Seleccionar página

Aborto: ¿cuándo, cómo y por qué?

Comparto traducción libre del Episodio #80 del podcast Science in 5 de la OMS dedicado esta semana al tema del aborto, dando respuesta a tres preguntas fundamentales sobre el asunto: ¿Qué son los abortos seguros? ¿Qué son los abortos inseguros? Y, cuando restringimos el acceso al aborto, ya sea legalmente o de otra manera, ¿eso reduce el número de abortos?

Antes de entrar en materia, recordemos que, actualmente el aborto voluntario en Panamá es legal cuando son casos de discapacidad del feto, amenaza a la vida o la salud de la mujer o si el embarazo sea el resultado de una violación. En 1982, un código penal que trata del aborto entró en vigor. También los invito a conocer la Guía Nacional para Solicitar Interrupción de un Embarazo a la Comisión Multidisciplinaria de Aborto Terapéutico Año 2022.

Breve introducción sobre el aborto

De acuerdo con la OMS, “cada año se realizan alrededor de 73 millones de abortos inducidos en todo el mundo. Seis de cada 10 (61 %) de todos los embarazos no deseados y 3 de cada 10 (29 %) de todos los embarazos terminan en aborto inducido”.

La atención integral del aborto está incluida en la lista de servicios esenciales de atención de la salud publicada por la OMS en 2020. La atención integral del aborto incluye la provisión de información, el manejo del aborto y la atención postaborto. Abarca la atención relacionada con el aborto espontáneo (aborto espontáneo y aborto retenido), el aborto inducido (la interrupción deliberada de un embarazo en curso por medios médicos o quirúrgicos), el aborto incompleto y la muerte fetal (muerte fetal intrauterina).

Entrevista a la Dra. Bela Ganatra, experta de la OMS

¿Qué son los abortos seguros?

De acuerdo con la Dra. Bela Ganatra, “básicamente hay dos formas en las que esta simple intervención de atención médica puede brindarse de manera segura, ya sea a través de un procedimiento que pueden realizar médicos, enfermeras o parteras en un centro de atención médica local o mediante el uso de tabletas. Mifepristona y misoprostol son las tabletas. Y estas tabletas se han estudiado durante varias décadas, y tenemos pruebas sólidas sobre su seguridad”.

Rara vez causan efectos secundarios graves y no causan efectos a largo plazo, como en la fertilidad. Entonces, según toda esta evidencia, ahora podemos decir que estas tabletas se pueden proporcionar de varias maneras: en un centro con un proveedor de atención médica, a través de interacciones remotas a través de telemedicina o si está lo suficientemente temprano en el embarazo. eso es menos de 12 semanas, incluso a través de la autogestión del proceso en casa”.

¿Qué son los abortos inseguros?

Sobre el particular señala la experta de la OMS que, “las condiciones en las que ocurren los abortos seguros pueden verse comprometidas por ejemplo si el procedimiento lo realiza una persona no capacitada o, en el caso de las tabletas, si no estamos seguros de que haya acceso a medicamentos de calidad. Estamos seriamente preocupados por el problema de los medicamentos falsificados y de baja calidad. O si no tiene acceso a información precisa o soporte de respaldo si lo necesita o lo desea”.

Pero más allá de eso, agrega, “podemos llegar a los métodos realmente peligrosos y arriesgados cuando las personas usan todo tipo de otros medicamentos, productos químicos, brebajes, medicinas a base de hierbas que se toman por vía oral, se inyectan o se insertan en la vagina. En el mejor de los casos, algunos de estos son ineficaces, pero luego retrasan su acceso a una atención eficaz y urgente, y en el peor de los casos, pueden ser muy peligrosos e incluso provocar la muerte de la Mujer”.

¿Qué sucede cuando legalmente las mujeres no tienen acceso a abortos seguros?, ¿Impacta eso la necesidad de abortos?

De acuerdo con la Dra. Ganatra, “cuando se restringe el acceso en el punto en el que las mujeres necesitan atención, en realidad no está abordando las razones subyacentes que las llevaron a buscar atención en primer lugar. Así que no, no hay evidencia de que las tasas de aborto, de hecho, disminuyan en tales situaciones. Y lo que es realmente preocupante es lo que realmente sucede cuando llevamos los abortos que ocurren desde el extremo seguro hacia el extremo inseguro del espectro”.

Subraya la experta que “aumentan las desigualdades en el acceso a la atención. Y, por supuesto, algunas mujeres y niñas se ven mucho más afectadas que otras. También negamos la atención a algunas mujeres, y eso en sí mismo puede ser una amenaza para la vida. Y también las exponemos a otros riesgos porque las restricciones de acceso a menudo se combinan con leyes que criminalizan a las mujeres. Es decir, las mujeres pueden ser castigadas, procesadas e incluso encarceladas simplemente por buscar atención médica”.

Eso no está bien. Pero, por supuesto, hay maneras de abordar este problema. Las soluciones también son científicamente conocidas. Necesitamos asegurarnos de que las mujeres y las niñas y todas las personas tengan acceso al aborto seguro cuando lo necesiten. Pero esto tiene que estar dentro de una gama integral de servicios, planificación familiar y anticoncepción para ayudar a prevenir embarazos no deseados, educación sexual. De hecho, toda la oferta de atención integral en salud sexual y reproductiva. Cuando hacemos esto, cuando nuestras políticas se centran en las necesidades de las personas, cuando ponemos a las mujeres y las niñas en el centro de nuestra toma de decisiones, cuando nos preocupamos por su salud, podemos eliminar el problema del aborto inseguro”.

Reflexión personal

Personalmente, y lo subrayo para que no haya dudas sobre mi posición sobre este asunto. Considero que el aborto tiene su justificación clara, arriba definida. El debate para tomar una decisión debe garantizar el análisis de cada caso de forma individual, y NO debe haber espacio para el fundamentalismo de cualquier tipo.

Aporte del colega José Villacís

Dentro de la integralidad de los servicios, la máxima prioridad debería radicar en la «…planificación familiar y anticoncepción para ayudar a prevenir embarazos no deseados, educación sexual.»

La investigación médica debe considerar el fracaso preventivo como factor que incrementa la demanda de abortos voluntarios repetidos y determinar con metodología contrastada sus secuelas físicas y mentales: el síndrome de Asherman, la tendencia a abortos espontáneos recurrentes, la infertilidad y las socio psicopatías (sentimiento de culpabilidad, hábitos depresivos, duelo prolongado, tendencias suicidas, desintegración familiar…) que podrían afectar no solo a la paciente, sino también y en diferente grado, a la pareja, a los familiares y a los profesionales.

Diferentes ámbitos de análisis son los choques frontales moral, cultural, legal y religioso, que, eventualmente, podrían repercutir en el manejo médico de la interrupción del embarazo.

Una guía reproductiva completa y comprensible debería estar ampliamente disponible para orientadores y mujeres desde su preadolescencia.

 

A %d blogueros les gusta esto: