención primaria es más limitada, pero hasta ahora se hace eco de los hallazgos del sector de atención secundaria en que la distancia al proveedor es el principal impulsor de la elección del paciente.
  • La evidencia sobre los efectos de la competencia en la provisión de atención integrada para pacientes con enfermedades crónicas sigue siendo demasiado limitada para sacar conclusiones firmes en esta etapa. El debilitamiento de la competencia de proveedores como resultado de la búsqueda de procesos de atención integrada depende de varios factores relacionados con la generosidad de los pagos agrupados, la medida en que los procesos agrupados restringen la elección del paciente, la posible consolidación de proveedores y el fortalecimiento de las posiciones de negociación con los financiadores.
A %d blogueros les gusta esto: